¿Te atreves a caminar por el fuego?

¿Te atreves a caminar por el fuego?

Al preguntar si te atreves a caminar por el fuego, no te estamos invitando a que lo hagas físicamente. La idea es leer el libro de Daniel en la Biblia. En él está el relato de cómo  lanzaron a Sadrac, Mesac y Abed-nego a un horno con fuego encendido porque no se rindieron ante otros dioses; ante una figura de oro que había mandado a hacer el rey Nabucodonosor. Cuando el rey se asomó a ese horno dijo ver a cuatro figuras en lugar de tres. Y no se quemaron.

Entonces estos varones fueron atados con sus mantos, sus calzas, sus turbantes y sus vestidos, y fueron echados dentro del horno de fuego ardiendo.

Daniel 3:21 (RVR 1960)

Para saber si nos atrevemos a caminar por el fuego, revisémonos

¿Tendrás esa fe que tuvieron ellos tres, que prefirieron que los lanzaran al fuego, que disgustar a nuestro Dios?

Es interesante preguntarnos eso. ¿Le damos la espalda a otros dioses en el mundo? La avaricia, la codicia, el orgullo. ¿Hasta dónde estamos dispuestos a defender nuestra creencia? ¿Estamos firmemente convencidos del poder de Dios? Es bueno que pidamos a Dios que nos revise y nos haga ver si nuestra fe está fuerte o no.

Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis pensamientos

Salmos 139:23 (RVR 1960)

¿Qué hacer para tener una fe fuerte?

Cuando conocemos de Dios, queremos tener la fe que tuvo David ante el gigante, la fe que tuvo Job cuando todo le fue mal. Debemos revisarnos a diario y apartar tiempo para conversar con Dios. En oración, conversamos con Él y leemos Sus respuestas en la Biblia.

Estemos dispuestos a atrevernos a caminar por el fuego ante las circunstancias, con la certeza de que Dios hace todo posible.

 Jehová, que me ha librado de las garras del león y de las garras del oso, él también me librará de la mano de este filisteo.

1 Samuel 17:37 (RVR 1960).

Una fe fuerte

Si nos hacemos el propósito de tener una fe fuerte, inamovible, podremos caminar por el fuego de las circunstancias de la vida sin quemarnos. Tendremos retos, problemas que deberemos enfrentar, pero sabiendo del amor de Dios por nosotros y de Su gran poder, todo lo venceremos.

Compartamos cada vez más tiempo con Dios para estar aferrados al conocimiento de Su gran poder. El Dios que hace lo imposible posible. Ese es nuestro maravilloso Dios.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

Nadie hará tu parte

La prédica no termina en la reunión donde se la hace, ni es responsabilidad de sólo una persona, requiere que todos hagamos nuestra parte para que esté completa.

No te desgastes discutiendo

A veces podemos enfrascarnos en discusiones que solamente lastiman y no llevan a nada, por eso, no te desgastes discutiendo, actúa sabiamente.

No hay que hacer cita previa

Sabiendo que Dios siempre está presente, recuerda que no tienes que hacer cita con Él para hablarle porque siempre estará disponible para ti.

Tiempo de lectura:

2 minutes

Autor

Comentarios

Likes

0

Deja un comentario