¿Quién nos confiará riquezas?

¿Quién nos confiará riquezas?

Todo aquello con lo que nos topamos en la vida puede ser una oportunidad. Las posesiones que obtenemos las podemos ir acumulando, aunque luego no las llevaremos. Vamos descubriendo nuestros talentos y adquiriendo conocimiento. Pero, ¿eso hace que Dios nos confíe más riquezas?

Si son fieles en las cosas pequeñas, serán fieles en las grandes; pero si son deshonestos en las cosas pequeñas, no actuarán con honradez en las responsabilidades más grandes. Entonces, si no son confiables con las riquezas mundanas, ¿quién les confiará las verdaderas riquezas del cielo?

Lucas 16:10-11 (NTV)

La verdad es que nos han invitado a ser fieles, a tener fe; pero pasamos mucho tiempo tratando de tener más de todo, porque valoramos nuestras vidas por la cantidad de posesiones que logramos. Nos pasamos deseando algo más. 

Si deseamos lo que no tenemos, ¿quién nos confiará riquezas?

Nos pasamos deseando y anhelando todo aquello que no tenemos. Pero la verdadera buena vida no es acerca de lo que tienes o de cuánto tienes. Las verdaderas riquezas no son las cosas que poseemos, logramos, adquirimos. Es mejor cultivar riquezas espirituales. Dios nos quiere ricos en ese nivel.

Necesitamos ser fieles. Esa es la invitación que nos hizo Jesús, para ser confiables. Ser correctos en todo cuanto hagamos con esas oportunidades con las que nos toparemos en la vida. Podemos encontrar oportunidades de servir, de influenciar y enseñar a otros. 

Los tesoros al acercarnos más a Jesús y conocerlo

Las verdaderas riquezas del Reino de Dios, esas riquezas del cielo vienen con la manera como administremos todo lo que nos da Dios. No solo a nivel económico. También te hablo de tu tiempo, de tu disposición y de tu deseo de ser mejor y ayudar a otros. Eso es lo que hace la diferencia. 

No hay mejor riqueza que la paz de Dios, la sabiduría y el tener una relación verdadera y cercana con Él. Necesitamos recordar que la mayor riqueza que podemos adquirir es el amor. Cuando tenemos el amor de unos para con otros y hacemos todo con amor, entonces seremos ricos. 

Quiero que ellos cobren ánimo y estén bien unidos con fuertes lazos de amor. Quiero que tengan la plena confianza de que entienden el misterioso plan de Dios, que es Cristo mismo.En él están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y el conocimiento

Colosenses 2:2-3 (NTV)

Necesitamos ser honrados, vivir con amor hacia todos para lograr que Dios nos confíe las riquezas. Las verdaderas riquezas, esas que sí tienen valor verdadero y con las que sí partiremos de este mundo. 

Oración del día:

Señor Dios, bendito seas. Gracias por esta enseñanza que me das hoy. Necesito entender el valor real de las cosas. Ayúdame a no estar anhelando cosas materiales y todo aquello que no tengo. 

Si te tengo a Ti, que la considere mi mayor riqueza. Gracias por estar en mi vida, gracias por ser tan bueno conmigo, por ayudarme tanto y hacerme sentir Tu presencia y Tu paz. Te pido que me sigas ayudando a cultivar las verdaderas riquezas y a crecer en amor, en el nombre de Jesús lo pido, amén y amén. 

Aplicación:

¿Qué cosas te la pasas anhelando que tal vez no necesitas realmente, pero sientes que quieres y no entiendes por qué no te llegan?


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

¿Eres un cristiano anfibio?

Existen muchos cristianos que se sienten bien leyendo la Biblia pero también haciendo cosas que los alejan de la santidad, esos son cristianos anfibios.

Batallas ganadas

Si Dios está de tu parte, es tu respaldo y tu fuerza, tienes garantizada la victoria en todas las batallas, así que no temas, confía en el Señor.

Las aflicciones no son eternas

Aunque las aflicciones parecen no tener fin, tenemos la esperanza en Dios que lo mejor está por venir.

Tiempo de lectura:

2 minutes

Autor

Comentarios

Likes

0

Deja un comentario