All posts in “Jesus”

pocos

¿Son pocos los que se salvan?

Todos quieren llegar al cielo y salvarse, basta con tocar el tema para darse cuenta de que no hay persona que no tenga ese deseo. Sin embargo, ¿Te has preguntado cuántos realmente se salvarán?

“Pasaba Jesús por ciudades y aldeas,  enseñando,  y encaminándose a Jerusalén. Y alguien le dijo: Señor,  ¿son pocos los que se salvan?  Y él les dijo: Esforzaos a entrar por la puerta angosta;  porque os digo que muchos procurarán entrar,  y no podrán”. Lucas 13:22-24. 

A la pregunta “¿Son pocos los que se salvan?” Jesús responde: esfuércense,  porque muchos procurarán entrar y no podrán ¿Qué significa esto? ¿Por qué muchos procurarán entrar y no podrán?

Debemos entender primero que la puerta es angosta y esto se debe a que Jesús es la única puerta, no hay otras. He aquí la respuesta a porqué muchos no podrán entrar: eligen que llegarán al cielo utilizando otras puertas y no la verdadera y única que es Jesucristo.

Entrar por la verdadera puerta tiene un requisito: el arrepentimiento. Nadie podrá entrar si no está dispuesto a arrepentirse y cambiar su estilo de vida. Aquí es donde las palabras de Jesús cobran vida porque muchos procurarán entrar sin arrepentirse y como consecuencia no podrán y se perderán.

“Entrad por la puerta estrecha;  porque ancha es la puerta,  y espacioso el camino que lleva a la perdición,  y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta,  y angosto el camino que lleva a la vida,  y pocos son los que la hallan”. Mateo  7:13-14. 

Muchas personas eligen la puerta ancha porque ésta no demanda a nadie arrepentimiento, ni una vida sacrificial. Ofrece placeres y satisfacción para uno mismo, no condena el pecado, hace que la vida sea más placentera. No quieren venir a Jesús porque no están dispuestos a renunciar a esa comodidad.

Lo más triste de todo es que muchos procuran llegar al cielo con buenos deseos, pero no es suficiente. Cuando alguien muere, la expresión más utilizada por muchas personas que no conocen a Dios es: “Se fue al cielo” o “Ahora está con el Señor” Sin embargo, la palabra de Dios dice que es necesario conocer a Jesús como Salvador, llevar una vida como Dios demanda, en Santidad y rectitud de corazón, luchando cada día con el pecado que nos aleja de Dios.

Querido(a) amigo (a) debes examinar tu vida cada día y ver si estás llevando una vida de arrepentimiento, santidad, rectitud de corazón, y comunión con Jesucristo.

Si no es así, es tiempo de tomar una decisión de arrepentirte, disponer tu corazón y pedirle a Dios que te ayude a llevar una nueva vida.

¿Quieres ir al cielo? ¡Esfuérzate por entrar por la puerta angosta y sigue sus pasos!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

R

¿Seguir a Jesús?

Una de las ironías más grande de la vida es ser  admirador(a) o seguidor(a) de personalidades famosas que no conocemos personalmente.  Miles se dedican a conocer sobre la vida de su artista preferido por causa de los medios masivos de comunicación.  Coleccionan fotos, reseñas en medios impresos, autógrafos, camisas, discos y hasta boletos de los eventos donde han asistido.

En la era digital e informática, las plataformas sociales nos permiten verlos y sentirlos muy cerca aunque sea  en una pantalla de televisión, un computador, una tableta o un teléfono móvil.  Muchos viven apasionados de la trayectoria de sus artistas y hacen lo imposible para lograr acceso a ellos.  Se proponen conocer el itinerario de sus giras musicales.  Viajan a los países donde se presentarán sus conciertos o sus conferencias de prensa para anunciar sus actividades. Hacen reservaciones en  hoteles y restaurantes cerca del hotel donde saben estará hospedado su famoso ídolo.   Los llamados “fans” o “seguidores”,  en la gran mayoría de los casos comen, visten, hablan, actúan, reaccionan y leen todo sobre ellos o como ellos.

Sin restar merito por la lealtad que puedan merecer las personalidades de la música, de la literatura, el cine, el deporte,  y el entretenimiento en general, la realidad es que en la mente de los artistas y famosos no queda el mínimo recuerdo de sus  histéricos  “fanáticos”.  Es una realidad limitada a la admiración nada más,  a pesar de que  los artistas son famosos y millonarios por causa del fanatismo de sus seguidores.

Por otro lado, también en el mundo eclesiástico no faltan las “personalidades sagradas” que disfrutan  la adulación de sus “divinos seguidores”.  Los encontramos congregaciones, en ferias, en conciertos, en congresos, en seminarios y hasta en las redes sociales por supuesto.  Un momento, sé que hay excepciones, sí, pero muy pocas.  Cuando enciendo canales de televisión, frecuencias de estaciones de radios, o enlaces en el internet, puedo ver que muchos “famosos del Reino” hablan de Jesús pero sin reclamar absoluta devoción para el Rey de reyes y Señor de señores.

Seguir a Jesus es más que un persuasivo  mensaje, una inspiradora canción o una declaración profética que reclama dominio aquí y ahora.  Requiere más que eso.  Implica estar dispuesto a dejar nuestra propia avaricia y ambición, por causa de seguirlo a El.  Exige un desprendimiento de nuestra naturaleza egocéntrica y dominante para menguar por causa de Su nombre.

Hace unos días me encontré con la historia del pastor peruano Rómulo Sauñe.  Este “Seguidor de Jesús” murió asesinado a plena luz del día por un terrorista integrante del Sendero Luminoso en 1992.  Fue acusado de engañar a la gente por predicar el mensaje del evangelio de Jesús y sentenciado a muerte por dedicar su vida a traducir la Biblia al Quechua-Ayuacucho.

¿Alguien recuerda la vida del pastor Rómulo?  Al menos en el cielo celebraron su muerte y hoy miles pueden imitar su valiente devoción de amar y perdonar a sus verdugos hasta en el momento de caer abatido por los disparos.

La trayectoria del mártir peruano Sauñe debe persuadirnos a desear ser un “Seguidor de Jesús”.CVCLAVOZ

Puedes ver todo lo que hacemos en El Antivirus apretando aquí: http://cvclavoz.com/shows/el-antivirus/chat-antivirus/

¡Lo mejor de la vida para ti y los tuyos!

i need jesus

Todo lo que necesito es

CVCLAVOZ- Sí, en todos lados leemos o escuchamos esto: (Todo lo que necesitas es…) y al hacer esta apreciación, me puse a pensar profundamente en que es lo que en realidad necesito. Ahí es donde viene lo realmente complicado, o mejor digamos, lo más profundo…

Muchos necesitamos lo básico para vivir, famila, alimento, agua, luz, ropa, un techo, cuidar la salud, trabajo, entre otras cosas que quizá no valoramos en el día a día. Otros quizá necesiten lujos, carros, fiestas, mucho dinero, un físico perfecto, y miles de “amigos” que aplaudan todo lo que hacen, o simplemente la apariencia de ser el centro del universo (una inseguridad terrible, disfrazada en superioridad insoportable o falsa humildad). Muchos pueden requerir algún tipo de atención o cuidado de salud especial, por alguna condición tienen que enfrentar y no se quejan de su vida como, normalmente, hacemos todos los demás – bueno, bueno, algunos de nosotros-. O habrán aquellos que necesitan soledad, tristeza o simplemente sentirse mal, para hacer de su vida, una vida.

Que se yo, en muchos de estos aspectos he encajado alguna vez. No reconocer ciertas condiciones en mi vida, me llevaron a tener tropezones en mi interior de los cuales, aunque duros y no tan justos, aprendí la lección.

Sin embargo, hoy recuerdo unas sabias palabras que escuché hace algún tiempo en un bus camino a la universidad: La vida no es el derecho que te ganas por un arduo trabajo, por una linda cara o sólo porque sí; la vida es un regalo inmerecido, que muchas veces poco valorado, maltratado o ignorado; olvidamos cuidar y sobretodo dar el lugar que merece. Nos olvidamos de que es un tesoro que Dios nos puso en las manos, para cuidarlo y hacer del mismo una hermosa obra de arte.

Actualmente hay muchos que, por diferentes circunstancias, no encuentran ni entradas, ni salidas, pero es Dios la respuesta, es Él la razón de todo en todo.

Lo que necesitas realmente es mirar con otra perspectiva lo que te rodea, el amor ya está, porque Dios es el amor en su máxima expresión, sólo debes hacerlo parte real de tu vida; no se trata de un acto de magia que de un segundo a otro se te aparece a la vista, es un trabajo de cuidado, de mantenimiento. Todo lo que necesitas es entender que tu vida es como una semilla plantada, tu decides si la riegas, la alimentas y la cuidas de tal forma que crezca hermosa y fuerte, o si prefieres, dejarla en el olvido y verla morir sin haber florecido.

Todo lo que necesitas es, decidirte de verdad a buscar en Jesús la respuesta a todos los interrogantes de tu vida.

Lo que realmente necesitamos es a Jesús.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

amor

¿Una prueba de amor?

CVCLAVOZ - ¿Qué significado tiene el amor para cada persona? Somos parte de una sociedad que ha devaluado el amor. Pero, ¿por qué?

Cada minuto que pasa en la tierra, los afanes de la vida, las aspiraciones, los sueños que no se cumplen, cada cosa que anhelamos en la vida, muchas veces nos separan poco a poco del amor. No quiero decir con esto que somos piedras por dentro, lo que quiero es que tus ojos se abran y veas lo bueno que es hacerlo todo con amor.

En carteles de películas y en diferentes medios de comunicación nos venden el amor como demostraciones públicas que necesitamos, o tan solo dar besos y abrazos. Pero déjame decirte, que eso, eso no es amor… ¡Uy! Que fuerte. Pero es la verdad, eso es afecto, es aquello que demostramos cuando sentimos cosas hermosas por alguien, o, por duro que parezca, cuando queremos conseguir algo.

Pero amor, amor es eso que le da sentido a lo que hacemos, amor es lo que hace que nuestras palabras al hablar de Dios no resuenen como una trompeta oxidada, o que cuando ayudamos a alguien que está en el suelo, tenga sentido. El amor es bello, pero también es sacrificio.

Jesús dijo al Padre, cuando oraba antes del día de su crucifixión, que de ser posible, pasara de él esa copa, pero que no se hiciera su voluntad, sino la del Padre. Y nos ha quedado claro que fue más grande su amor, como vivió y como murió; por ti y por mí. Eso ahora me hace entender que, nuestro amor es la prueba más grande. Puedes ser un excelente padre, madre, hijo, amigo; pero si en tu corazón lo que haces, no está hecho conscientemente con amor y por amor, no vale; pueden ser enormes y admirables tus obras, pero si no tienes amor, de nada sirven. Son vacías.

Por ello hoy te invito a que analices, y actúes.

Dar amor, no es tan fácil como hemos creído. Pero es muy satisfactorio. ¿Qué debemos hacer?

Puedes empezar tomando el tiempo para perdonar. Dar paso a la buena voluntad en cada cosa que haces, darle vuelta a las cosas malas que ves y ver con los ojos de Jesús. Estaría bien experimentar un poco con las cosas que nos molestan de la gente que nos rodea, y pensar que en nosotros también hay muchas fallas y aún con eso, hay muchos que nos aman. Eso es exactamente lo que necesitamos hacer, mirar como Jesús miraba. Amar como Jesús amó, Amar sin importar que, como, quien. Solo Amar. Hagamos juntos el ejercicio, que de seguro veremos resultados que no esperaríamos ver.

Amar con conciencia, amar con los ojos abiertos. Vamos a marcar la diferencia.

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.
Cross silhouette and the holy blue sky

¿Por qué una cruz?

¿Te has puesto a pensar que el emblema de nuestra fe es una cruz? La cruz ha sido el logotipo del Cristianismo por más de 2,000 años. Es el símbolo más reconocido del mundo. Este símbolo de fe comenzó con dos pedazos de madera donde los criminales eran ejecutados. Un instrumento de muerte. La pregunta es: ¿Por qué una cruz? Después de todo si yo fuera Dios no hubiese representado la fe con algo asociado a la muerte. ¡No es buena mercadotecnia!

Hoy en día todas las empresas buscan un emblema que represente victoria, abundancia y prestigio; un logotipo que se quede imborrablemente en las mentes de los consumidores, que sea claro, irresistible y deseable. Sin embargo, Dios eligió una cruz no una velita ni un arco iris; tampoco una estrella o una paloma.

La cruz no era un símbolo de victoria ni de abundancia, mucho menos algo deseable. Era un símbolo de una muerte violenta y horrible; de una gran pérdida y humillación. Pero para Dios representa poder. Poder para perdonar TODOS nuestros pecados por más horribles, sucios u oscuros que sean. Poder para que busquemos la reconciliación los unos con otros. Poder para derrotar al maligno. En la cruz, el pecado, la culpabilidad y la muerte fueron derrotados. Y por último, poder para transformar nuestras vidas y ser más como Dios y menos como nosotros.

La Pascua es un recordatorio de que Dios quiere que seamos personas de la cruz. Que seamos menos egoístas y más amorosos. El problema con muchas personas es que quieren celebrar la Pascua sin una cruz.

La pregunta es: ¿Estás viviendo como una persona de la cruz? ¿Has experimentado el perdón de Dios a los pies de la cruz? Le has dicho a Dios: “Señor, cada día cuando me levante, tomaré mi cruz. Seré un seguidor tuyo. Y cualquier cosa que haya en mi vida que te desagrade, o deshonre, lo crucificaré”.

Como puedes ver, en este mundo hay muchos caminos que podemos tomar. Podemos ser personas de posesiones, prestigio, poder, placer o prosperidad. Podemos acumular muchos emblemas que nos hagan sentir que verdaderamente somos alguien en esta vida. Pero al final, solamente existe un símbolo que vale algo en la próxima… La cruz.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Beautiful young sad girl sitting on asphalt

El invitado indeseable del alma

¿Alguna vez te has sentido solo? ¿Desconectado del mundo?

Lamentablemente, vivimos en una cultura donde hay muchas personas que se sientes muy solas la mayoría del tiempo.

La soledad ignora toda frontera, estatus social, raza y religión. De hecho, uno puede estar entre las multitudes y sentirse completamente aislado. Como puedes ver, la soledad no tiene nada que ver con la presencia de las personas. La soledad tiene que ver con sentirse conectado con alguien más.

Descubre cómo curar la soledad en tu vida.

 

Boton-Descarga

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Mentira

Movido por la Mentira

¿Alguna vez has sido traicionado, engañado, mentido, o te han roto la confianza? Te apuesto a que sí. Cómo olvidar esas experiencias. Sin duda alguna las recordamos detalladamente. Desafortunadamente, vivimos en un mundo hundido en la mentira. Como puedes ver, la deshonestidad de cualquier tipo es destructiva. Destruye nuestro sentido de seguridad porque a nadie le gusta que le mientan o que le tomen el pelo.

Descubre la verdad sobre las mentiras y cómo restaurar la integridad en tu vida.

 

 

Boton-Descarga

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.