Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

No es fácil tener paz ni esperanza en medio de una situación difícil, peor aun cuando el problema se agrava y el futuro es incierto. En 2 Reyes 4:1-7 la Biblia habla de una mujer viuda  que enfrentaba otra amenaza: la de perder a sus hijos.

Esta viuda no estaba pasando un buen momento, su esposo había muerto y no sólo eso, le dejó  deudas y el acreedor quería cobrarlas quitándole a sus hijos. La Biblia dice que ella no tenía nada en su casa, solamente le quedaba una vasija de aceite.

Eliseo le preguntó: ¿Qué puedo hacer por ti? Dime qué tienes en casa. Ella le contestó: Esta servidora de usted no tiene nada en casa, excepto un jarrito de aceite.

2 Reyes 4:2 (DHH).

Aunque parecía no haber esperanzas para esta viuda, ella no se quedó lamentándose con los brazos cruzados. Se levantó y se infundió aliento para buscar ayuda. Y no se equivocó, porque el profeta Eliseo le dio palabra y le aconsejó lo que debía hacer para pagar su deuda y vivir abundantemente.

Entonces Eliseo le dijo: Pues ve ahora y pide prestados a tus vecinos algunos jarros, ¡todos los jarros vacíos que puedas conseguir! Luego métete en tu casa con tus hijos, cierra la puerta y ve llenando de aceite todos los jarros y poniendo aparte los llenos.

2 Reyes 4:3-4 (DHH).

Seguramente hubiese sido más fácil que el profeta Eliseo le diera dinero a esta viuda o le pagase toda su deuda, pero, Dios quería mostrarle su poder de otra manera. Ella simplemente obedece y cree, sin cuestionar la palabra que había recibido.

Después fue ella y se lo contó al profeta, y éste le dijo: Ve ahora a vender el aceite, y paga tu deuda. Con el resto podrán vivir tú y tus hijos.

2 Reyes 4:7 (DHH).

El milagro fue tan grande, que ella y sus hijos pudieron pagar toda su deuda y vivir con lo que les sobró.

Quizás estás pasando un momento difícil, pero no olvides que Dios es nuestro proveedor, la Biblia dice que Él es el mismo ayer, hoy y siempre, y así como proveyó a esta viuda, también lo hará contigo.

Dios no te desamparará ni abandonará, Él suplirá todo lo que necesitas y en su tiempo.


El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

10
5
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta