Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

Vivimos momentos difíciles que nos afectan directa o indirectamente. Con los desastres naturales, enfermedades y problemas de toda índole, en ocasiones, no es sencillo tener paz ni esperanza. Es en esos momentos difíciles en los cuales debemos clamar a Dios y dejarle nuestras cargas. Por medio de la Biblia, Él nos ofrece el consuelo y la tranquilidad que necesitamos y nos recuerda constantemente que las aflicciones terrenales son pasajeras, pero que Él es eterno.

Aunque no parezca, los momentos difíciles nos ayudan a acercarnos a Dios y a poner en perspectiva nuestras necesidades.

Éstos son algunos versículos de la Biblia que podemos memorizar y atesorar en tiempos difíciles:

Dios mismo será tu guía, y te ayudará en todo; él jamás te abandonará. ¡Echa fuera el miedo y la cobardía!

Deuteronomio 31:8 (TLA)

Él hace prosperar a los pobres y protege a los que sufren.

Job 5:11 (NTV)

Aun si voy por valles tenebrosos, no temo peligro alguno porque tú estás a mi lado; tu vara de pastor me reconforta.

Salmos 23:4 (NVI)

Dios mío, tú eres mi luz y mi salvación; ¿de quién voy a tener miedo? Tú eres quien protege mi vida; ¡nadie me infunde temor!

Salmos 27:1 (TLA)

Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza; siempre está dispuesto a ayudar en tiempos de dificultad. Por lo tanto, no temeremos cuando vengan terremotos y las montañas se derrumben en el mar.

Salmos 46:1-2 (NTV)

Confía al Señor todas tus preocupaciones, porque él cuidará de ti; él nunca permitirá que el justo quede derribado para siempre.

Salmos 55:22 (PDT)

¡Ten compasión de mí, Dios mío! ¡Ten compasión de mí, porque en ti busco protección! ¡Quiero que me protejas bajo la sombra de tus alas hasta que pase el peligro! Dios altísimo, te llamo porque siempre me ayudas.

Salmos 57:1-2 (TLA)

Declaro lo siguiente acerca del Señor: Solo él es mi refugio, mi lugar seguro; él es mi Dios y en él confío.

Salmos 91:2 (NTV)

Pero más poderoso que el estruendo de los mares enfurecidos, más potente que las rompientes olas en la orilla, el Señor, quien está en lo alto, es más poderoso que estos.

Salmos 93:4 (TLA)

Dios siempre estará a tu lado y nada te hará caer.

Proverbios 3:26 (TLA)

Aunque tengas graves problemas, yo siempre estaré contigo; cruzarás ríos y no te ahogarás, caminarás en el fuego y no te quemarás.

Isaías 43:2 (TLA)

Por la misericordia del Señor no hemos sido consumidos; ¡nunca su misericordia se ha agotado! ¡Grande es su fidelidad, y cada mañana se renueva!

Lamentaciones 3:22-23 (RVC)

Nuestro Dios es bondadoso y cuida de los que en él confían. En momentos de angustia, él nos brinda protección.

Nahúm 1:7 (TLA)

Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación.

Mateo 5:3-5 (RVR1960)

La paz les dejo, mi paz les doy. No como el mundo la da yo se la doy a ustedes. No se turbe su corazón ni tenga miedo.

Juan 14:27 (RVA-2015)

En el mundo ustedes tendrán que sufrir, pero, ¡sean valientes! Yo he vencido al mundo.

Juan 16:33 (PDT)

Por todos lados nos presionan las dificultades, pero no nos aplastan. Estamos perplejos pero no caemos en la desesperación. Somos perseguidos pero nunca abandonados por Dios. Somos derribados, pero no destruidos.

2 Corintios 4:8-9 (NTV)

Bien sabemos que en este mundo vivimos como en una tienda de campaña, que un día será destruida. Pero en el cielo tenemos una casa permanente, construida por Dios y no por seres humanos.

2 Corintios 5:1-5 (TLA)

Pero Dios, quien los llamó para compartir su gloria eterna en Cristo, les mostrará todo su generoso amor. Sufrirán por un tiempo, pero después Dios los sanará, los fortalecerá, los apoyará y evitará que caigan.

1 Pedro 5:10 (PDT)

Él secará sus lágrimas, y no morirán jamás. Tampoco volverán a llorar, ni a lamentarse, ni sentirán ningún dolor, porque lo que antes existía ha dejado de existir.

Apocalipsis 21:4 (TLA)

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

35
18
6
0
2
2
Already reacted for this post.

Deja una respuesta