Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

La vida está llena de decisiones. Desde que nos levantamos hasta que terminamos el día tenemos que hacer elecciones: A qué hora levantarnos, qué comer, qué vestir, si vamos en autobús o a pie, a dónde vamos, cómo reaccionamos y cientos decisiones más que hacen que nuestro día pueda ser bueno o malo.

Casi siempre nos centramos en decidir qué hacer, pero más que el hacer debemos buscar nuestra vocación, aquello que debemos ser. 

¿Sigues tu vocación?

La vocación puede ser definida de muchas maneras, por ejemplo, como el impulso interno que nos lleva a hacer determinadas cosas, aquello que haces con pasión y que te define como persona, una profesión o carrera que nos apasiona y para la que somos aptos con nuestros dones y talentos.

Muchas veces, vamos deambulando por la vida sin saber cuál es nuestra vocación o tratamos de ser algo que no somos y nos resistimos firmemente a usar nuestros dones y talentos. Cuando eso sucede, las cosas nos resultan mucho más duras y nunca llegaremos a ser aquello que Dios quiere que seamos.

Tal vez, en nuestra mente humana nosotros vemos una carrera o una profesión, un título, status y muchas cosas más, pero más allá de eso, cuando Dios habla de cumplir nuestra vocación, hace referencia a llevar adelante el propósito por el cual fuimos creados.

Estás provisto de lo que necesitas

Tus dones y talentos no los tienes por casualidad, Dios te los dio con un propósito especial. Busca el propósito de Dios para tu vida, no te bases en tu conocimiento ni emociones.

Por lo cual, hermanos, tanto más procurad hacer firme vuestra vocación y elección; porque haciendo estas cosas, no caeréis jamás.

2 Pedro 1:10 (RVR 1960)

Imagínate cómo hubiera sido la historia si Moisés, Josué, David y los discípulos se hubieran basado en sus emociones y en su razonamiento humano, si no hubieran seguido y permanecido fieles al llamado que tenían; la historia de la humanidad hubiera sido diferente.

Recuerda que Dios no te preguntará por qué no fuiste Moisés, José, Débora, Ruth o Juan el Bautista; Dios te preguntará por qué no cumpliste tu llamado.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

6
1
1
1
0
0
Already reacted for this post.

One comment on “¡Sigue tu vocación!

Deja una respuesta