Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

Seguramente tú también sueles decir lo que sientes respecto a una circunstancia, olvidando que no se trata de lo que sientas, sino de que creas en las promesas de Dios para salir victorioso.

Cuentan que en cierta ocasión, Hudson Taylor estaba profundamente abatido. Un día, cuando leía la Biblia, le quedaron grabadas en la mente estas palabras: “Mi copa está rebosando”

Taylor dijo:

-Sí, Señor, si Tú lo dices, ¡Es verdad! Mi copa, sin embargo, dista mucho de rebosar, porque no hay bastante  dinero para los misioneros y hay disensiones entre algunos de ellos. Pero, Señor, Tú eres eterno, y tu palabra es eternamente verdadera. Así que, a pesar de mis sentimientos y circunstancias, yo la creo y la considero como verdadera y te doy gracias por ella.

¿Tú también le crees?

Independientemente de las circunstancias, ¿tú también le crees a Dios? ¿Crees en sus promesas?

Sin importar lo bien o mal que se ven las cosas, las promesas de Dios no cambian, permanecen y se cumplirán si ponemos nuestra confianza en el Señor.

Todos sabemos la historia del pueblo de Israel y todo lo que pasaron, pero el capítulo 21 de Josué termina así: “Ni una sola de todas las buenas promesas que el Señor le había hecho a la familia de Israel quedó sin cumplirse; todo lo que él había dicho se hizo realidad” (Josué 21:45 NTV)

No se trata de lo que sientas

Si  vas a permitir que tus sentimientos sean los que guíen tus decisiones vas en un muy mal camino porque los sentimientos no son estables.

Por esa razón, no se trata de lo que sientas, sino de que creas en las promesas de Dios, en su Palabra, porque los sentimientos cambian de un momento a otro, dependen de las circunstancias que enfrentemos y de múltiples factores más.

Mantengámonos firmes sin titubear en la esperanza que afirmamos, porque se puede confiar en que Dios cumplirá su promesa.

Hebreos 10:23 (NTV)

Para que puedas avanzar cada día un poco más y cumplir con tu propósito, recuerda que no se trata de lo que sientas, sino de que creas las promesas de Dios, porque Él no miente ni se arrepiente. Sus promesas permanecen para siempre.


El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

5
5
2
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta