Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

A veces suplicamos a Dios que detenga el dolor y solucione nuestro problema. Le rogamos que elimine nuestra lucha. Pero la dificultad sigue. Mientras vivamos en este mundo, pasaremos por pruebas una y otra vez porque el mundo que vivimos está lleno de pecado y maldad.

El dolor no es para siempre

De cierto, de cierto os digo, que vosotros lloraréis y lamentaréis, y el mundo se alegrará; pero, aunque vosotros estéis tristes, vuestra tristeza se convertirá en gozo. La mujer cuando da a luz, tiene dolor, porque ha llegado su hora; pero después que ha dado a luz un niño, ya no se acuerda de la angustia, por el gozo de que haya nacido un hombre en el mundo. También vosotros ahora tenéis tristeza; pero os volveré a ver, y se gozará vuestro corazón, y nadie os quitará vuestro gozo.

Juan 16:20-22 (RVR 1960)

Estas palabras de Jesús nos muestran que el dolor no será para siempre. Así como una mujer embarazada sufre dolores antes de dar a luz, luego que tiene a su bebé en sus brazos olvida todo el dolor y la desesperación que llegó a sentir. De la misma manera nosotros, un día dejaremos de sentir el dolor. La Biblia dice:

Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.

Apocalipsis 21:4 (RVR 1960)

Todo sufrimiento desaparecerá y no habrá más llanto

En el cielo ya no sufriremos, porque todas las cosas terrenales ya no existirán y viviremos viendo a nuestro Dios, quien quitará todo dolor y lágrima. Él mismo dijo: “…ahora tenéis tristeza; pero os volveré a ver, y se gozará vuestro corazón, y nadie os quitará vuestro gozo”.

Jesús regresará por nosotros. Él mismo prometió y dijo: “No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros”. Juan 14:1-2 (RVR 1960)

Sigue adelante a pesar de tu situación, recuerda que un día ya no habrá llanto ni dolor.


El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

7
6
1
1
0
0
Already reacted for this post.