Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

Existen dos tipos de cristianos a quienes me gustaría denominar «superficial y apasionado».

El primero, tiene un corazón duro, es aquel que considera suficiente ir a la iglesia el domingo, e incluso cualquier situación es un obstáculo para no escuchar la Palabra de Dios, como la lluvia, el frío, la ropa, los amigos u otros.

El segundo, es el cristiano apasionado. Es decir, él no va por obligación o costumbre, sino por amor y el deseo que tiene en su corazón de escuchar a Dios; nada lo puede detener porque su prioridad es Cristo, asiste a la iglesia con pasión y devoción.

El corazón duro o sensible

Y leían en el libro de la ley de Dios claramente, y ponían el sentido, de modo que entendiesen la lectura. Y Nehemías el gobernador, y el sacerdote Esdras, escriba, y los levitas que hacían entender al pueblo, dijeron a todo el pueblo: Día santo es a Jehová nuestro Dios; no os entristezcáis, ni lloréis; porque todo el pueblo lloraba oyendo las palabras de la ley.

Nehemías 8:8-9 (RVR 1960).

Después del sufrimiento que vivió el pueblo de Israel lejos de Dios, su deseo y prioridad era escuchar su Palabra. En estos pasajes bíblicos se puede observar que ellos no tenían el corazón duro, se quedaron parados en silencio escuchando horas el mensaje, estaban atentos, ponían todos sus sentidos y lloraban.

Esta escena me recuerda a la historia un hombre que se convirtió en un lejano pueblo y para llegar a la iglesia debía caminar kilómetros en pleno sol, pero eso no le impedía estar puntual y con gozo. Cuando terminaba la reunión le pedía al pastor con un corazón quebrantado que pudieran seguir adorando y en lo posible realizar una vigilia.

¿Qué tipo de cristiano eres?

Si eres el cristiano superficial simplemente tienes que comprender que tu corazón está duro y aún no has comprendido el mensaje del Señor. Recuerda que de nada sirve asistir a la iglesia por costumbre o compromiso, si lo haces, debe ser por amor y agradecimiento a lo que Él hizo por ti.

Te animo a pedirle a Dios que te dé esta pasión en tu interior; decide amar al Señor y servirle con todo tu corazón, que nada impida que escuches Su Palabra, que Él sea la prioridad en tu vida.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

6
7
1
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta