Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

Las muchas ocupaciones de la vida suelen distraer nuestra mirada de las cosas importantes y normalmente dejamos de lado lo eterno. Y tu, ¿te preocupas por tu alma?

Es hora de preocuparte por ti mismo

Cuando Dwight L. Moody, entonces un muchacho adolescente, fue a trabajar a la zapatería de su tío, según el acuerdo que había hecho, estaba matriculado en la clase bíblica de jóvenes en la iglesia de Mount Vernon, que dirigía Edward Kimball.

Había un maestro de escuela Dominical en aquella iglesia, que sentía la importancia de su obra. Fue a la zapatería, buscó al recién llegado, puso la mano sobre la espalda de Dwight y le dijo:

  • Estoy preocupado por ti.

Sus labios temblaron y no pudo decir nada más, pero cuando se fue, el muchacho se dijo:

  • ¡Esto es extraño! Aquí hay un hombre que me conoce solo desde hace dos semanas y está preocupado por mi alma. Creo que es hora de que yo me preocupe de mí mismo.

En ese instante, el joven Moody se fue al sótano, se arrodilló tras unas cajas vacías y se entregó a Cristo.

Y tu, ¿qué estás haciendo por tu alma?

Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios. 

Efesios 2:8 (RVR1960)

Es verdad que no podemos salvarnos por obras, sino por Gracia; sin embargo, para poder recibir  ese regalo inmerecido debemos reconocer nuestra condición y aceptar tan grande salvación. Debemos dar el primer paso.

Pues «todo el que invoque el nombre del Señor será salvo»

Romanos 10:13 (NTV).

No permitas que los afanes de la vida te distraigan de lo que es importante. ¿Ya pensaste dónde pasarás la eternidad? ¿Ya hiciste algo por tu alma? Es hora de que tomes una decisión.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

5
5
1
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta