Las apariencias

Las apariencias

Somos testigos a diario de cómo las apariencias influyen en el diario vivir. En las revistas, en internet, los comerciales, la televisión y las películas nos dejan ver la importancia que le dan a las apariencias. Sin embargo, Dios nos dice que no debemos dejarnos llevar por las apariencias.

Y teniendo en cuenta lo engañoso que es el corazón humano, lo terribles que pueden ser las personas que alimentan el mal en ellos, debemos cuidarnos. Una persona que te quiere mentir, no te deja saber que te miente, y puede tener la apariencia de inocencia total. Escucha a Dios cuando te advierte, porque sí lo hace.

No juzgues por su apariencia o por su estatura, porque yo lo he rechazado. El Señor no ve las cosas de la manera en que tú las ves. La gente juzga por las apariencias, pero el Señor mira el corazón.

1 Samuel 16:7 (NTV)

Dios nos dio la conciencia, que nos indica cuando algo no está bien. Y nos dio discernimiento. Eso que muchos llaman presentimiento, no es más que la manera en la que Dios nos advierte que algo no está bien. ¡Si le prestamos atención, nos evitaríamos muchos pesares!

Las apariencias no siempre son como las percibimos

El mundo, nuestro entorno, muchas veces nos hace ver las cosas con una perspectiva errada. Nos hacen ver que ciertas cosas son «naturales y normales» y nos lo llegamos a creer. Pero por eso debemos estar en estrecha relación con Dios en oración y leer Su Palabra a diario. 

Los que están dominados por la naturaleza pecaminosa piensan en cosas pecaminosas, pero los que son controlados por el Espíritu Santo piensan en las cosas que agradan al Espíritu.Por lo tanto, permitir que la naturaleza pecaminosa les controle la mente lleva a la muerte. Pero permitir que el Espíritu les controle la mente lleva a la vida y a la paz.

Romanos 8:5-6 (NTV)

Dejémonos llevar por el Espíritu Santo, que es como Dios nos advierte de cuidarnos, de alejarnos, de no aceptar ciertas invitaciones o consejos. No te dejes engañar por las apariencias y trata de ser siempre auténtico. Acércate cada día más a Dios. Es la mejor manera de vivir en paz. 

No te dejes llevar por las apariencias. Tampoco seas desconfiado de todos, pero consulta con Dios. Mira a la gente directo a los ojos y podrás ver en ellos la verdad de su persona. Busquemos siempre la indicación de nuestro Dios y no nos dejemos llevar por apariencias externas. 

Oración del día

Gloria a Tu nombre Jehová de los cielos, gracias por darme discernimiento y conciencia para poder ver a las personas en su esencia. Bendito Dios, te pido que siempre me adviertas cuando la gente no venga con buenas intenciones. Indícame a quién debo dar cabida en mi vida y a quién no. Protégeme de todo mal y peligro, te lo pido, en el nombre de Jesús, amén y amén.

Aplicación

¿Cuándo sentiste que Dios te advirtió algo sobre alguna persona y resultó cierto? ¿Le hiciste caso a Dios en esa ocasión, o tuviste que sufrir las consecuencias de no prestar atención a esa advertencia que sentiste? 


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

Sus tiempos, no los nuestros

Nos gusta que las cosas sucedan cuando nosotros queremos, en el momento que planeamos, y olvidamos que los Sus tiempos son mejores que los nuestros.

¿Obligas a tu alma a estar contenta?

Muchas veces acudimos a distracciones pasajeras tratando de obligar a nuestra alma a estar contenta; sin embargo, solo Dios nos dará el gozo que necesitamos.

¿Estás alimentando tu madurez espiritual?

La única manera de reflejar a Jesús, es conociéndolo mejor y pasando más tiempo con Él, en oración y en la Escritura.

Tiempo de lectura:

2 minutes

Autor

Comentarios

Likes

0

Deja un comentario