Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 3 minutos

Es muy importante comenzar este artículo aclarando que tener problemas no es siempre resultado de un pecado o una falla técnica en nuestras vidas. Tener problemas es el efecto de la responsabilidad que le damos a nuestras buenas y malas decisiones y ser creyentes en Jesús nos ayuda de alguna manera a creer que cada una de las situaciones vividas tendrá al final un magnífico resultado o razón de ser, es por eso que en la Biblia podemos leer muchas promesas cuando tenemos problemas.

La Biblia fue inspirada por Dios, y reconocemos que cuando hablamos de Dios en medio de los problemas hablamos de paz, amor, tolerancia, soluciones, verdad, vida y por supuesto mucha misericordia de su parte.

El hecho de que sirvamos dentro de la iglesia, seamos líderes, adoradores, ministros, pastores o asistentes no nos hace exentos de tener problemas a diario. Es normal que el desánimo golpee la puerta de nuestra vida y que en muchas ocasiones sintamos colapso de cada una de esas situaciones.

En la Biblia podemos encontrar muchas historias que nos hablan de hombres y mujeres que tuvieron diversos problemas a lo largo de su camino, aun así mantuvieron su fe en Jesús y su mirada puesta en la promesa final y no en el incómodo presente que tenían que atravesar.

Job es el claro ejemplo de fortaleza en medio de los problemas, pues fue un hombre que tuvo que atravesar por un sin número de situaciones que quizás pudieron quebrantar su fe en Dios y aún así siguió alabando Su nombre y fortaleciéndose en Su presencia.

Entonces Job se levantó, y rasgó su manto, y rasuró su cabeza, y se postró en tierra y adoró, y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá. Jehová dio, y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito. En todo esto no pecó Job, ni atribuyó a Dios despropósito alguno.

Job 1:20-22 (Reina Valera 1960)
Tener problemas no es siempre resultado

3 promesas de la Biblia cuando hay problemas

La palabra de Dios en la Biblia siempre será un bálsamo para nuestros corazones y es necesario conocerla para encontrar en ella respuestas justas a nuestros problemas. Es por esta razón que te quiero compartir 3 promesas que te fortalecerán en medio de la prueba.

No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.

Isaías 41:10 (Reina Valera 1960)

El miedo es la primera sensación que aparece cuando tenemos problemas, pues es allí cuando sin pensar más allá de la situación tomamos actitudes erróneas que nos hacen creer que solos lograremos salir de ello, y es por eso que Dios nos recuerda que nos sustentará con Su gran amor.

Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.

Jeremías 29:11 (Reina Valera 1960)

Al tener constantes problemas suponemos que Dios se ha olvidado de nosotros. Pero la realidad es que cada una de las situaciones obran a nuestro favor ya que lo que Dios quiere y piensa de nosotros son cosas mayores llenas de gracia y favor.

Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.

Filipenses 4:6 (Reina Valera 1960)

El afán nos hace olvidarnos de nuestro Padre eterno quien es aquel que nos da la fuerza para salir adelante, solo tenemos que abrir nuestro corazón para presentar delante de Su presencia nuestras mayores cargas y descansar en Él.

Sin duda alguna siempre existirá en la Biblia las mejores historias y promesas de parte Dios para sumergirnos en Su infinito amor y gran misericordia

Si quieres aprender a confiar en Dios pese a los problemas, únete a la campaña #LaPromesaEsSuPresencia


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

2
1
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta