All posts in “Jesus”

alive

Miren el lugar donde lo pusieron

“Cuando entraron en la tumba, vieron a un joven vestido con un manto blanco, sentado al lado derecho. Las mujeres estaban asustadas, pero el ángel les dijo: «No se alarmen. Ustedes buscan a Jesús de Nazaret, el que fue crucificado. ¡No está aquí! ¡Ha resucitado! Miren, aquí es donde pusieron su cuerpo.” Marcos 16:5-6 (NTV)

El acto de amor más grande y puro que alguien podría hacer, lo hizo Jesús. “No hay un amor más grande que el dar la vida por los amigos.” Juan 15:13 (NTV) Fue brutalmente lastimado, insultado, abucheado y demás cosas, por amor a mí y a ti.  Jesús llevó el dolor de los enfermos, fue traspasado a causa de nuestra rebeldía y sufrió  a causa de nuestras maldades.

Su entrega de amor  por nosotros fue más allá de lo imaginable pues dio la vida por lo que amaba: nosotros. Los que mataron y crucificaron a Jesús, entre ellos Satanás, creyeron que habían vencido al hijo de Dios. Hasta los propios seguidores de Jesús pensaban que ya no había nada más que hacer, que las esperanzas de volver a ver a su maestro  estaban totalmente pérdidas, pero ¡qué equivocados estaban!.

Jesús sí murió, pero tres días después algo sucedió, algo sobrenatural que nadie creía posible. Jesús se levantó de entre los muertos, salió del sepulcro y venció a la muerte. ¿Sabes por qué? Porque te ama y eres especial para Él. Abandonó el lugar donde le pusieron sólo por amor a ti, para darte una vida abundante y una eternidad maravillosa.

¡Dios no está muerto, Él está vivo! No importa la cantidad de veces que le has fallado o los pecados que hayas cometido, Dios te ama y porque te ama pagó el precio de tus pecados. No esperes hasta mañana para decirle: Señor Jesús, perdona mis pecados, gracias por ese sacrificio en la cruz del calvario, hoy te abro mi corazón y te acepto como mi Señor y Salvador. Has en mí tu voluntad. Amén.

Comenzar una vida nueva como creyente en Jesús y aceptar todo lo que Él hizo por ti, es un viaje que se irá haciendo cada día más maravilloso. Esto no significa que ya no tendrás problemas o desafíos; sino que, Jesús nunca te dejará solo ni te abandonará en medio de una crisis; por el contrario, te dará la fortaleza para vivir como Él quiere que lo hagas.

Hoy hay fiesta en los cielos no sólo porque recordamos el acto de amor más grande y el triunfo de nuestro Señor Jesucristo sobre la muerte y Satanás, sino también por la conversión de muchos perdidos. No te quedes ahí, únete a la fiesta compartiendo a Jesús con aquellos que aún no lo conocen.

Jesús resucito para darte vida eterna, haz que los demás también participen de ella.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

DREAMS 123

Sueña en grande

Observa lo que dijo Jesús: “El que cree en mí también va a hacer las obras que yo hago. Y hará obras más grandes…”, Juan 14:12 (PDT). Al principio muchos de tus sueños te parecerán imposibles, luego te parecerán improbables, y después, cuando te alineas con Dios, se convertirán en inevitables.
Dios se deleita en cumplir sueños grandes. Pedro soñaba con caminar sobre las aguas y Jesús se lo concedió; Abraham y Sara con tener un hijo en su vejez y lo tuvieron; David con matar a un gigante sólo con una honda, y lo hizo. La Biblia está repleta de historias de personas que soñaron sueños del tamaño de Dios y que dependieron de su poder y sus promesas para alcanzarlos. ¿Lo ves? Siempre debe tratarse de sueños que nazcan en el corazón de Dios y que le lleven gloria. Si tú aspiras a lograr algo que puedes hacer sin la ayuda de Dios, entonces, no es un sueño que valga la pena. “Dios se deleita en hacer cosas imposibles, a través de gente improbable para impartir gracia abundante a receptores indignos”, Chip Ingram. No se trata de realizar sueños que te “engrandezcan” humanamente. No tiene nada que ver con hacerte famoso ni reconocido. No se trata de ti, se trata de Dios. Si Dios no se glorifica en tu sueño, entonces, ese sueño no es de Dios.
Luis Palau y Timothy Robnett, en su libro Contamos la historia, dicen que Cristo nos desafía a soñar grandes sueños, a hacer grandes planes, a orar grandes oraciones y a obedecer sus grandes mandamientos. Si tus sueños no van más allá de terminar tu educación, pagar las cuentas o criar a tus hijos, entonces tu visión no es divina. Tal vez sea tiempo de considerar cómo podría usarte Dios para producir un cambio en las vidas de los demás. ¿Tienes sueños y planes de lo que Dios podría hacer a través de tu vida o sencillamente estás atareado con la rutina de todos los días? ¿Te has convertido en una persona que abre caminos o en alguien que se sienta para mirar lo que otros hacen? recuerda que los grandes sueños requieren tiempo. Nadie alcanza sus sueños de un día para otro. José esperó más de una década. David esperó, después de ser ungido rey, más de trece años antes de serlo definitivamente y, Abraham esperó veinticinco años antes de ver concretado su sueño de tener un hijo. Los soñadores de Dios tienen la capacidad de esperar largos períodos de tiempo confiados en que Dios, tarde o temprano, cumplirá su promesa. No te desesperes. No te impacientes. Hasta Dios mismo tuvo paciencia para recibir su propio sueño. Dios prometió en Génesis 3:15 que un salvador vendría y le tomó cuatro mil años enviar a Cristo Jesús. No cometas el error de renunciar a tus sueños en el tiempo de la espera. Si Dios lo prometió se cumplirá; tus sueños se harán realidad. ¿Cómo lo sabemos? Porque Dios siempre cumple sus promesas y porque jamás alguien ha sido defraudado por Él.

 

altura

¿A qué altura quiero llegar?

¿Has sido admirador de alguna persona? Seguramente personas con diferentes talentos son parte de quienes admiras. Quizás artistas por la habilidad que tienen con las manos al realizar hermosos cuadros o adornos, deportistas por lo bien que juegan al futbol o hasta un cantante internacional. La pregunta es: ¿A qué personaje quisieras parecerte?

Hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento pleno del Hijo de Dios, a la condición de un hombre maduro, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; (LBLA) Efesios 4:11-13

Muchos soñamos con ser como famosos artistas, pero ignoramos la altura a la que Dios quiere que lleguemos. Podemos tener muchos talentos y conocer a Cristo por muchos años, pero seguir siendo inmaduros, como niños que requieren un control para no pecar, con un carácter difícil de dominar y con las mismas debilidades de años atrás.

Entonces Jesús, llamándolos, dijo: Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad.

Más entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo; como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos. Mateo 20:25-28

Estoy segura que tienes un gran talento y en medida que lo desarrolles tendrás grandes logros, lo que quisiera que pongas en tu corazón ahora es que el Señor desea que alcances la condición de un hombre maduro, que puedas parecerte más a Cristo.

Nuestra meta de ser “grande” puede estar enfocada en tener autoridad, quizá en ser el centro de atención y admiración sobre mucha gente; sin embargo, ese sueño puede resultar muy superficial cuando no tenemos madurez. El Señor te dice que si quieres ser grande seas como Jesús, que vino para servir y no para que le sirvan, quién dio su propia vida para rescatar a muchos.

La verdad es que el primero al que deberíamos admirar es a Jesús, quién no se hizo conocer por estar en un escenario, hacer un espectáculo o un show, sino por salvar vidas. Si realmente deseas ser un hijo de Dios, acepta el reto de madurar y buscar ser como aquel hombre a quién le debemos nuestra vida.

¿Estás dispuesto a aceptar el reto?

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

israel

En Israel, “La Biblia es nuestro GPS”

Durante una reunión de almuerzo, el Ministro de Turismo Mr. Uzi Landau declaró en su discurso de bienvenida a los 15 líderes de la iglesia evangélica reunidos en el Hotel Rey David, “la Biblia es nuestro GPS, sistema de posicionamiento de Dios”. El Sr. Landau relató a todos los que escuchaban en el almuerzo formal, que nuestro mapa de guía en Israel, es la misma Biblia. El Ministro continuó explicando que la tierra de Israel no tiene recursos naturales como otro países. El recurso más precioso que tienen en país es su recurso humano. Uno puede ver la abundancia y la belleza que ahora es Israel sin embargo, esto ha sido posible por la dedicación y la inteligencia del pueblo Judío.

Recientemente, semillas de uvas fueron excavadas en el lugar conocido como Samaria. Con el análisis de estas semillas antiguas, se espera poder saber el tipo y calidad de vino que se tomaba al comienzo del primer siglo. Después de dar una bienvenida a todos los que estaban presentes, varios de los líderes expresaron su gratitud hacia el Sr. Landau por la hospitalidad y por el auspicio de esta visita histórica a Israel. Arnold Enns, presidente de COICOM dio las gracias en nombre de todos los líderes presentes e introdujo a cada uno. En continuación, varios líderes expresaron su aprecio al Ministro y compartieron razones por las cuales los cristianos evangélicos son un poder de influencia en América Latina y los Estados Unidos.

En especial, el Pastor Luis Fernando Solares de Guatemala, en nombre de todos los líderes, habló del profundo amor que tiene cada cristiano evangélico hacia el pueblo de Israel. Relató lo que significa el pueblo Judío para nosotros que amamos al Judío más importante en nuestras vidas, el Señor Jesucristo. Después de su saludo y palabras de apoyo, el pastor Solares y los líderes presentes dieron presentes representativos de sus países al terminar la reunión.

“No cabe duda que esta visita a Israel y el acercamiento del Ministro de Turismo a la iglesia evangélica ha comenzado una nueva relación de apoyo que va a ser significativo en los años que vienen”, dijo Walter Contreras, Vice -Presidente del AEL-Alianza Evangélica Latina.

 

J. Mark Gallardo

CV Director América Latina

iStock_000057069730_Small(1)

¿Preocupado o distraído?

¿Estás distraído últimamente? ¿Un poco preocupado por algunas cosas?

Ansiedad, incertidumbre y mal humor, parecen moneda corriente en estos tiempos. Puede ser porque quizá hacemos demasiadas cosas a la vez y esperamos que todas estén bien hechas. También influye que no sepamos que sucederá en el futuro.

Pero hubo alguien que una vez dijo algo muy cierto:

“Así que no se preocupen por el mañana, porque el día de mañana traerá sus propias preocupaciones. Los problemas del día de hoy son suficientes por hoy”. 

Su nombre es Jesús.

Cada vez que leo estas palabras me obligan a hacer un alto y soltar todas mis cargas y preocupaciones, para que Él se encargue de lo que viene mañana.

Si tu crees que Dios está ahí, también creele que se hará cargo de tu futuro.

Ponlo en practica hoy. ¡Escríbeme y cuéntame que cosas estás dejando en las manos de Dios! (Puedes comentar aquí abajo.)

¡Que tengas un excelente resto de semana!

YesHeis

Desde adentro y hacia afuera

Cuidar de la apariencia es muy importante, pero hay personas que se obsesionan.

Imágenes, comparaciones, la sociedad, entre otros factores afectan y nublan en nuestro corazón, lo que es relevante en la vida.

Es más importante aún es cuidar el interior, el espíritu. ¿Cómo está tu relación con Jesús?

iStock_000048819778_Small

¿Resistir a la tentación?

Todos somos tentados.

Hasta se habla de la tentación como algo tan normal que parecería que algunos se olvidaron que deberían hacer con ella.
Muchos, refugiados en que “Jesús también fue tentado” dejan que la tentación venga tan cerca que se hace imposible retroceder.

Yo no sé cual es tu tentación, quizá tengas más debilidad por el sexo opuesto, más facilidad en caer en la mentira. Tal vez miras a otra persona y no a la que está a tu lado; tienes o has tenido algún tipo de adicción.

Sé que en tu mente todas estas cosas parecen ser más grandes que tú mismo y que en definitiva ni vale la pena pelear porque terminarán ganando la batalla.

Pero tengo buenas noticias para ti: “Las tentaciones que enfrentan en su vida, no son distintas de las que otros atraviesan. Y Dios es fiel; no permitirá que la tentación sea mayor de lo que puedan soportar. Cuando sean tentados, él les mostrará una salida, para que puedan resistir.” Eso es lo que dice la Biblia acerca de la tentación en tu vida.

¿Cuántas veces hemos escuchado que a la tentación hay que resistir y huir de ella?
Es cierto, ése es el primer paso; pero  también tengo una mala noticia: ¡VOLVERÁ!

La tentación te acecha, te espera, y se hace ver una y otra vez en los momentos que estás desprevenido. Si piensas que ya ganaste con solamente resistir, lamento tener que ser yo la que te diga algo diferente a lo que siempre escuchaste, lamento ser yo la que te diga que eso no te llevará a la victoria.

La tentación no es resistir nada más, sino elegirlo a Él por sobre la tentación.

Si yo tuviera una cartera/billetera llena, y tú tienes la tuya. ¿Cambiarías esa cartera/billetera por la que yo tengo en mis manos, sin saber que hay en ella?

Después de unos minutos de pensar, eliges entregarla y cambiarla por aquella que no sabes lo que tiene, pero parece estar llena de sueños e ilusiones de un futuro placentero.  ¡Y cuando la abres te encuentras que esta vacía!

-Esa es la imagen del pecado. Siempre tiene un sabor amargo al final.

Así que la próxima vez que estés pasando por una tentación, que sientes que no puedes resistir, o que estás resistiendo hace tiempo pero no sales victorioso, recuerda que la única forma de obtener esa victoria es ELEGIR.

La elección no solamente de no hacer lo malo, sino de hacer lo correcto.
La elección de aquel que te dio todo y que venció la tentación, por encima de esa cartera vacía.

 

vida rosa 123

Qué hacer cuando la vida no es de color rosa…

La vida está llena de momentos gratos pero también de tiempos difíciles. Un día todo puede estar color de rosa pero un accidente, una enfermedad, una crisis familiar, un acto de violencia o una mala noticia pueden convertir la alegría en momentos de dolor y angustia. Nadie sabe con certeza cuándo va hacer el mejor o peor día de su vida.

Los seguidores de Cristo no están exentos de las tormentas de la vida. En Juan 16:33, Jesús le dice a sus seguidores “en el mundo tendréis aflicción”. Las crisis son parte de la vida cristiana. Como una persona reacciona en medio de los problemas dice mucho sobre su relación con Dios. No ha notado que hay personas que están involucradas en la iglesia pero que en medio de las dificultades se alejan de Dios. Mientras que hay otros que en medio de las tormentas más fuertes, en lugar de desfallecer, crecer en su relación con Dios.

¿Qué marca la diferencia entre la persona que crecer durante las crisis y otros que terminan en ruina? Jesús nos da la respuesta al hablarnos acerca de dos casas construidas sobre diferentes cimientos en Lucas 6:47-49. Una casa está fundada sobre la roca mientras que otra está fundada sobre la arena. Las tormentas, de igual manera, abaten tanto a la casa sobre la roca como la que está sobre la arena pero solo la casa sobre la roca permanece.

Cada casa representa el corazón de una persona. En el caso de la persona que funda su casa sobre la arena, es un individuo que le gusta estar cerca a Jesús para oír de sus enseñanzas pero vive la vida a su manera. La persona que tiene como fundación la roca, es la persona que escucha la Palabra de Dios y la aplica a su diario vivir. Vive como Dios ordena y no conforme a sus propios deseos.

El solamente oír la Biblia es arena al corazón pero el practicarla convierte la arena en una roca inconmovible. A diferencia a las costumbres o modas del momento, la Biblia da parámetros y verdades Bíblicas que nunca cambian y guían hacia lo eterno. Adicionalmente el que vive la Biblia abre su corazón para que sea la morado de Dios (Juan 14:23). Aunque la tempestad sea intensa, la persona vive confiada sabiendo que no está sola, tiene quien la guie y consuele.

Dios no quiere que su vida sea un castillo de arena que el mar y el viento destruyan. La Palabra de Dios es ese fundamento que tú necesitas para vencer las dificultades de la vida. Pon en práctica la Biblia para que Cristo more en tu corazón y obtengas la victoria sobre la adversidad.

Dar

Regala amor

“Y he aquí un intérprete de la ley se levantó y dijo, para probarle: Maestro, ¿haciendo qué cosa heredaré la vida eterna? Él le dijo: ¿Qué está escrito en la ley? ¿Cómo lees? Aquél, respondiendo, dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo. Y le dijo: Bien has respondido; haz esto, y vivirás.” Lucas 10:25-28 (RVR 1960)

Un mensaje claro y sin confusión.  Amar a Dios sobre todas las cosas y con todo nuestro ser, es nuestro primer mandamiento. Pero el Señor nos habla de alguien más al que debemos amar, y si Dios nos  manda hacerlo,  es porque para Él es muy importante. ¿Sabes de quién se trata?  De tus padres, hijos, hermanos, amigos que conviven contigo, de aquel que te encuentras pidiéndote algo cuando vas por las calles y te extiende su necesidad. Estoy seguro que El Rey bien puede con su grande y poderosa diestra darle a ese ser más de lo que nosotros le podemos dar pero el anhelo de su corazón es ver realmente realizado su amor en ti, en mí, en todos aquellos que hemos sido beneficiarios de ese amor.

Cuando Él nos manda a amar al prójimo como a nosotros mismos, es porque Él quiere dar su amor a través nosotros. “Jesús dijo: Un hombre descendía de Jerusalén a Jericó y cayó en manos de ladrones, los cuales le despojaron; e hiriéndole, se fueron dejándole medio muerto.” Lucas 10: 30 (RVR 1960)

Esa es la condición en la que el Señor un día nos encontró, hemos venido a Él heridos, hambrientos, muertos espiritualmente por todos los pecados y la inmundicia que teníamos, así estábamos; sin embargo Él no pasó de largo, como aquel sacerdote  y levita que descendían  por aquel camino y al verlo no se detuvieron a ayudarlo. El fue ese samaritano que iba de camino, se acercó a él, y viéndole fue movido por misericordia, y acercándose vendó sus heridas echándoles aceite y vino y poniéndole en su cabalgadura, lo llevó al mesón y cuido de  él.  Lucas 10:31-34 (RVR 1960)

Esto nos enseña el Señor, que nosotros también  debiéramos hacer lo mismo. Nada nos cuesta a nosotros compartir las buenas nuevas de Jesús, llevar una palabra de aliento, dar un abrazo, conceder a otros el favor que con apuro y prisa nos piden. Solo requiere de nosotros abrir nuestra boca y ponernos en manos del Espíritu Santo para que nos use como un instrumento suyo.

¿Ya sabes que regalar en estas fiestas de fin de año? Estoy seguro que encontrarás muchas personas heridas en el camino que aun no conocen a Jesús, ni disfrutan de sus bendiciones como tú.

Tu familia, amigos, compañeros  de trabajo y otros seres queridos pueden ser esas personas que necesitan conocer a Dios. Aprovecha cada oportunidad que tengas,  para compartir y mostrar el amor de Dios.

¡En estas fiestas comparte a Jesús!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

YesHeis 23-12-14

Un regalo de amor

El verdadero amor no se compra, no se vende, no se exige, no se acaba. El verdadero amor es una fuente pura de contacto con Dios, de su misma esencia.

No existe otro amor, ven a Jesús y experimenta el mejor regalo esta navidad.

 

Disfruta del video realizado y producido por YesHeis.

heart

¡Te salve la vida!

El primer trasplante de corazón fue tan difícil como esperado. El hombre que fue sometido a cirugía, estaba muy enfermo. Su corazón no bombeaba la suficiente sangre a sus pulmones, lo cual provocó algunas visibles deformaciones en su cuerpo.

Cuando acabó la cirugía y después de unos días, el hombre despertó y reaccionó.

-La operación ha sido un éxito, estoy muy orgulloso de haberle podido dar un nuevo corazón- le dijo el médico al paciente. El hombre no tenía palabras para agradecerle por lo que había hecho por él.

La fama de esta operación rápidamente fue anunciada en todo el mundo. Todos estaban asombrados de los avances de la medicina en esta área. Si bien este hecho tuvo una gran repercusión, hubo otro aún más trascendental, hecho por el médico de médicos, Cristo, que vino al mundo para morir por nosotros para que podamos tener un corazón nuevo como claramente lo podemos ver en su Palabra.

“Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne.” Ezequiel 36:26 (RV-1960)

Muchas veces nuestro corazón queda lastimado y endurecido. Está tan herido por la soledad, la traición, el pecado y la enfermedad, que necesita un trasplante de corazón.

Estas fechas son un recordatorio del gran día en que nuestro Salvador vino al mundo, solo con un propósito, salvarte la vida. Acepta su amor y perdón, además de un corazón nuevo que te ofrece sin ninguna condición.

“Porque el hijo del hombre no vino para ser servido, si no para servir y dar su vida en rescate por muchos.” Marcos 10:45 (RV-1960)

Deja que Jesús cambie tu corazón por completo, lo deje sin ninguna cicatriz y así te salve la vida.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

natividad 123

¿Felices fiestas o Feliz Navidad?

Aunque no hay una fecha exacta en la cual se pueda asegurar que fue el día en que Jesús nació, por cientos de años la Navidad ha sido la época para celebrar el nacimiento del Mesías.  Navidad es un derribado de la palabra en Latín, “nativitas” que significa nacimiento.  El lema central de la época siempre ha sido Jesús pero ahora con las Felices Fiestas el énfasis ya no es Jesús sino en el “Yo”.  La prioridad principal de las fiestas es el divertirse a lo máximo con buena música, compañía, comida y bebida.  Se da gusto a los sentidos y se goza de lo bueno que ofrece el mundo mientras se olvida dar debida honra al Creador.

Recursos, esfuerzo y tiempo son invertidos en crear un ambiente perfecto para las fiestas con luces, colores, ornamentos, sabores y fragancias.  Se compra la mejor ropa, se sirve la mejor comida y se organizan las mejores fiestas con tal de llamar la atención e impresionar.  A diferencia de la vanagloria de las Felices Fiestas, la Navidad honra el nacimiento en un pesebre del Rey de Reyes que se rebajo voluntariamente para hacerse hombre y tomar la naturaleza de siervo (Filipenses 2:3-8).

Las Felices Fiestas son días llenos de apuros por conseguir los mejores regalos a los mejores precios.  Las tiendas extienden sus horas de servicio y ofrecen descuentos con tal de incentivar a los millones de consumidores a que compren hasta cansarse o hasta que la tarjetas crédito alcancen su límite. El materialismo de las Felices Fiestas le ofrece a la persona una alegría efímera, estrés, cansancio y deudas.  Mientras la Navidad elogia el nacimiento de un Príncipe de Paz que es eterno, fuerte y un libertador (Isaías 9:6-7).

Con tal de adoctrinar a los niños para que celebren las Felices Fiestas se han inventado un sin número de historias y personajes ficticios.  El soldado cascanueces, Frosty el hombre de hielo, venados que vuelan, elfos, Santa Claus y La Señora Claus alegran a los niños.  Todos estos inventos confunden y apartan a los niños de conocer la verdad sobre la Navidad y Jesús.  A diferencia a los personajes ficticios de las Felices Fiestas, el personaje principal de la Navidad es Jesús, el verdadero hijo de Dios (Juan 14:6).

La Navidad y las Felices Fiestas no son igual.  La Navidad honra a Cristo mientras que las Felices Fiestas exaltan a muchas cosas menos a Dios.  Te motivamos a que te decidas por celebrar la Navidad.  No solo deseándole una “Feliz Navidad’ a otros sino tomando el tiempo para agradecer a Dios por enviarnos a Jesús, viviendo en obediencia a Dios y compartiendo con otros la historia y significado del nacimiento de Jesús (Mateo 1 y 2, Lucas 2).  ¡Feliz Navidad y bendiciones para ti y los tuyos!