¿Y quién es mi prójimo?

¿Y quién es mi prójimo?

Aquel, respondiendo, dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo. Y le dijo: Bien has respondido; haz esto, y vivirás. Pero él, queriendo justificarse a sí mismo, dijo a Jesús: ¿Y quién es mi prójimo?

Lucas 10:27-29 (RVR 1960).

Con el propósito de justificar el descuido del segundo mandamiento del Señor, que es «amar al prójimo como a uno mismo», un intérprete de la ley le preguntó al maestro: «¿quién es mi prójimo?» y tristemente, aún en la actualidad muchos se hacen esta pregunta.

Me gustaría responder por medio de una noticia que leí recientemente. Un niño huérfano, que había dejado de estudiar, volvió a clases después de que una mujer conociera su caso y le pidiera que regresara, comprometiéndose a pagar sus estudios, uniforme y materiales; ahora el niño muestra notas satisfactorias como una forma de agradecimiento.

¿Mi prójimo es mi vecino?

Respondiendo Jesús, dijo: Un hombre descendía de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de ladrones, los cuales le despojaron; e hiriéndole, se fueron, dejándole medio muerto.  Aconteció que descendió un sacerdote por aquel camino, y viéndole, pasó de largo. Asimismo, un levita, llegando cerca de aquel lugar, y viéndole, pasó de largo. Pero un samaritano, que iba de camino, vino cerca de él, y viéndole, fue movido a misericordia; y acercándose, vendó sus heridas, echándoles aceite y vino; y poniéndole en su cabalgadura, lo llevó al mesón, y cuidó de él.

Lucas 10:30-34 (RVR 1960).

La pregunta que Jesús realizó después de esta historia fue: «¿Quién fue el prójimo?» y la respuesta fue clara para todos:  «el que usó de misericordia con él». Entonces el Señor le dijo: «Ve, y haz tú lo mismo».

Ve, y haz tú lo mismo

El Señor desea que amemos a nuestro prójimo, pero no solamente con palabras, sino con acciones. Nuestro prójimo está en todas partes, no solo en tu familia o alrededor de tu casa, puede que no lo conozcas y esté en el camino como se encontraba el samaritano, necesitando ayuda.

En esta historia el Señor da otro mandato que dice «Ve, y haz tú lo mismo». No te pases de largo cuando veas a alguien en necesidad, eso hace la mayoría, pero Jesús siempre fue diferente porque tenía amor y misericordia por los demás, y desea que también tú hagas lo mismo.

Te animo a detenerte por un momento y pensar: ¿quién es mi prójimo?, ¿alguien necesita ayuda? Esta vez no ignores el mandamiento del Señor, el tiempo está cerca y Dios busca hijos que tengan su mismo corazón.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

¿Eres un cristiano anfibio?

Existen muchos cristianos que se sienten bien leyendo la Biblia pero también haciendo cosas que los alejan de la santidad, esos son cristianos anfibios.

Batallas ganadas

Si Dios está de tu parte, es tu respaldo y tu fuerza, tienes garantizada la victoria en todas las batallas, así que no temas, confía en el Señor.

Las aflicciones no son eternas

Aunque las aflicciones parecen no tener fin, tenemos la esperanza en Dios que lo mejor está por venir.

Tiempo de lectura:

2 minutes

Autor

Comentarios

Likes

0

Deja un comentario