Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

A veces no somos sinceros con nosotros mismos ni con los demás, nos cuesta mostrarnos transparentes por temor a cómo reaccionarán o a ser expuestos. Pero es importante ser sincero con uno mismo, con los demás y, más que todo, con Dios.

La sinceridad te ayuda

Cuando no somos sinceros, vamos escondiendo la verdad, que tarde o temprano saldrá a la luz. Puede que finjamos bien, que logremos convencer a los demás; sin embargo, al que no podemos esconder nada es a Dios.

Es tan importante ser sincero con Dios, no solo porque ya sabe toda verdad, sino porque expresa nuestra confianza hacia Él. Si decimos ser sus hijos entonces deberíamos ser transparentes con Él y, como consecuencia, con los demás.

Porque no hay nada oculto que no haya de ser manifestado; ni escondido, que no haya de salir a luz.

Marcos 4:22 (RVR 1960)

Hablemos con Dios con total sinceridad, expongamos nuestros pensamientos y deseos en oración, confiando en que, como Padre, nos comprenderá, corregirá y además nos ayudará. Es peor esconder nuestras intenciones a quien lo sabe todo, más bien, al ser transparentes con Él estaremos libres de todo peso de esconder cómo estamos realmente. 

Practica todo los días

Cultivemos la honestidad en nuestra vida, no dejemos que esta virtud se opaque con la mentira o el engaño. Ser veraces dice mucho de nuestras convicciones, de nuestra vida, porque recordemos que no puede brotar de una misma fuente agua dulce y salada:

¿Acaso alguna fuente echa por una misma abertura agua dulce y amarga?Hermanos míos, ¿puede acaso la higuera producir aceitunas, o la vid higos? Así también ninguna fuente puede dar agua salada y dulce.

Santiago 3: 11-12  (RVR 1960)

Cuidémonos de la falsa sinceridad hacia las personas, cuando hablamos por demás sólo para hacer conocer nuestra opinión acerca de alguien y de algo, queriendo “corregir”, tomemos en cuenta que la sinceridad hacia los demás debe tener empatía, que junto con la guía de Dios, nuestras palabras serán de bendición y no de fastidio.

Seamos honestos en nuestro hogar y en donde estemos, que se note que sí tenemos una relación personal con Dios. ¡El mundo lo necesita!


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

2
4
1
1
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta