Renuncia para ganar
Renuncia para ganar

Renuncia para ganar

Encender la ira es muy fácil, sólo debemos cerrar nuestros oídos y apresurarnos para hablar y listo, el fuego de la ira arderá grandemente. En cambio, para ganar y controlar la ira  se requiere dos elementos importantes, el escuchar con atención y el tardar en responder. 

Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse; porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios. Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia, recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas.

Santiago 1:19-21 (RVR 1960)

Dar rienda suelta a la ira es una trampa para nosotros mismos, porque nos controla y actuamos cegados por el enojo y, casi siempre, el enojo es un mal consejero.

¿Para ganar qué?

Puede  ser que nuestra reacción de enojo o ira se produzca por pensar que vamos a perder, ya sea el respeto de los demás, tiempo, algo material, autoridad o cualquier cosa.  Pero lo que realmente perdemos es la paz, con nosotros mismos y con los demás porque el enojo nos lleva a reaccionar de una manera inapropiada e hiriente.

»Les dejo un regalo: paz en la mente y en el corazón. Y la paz que yo doy es un regalo que el mundo no puede dar. Así que no se angustien ni tengan miedo.

Juan 14:27 (NTV)

En vez de perder la paz debemos buscar mantenerla firme en nuestra mente y corazón, guiados por Dios y a su manera. Por eso, para ganar, ante el enojo o la ira, debemos renunciar a nuestro derecho de ofendernos con facilidad y a estar centrados en nosotros mismos. 

Dios nos enseña con amor, escuchemos con mucha atención su guía y pongámosla en práctica.

La blanda respuesta quita la ira; Mas la palabra áspera hace subir el furor.

Proverbios 15:1 (RVR 1960)

Oración del día

Señor, quiero aprender a controlar mi enojo. Necesito que me ayudes a poder escuchar con atención y prontitud, y a controlar las palabras que salen de mi boca, porque muchas veces respondo al calor de mis emociones y luego me arrepiento. 

Espíritu Santo, afirma el dominio propio que me diste, en este día doy paso a que tú controles mi ser, gracias por tu paciencia Dios y por enseñarme a renunciar para ganar. En el nombre de Jesús, amén.

Aplicación

Cuando te enfrentes a una situación que despierte el enojo o la ira, ¿cómo puedes prepararte para que esas emociones no te dominen?

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

El éxito está en lo que no se ve

El éxito en las cosas que hacemos no está solamente en lo que se ve, la mayor parte está en las cosas que no se ven pero que realmente importan.

¿Vives buscando pelea?

Sin importar las diferencias que tenemos con los demás, lo importante es respetar diversos puntos de vista y respetar los nuestros, sin andar buscando pelea.

¿Vives como un hijo de Dios?

Debes vivir como un hijo de Dios, pero no en tus propias fuerzas o logros, necesitas del Espíritu Santo, sin Él sólo serás un religioso más.

Tiempo de lectura:

2 minutes

Autor

Comentarios

Likes

4

Deja un comentario