Sacar de raíz todo rencor para amar de verdad

Sacar de raíz todo rencor para amar de verdad

Una ofensa no perdonada en su momento produce amargura y para ser libre es necesario sacar de la raíz todo rencor. 

¿Cómo puedo sacar de raíz toda amargura?

La única manera de ser libres de la amargura es perdonando a quién nos ofendió. Mientras guardemos como un tesoro el daño ocasionado, nos lastimamos a nosotros mismos y  empezamos a contaminar a los demás.  Por ello es necesario sacar de raíz todo rencor.

Imagina que tu jardín está muy bien cuidado y uno se deleita al observar las hermosas flores que crecieron; pero por un tiempo te descuidas, al punto que empieza a crecer mala hierba. Estas por su naturaleza comienzan a ahogar las plantas deseadas, y por ende todo se llena de maleza, quitando así la belleza del jardín.

De la misma manera sucede con la amargura. Ante una ofensa uno se descuida y pretende guardarla en el fondo de su corazón, pensando que así no dolerá tanto; pero el rencor es como la maleza que ahoga lo bueno que hay en el corazón, de tal manera que se va extendiendo y se hace más profunda. Para ello es necesario sacar de raíz toda amargura.

¿Qué sucede si no sacamos de raíz todo rencor?

La amargura empezará a manifestarse en nuestra vida y los demás lo notarán. Es decir, esa raíz crecerá y dará fruto; pero este no es nada agradable. Por ejemplo, algunos de esos frutos son los siguientes:

  • Enojo hasta el punto de perder el control
  • Palabras ásperas. 
  • Hablan y piensan mal de las personas. 
  • Tienen complejos de inferioridad 
  • Manifiestan inseguridad. 

Si deseamos dejar de vivir de esa manera es necesario sacar de raíz toda amargura.

No tiene nada bueno el guardar amargura en el corazón, esto sólo daña a quien la guarda y contamina a los que le rodean.

Te animo a que permitas que Dios reine en tu corazón. Él puede ayudarte a perdonar y sacar de la raíz todo rencor, de tal manera que en tu vida prevalezca el amor y así se desarrollen sus buenos frutos; sólo así podrás amar de verdad.

Y ante todo, tened entre vosotros ferviente amor; porque el amor cubrirá multitud de pecados.

1 Pedro 4:8 (RVR 1960)

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

Renuncia para ganar

Que el enojo no sea quien controle nuestro actuar, sino que sea el dominio propio que Dios nos dio, actuemos con especial cuidado para ganar.

Días buenos y días no tan buenos

Siempre vamos a tener días buenos y no tan buenos y a los últimos podemos buscarles el lado positivo o permitir que nos arruinen el día.

Fidelidad que permanece

Las promesas de Dios jamás expiran, porque el respaldo de la fidelidad que permanece está en la Biblia.

Tiempo de lectura:

2 minutes

Autor

Comentarios

Likes

0

Deja un comentario