Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

Las pruebas o problemas que enfrentamos en este mundo son permitidos y enviados para el beneficio de la iglesia. Imagínate que no tengas ninguna experiencia dolorosa o algún problema que hayas enfrentado. ¿Cómo podrás consolar a otras personas?

Las pruebas nos habilitan para consolar a otros

Cuando vivimos situaciones dolorosas y difíciles, Dios nos enseña, y lo que aprendamos estando ahí, lo usará para brindar ayuda a otros. Por esa razón, uno de los propósitos de los sufrimientos es recibir el consuelo de Dios y de esa manera estar habilitarnos para consolar a otros.

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios.

2 Corintios 1:3-4 (RVR 1960).

Una vida llena de aflicciones con un final feliz

El apóstol Pablo ha tenido una vida llena de aflicciones, como, azotes, prisiones, peligros de muerte, pasó por hambre, sed, frío y muchas otras cosas. En consecuencia, recibió el consuelo de Dios sabiendo que todas las cosas ayudan a bien a los que conforme a su propósito son llamados, de esa manera él terminó la carrera de la vida y hoy nosotros podemos ser consolados con todo lo que atravesó.

Así como Dios utilizó la vida del apóstol Pablo, usará nuestras experiencias para ayudar a las personas que están pasando por la misma situación. Alguien dijo: «¡Qué miserable ser el predicador que se entrega al estudio y al aprendizaje, pero no tiene ninguna vivencia

Vale la pena pasar pruebas

Por lo tanto, aunque tus problemas y tus enemigos sean muchos, crueles y poderosos, pasa tu tiempo alabando y bendiciendo a Dios, porque estas siendo capacitado para consolar y ayudar a otros.

Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

Romanos 8:28 (RVR 1960).

Vale la pena pasar tribulaciones, porque nos habilitan para consolar a otros.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

4
1
1
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta