Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

Cuando los demás nos dan la espalda, sentimos que somos las únicas personas que pasan por algo similar, sin embargo, Jesús también fue rechazado en repetidas ocasiones.

Al revisar su vida podemos ver que Él pasó por las mismas tentaciones y dificultades que nosotros; por lo que su ejemplo puede ayudarnos a lidiar con los problemas.

Jesús fue rechazado por…

Su familia terrenal

Y sus hermanos le dijeron:

—¡Sal de aquí y vete a Judea, donde tus seguidores puedan ver tus milagros! ¡No puedes hacerte famoso si te escondes así! Si tienes poder para hacer cosas tan maravillosas, ¡muéstrate al mundo!

Pues ni siquiera sus hermanos creían en él.

Juan 7:3-5 (NTV)

Si bien la Biblia solo relata la vida de Jesús y no se explaya en información con respecto a su familia terrenal, sabemos que José y María tuvieron hijos, medio hermanos de Jesús. Por lo tanto, es comprensible que ellos supieran del origen de Jesús y su verdadera identidad.

Y aunque nos gustaría pensar que en el hogar de José y María reinaba la armonía, la Biblia dice que los hermanos de Jesús no creían en Él. Esto debió ser difícil, ya que había venido al mundo con una misión, pero ya sufría rechazo en su propia casa.

Las personas de su pueblo

Pero ninguno de los que estaban allí quiso aceptar las enseñanzas de Jesús. Entonces él dijo: «A un profeta se le respeta en todas partes, menos en su propio pueblo y en su propia familia.»

Y como la gente no creía en él, Jesús no hizo muchos milagros en aquel lugar.

Mateo 13:57-58 (TLA)

En el Nuevo Testamento se registran solo algunos de los muchos milagros de Jesús; pero realizó muy pocos en su ciudad natal. La Biblia nos explica que esto se debe a que las personas no creían en Él, ni en su divinidad ni su misión en la Tierra. Es por ello que dijo la famosa frase: «Sólo en su propia tierra y en su propia casa menosprecian a un profeta» (BLPH).

Cuando comenzó a viajar por otras partes, advirtió a sus seguidores que sufrirían repudio, pero que esto debía ser motivo de alegría (Mateo 5:11-12).

Sus amigos y seguidores

Jesús sabía que Judas le iba a traicionar (John 13:21), pero no por eso dejó de mantenerlo en su grupo de discípulos. Él también sabía que Pedro le iba a negar (Mateo 26:34; Marcos 14:30) y que sus seguidores se esconderían y le dejarían solo en su arresto. Sin embargo, Él siguió tratándolos con amor hasta el último minuto.

Cristo sabía de antemano que sufriría rechazo, y vivir con ese conocimiento debió ser duro; mas Él se concentró en su propósito y no culpó a las personas, sino que intercedió ante Dios por ellos (Lucas 23:34).

Su Padre, Dios

A eso de las tres de la tarde, Jesús clamó en voz fuerte: «Eli, Eli, ¿lema sabactani?», que significa «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?».

Mateo 27:46 (NTV)

Los teólogos explican que momentos antes de morir, Dios abandonó a Jesús debido a que estaba cargando todos los pecados de la humanidad, y el Padre no puede habitar en donde hay pecado.

Del rechazo que sufrió a lo largo de su vida, este es probablemente el más difícil que le tocó enfrentar.

Cuando sentimos que nadie nos escucha e incluso Dios parece lejano, debemos recordar que nadie sufrió el rechazo así como Jesús; y es por esta razón que podemos acercarnos a Él confiadamente para recibir consuelo, perdón y salvación.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

3
4
0
2
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta