¿Dios puede cambiar a un hombre infiel?

¿Dios puede cambiar a un hombre infiel?

Si has sufrido de una decepción amorosa debido a la infidelidad, es probable que te preguntes si Dios puede cambiar a un hombre infiel. Esta clase de cuestionamientos es normal, sobre todo cuando la persona en cuestión promete dejar su vida pasada y ser fiel en la relación. Sin embargo, ¿cómo puedes confiar si es cierto o no?

El perdón no cambia el pasado

Perdonar es vital para que tú salgas adelante. Si no has tomado la decisión de perdonar, de nada vale que tu pareja cambie, porque siempre tendrás ese dolor en el corazón y no podrás ver el futuro con esperanza. Así que debes priorizar el perdón, no porque tu pareja se lo merezca, sino porque es necesario para tu sanidad.

Ahora bien, perdonar no significa ignorar el pasado o hacer como que nunca ocurrió. Está demostrado científicamente que nuestras experiencias nos ayudan a tomar decisiones en el futuro. Esto significa que en cualquier momento te acordarás de la infidelidad y eso te hará cuestionar la validez de la honestidad de tu pareja. Que suceda eso es normal, pero no puedes dejar que te ate de por vida.

Si después de la infidelidad decides quedarte con esa persona, es posible que dudes de lo que te dice con respecto a qué hizo o con quién estuvo. Y eso no es saludable, porque la confianza ya estará perdida.

Por otra parte, si decides no continuar con la relación, cuando en el futuro tengas otra pareja, quizá tengas dudas de si la infidelidad puede afectarte nuevamente.

En cualquiera de los casos, la única forma de encontrar paz contigo misma y tu relación es eligiendo el perdón.

La infidelidad en las parejas cristianas

Como creyentes sabemos que Dios puede cambiar a las personas, y muchos hombres infieles usan eso como base para mentir y seguir engañando a sus parejas. Esto contribuye a que muchas mujeres crean que una vez que un hombre es infiel, lo será para toda su vida.

Hay otras mujeres que piensan que si su pareja se convierte al cristianismo, de inmediato cambiará su forma de actuar y pensar. Pero eso no es verdad.

Dios puede cambiar a un hombre infiel, solo si…

Dios cambia a alguien, solo si la persona toma la decisión de que así sea. La Biblia dice que Jesús está a la puerta y llama (Apocalipsis 3:20), no dice que abre la puerta e impone. Esto significa para que exista un cambio en la vida de alguien, esa persona debe estar dispuesta a ese cambio.

Ahora bien, debemos tener presente que el cambio no es automático. Dios cambia los corazones, pero requiere un proceso de constante decisión por hacer el bien. El apóstol Pablo hace énfasis en este punto cuando dijo:

Sé que ustedes han recibido su mensaje y han aprendido la verdad que está en Jesús. Se les enseñó a dejar atrás la forma de vida que llevaban antes. Ese viejo ser va de mal en peor por los deseos engañosos. Aprendieron a renovar su forma de pensar por medio del Espíritu, y a revestirse del nuevo ser que Dios creó a su imagen para que practique la justicia y la santidad por saber la verdad.

Así que dejen las mentiras y «díganse siempre la verdad unos a otros» porque todos formamos parte del mismo cuerpo.

Efesios 4:21-25 (PDT)

Pablo da a entender que una vez que aprendemos sobre la verdad de Jesús, no tenemos por qué seguir viviendo como antes. Tenemos que decidir por el bien.

En otra carta que escribió a los colosenses, Pablo dice que mientras más conocemos a Dios, más nos parecemos a Él:

Por eso, den muerte a todos sus malos deseos; no tengan relaciones sexuales prohibidas, no sean indecentes, dominen sus malos deseos, y no busquen amontonar dinero, pues es lo mismo que adorar a dioses falsos. Todo esto hace que Dios se enoje con los desobedientes. Ustedes mismos se comportaban así antes de conocer a Cristo. Pero ahora tienen que dejar también todo esto: no se enojen, no busquen hacer el mal a otros, no ofendan a Dios ni insulten a sus semejantes, ni se mientan unos a otros, porque ustedes ya han dejado la vida de pecado y ahora viven de manera diferente.

En realidad, ustedes son personas nuevas, que cada vez se parecen más a Dios, su creador, y cada vez lo conocen mejor.

Colosenses 3:5-10 (TLA)

El cambio es una decisión del corazón que se refleja en las acciones

Entonces, Dios sí puede cambiar a un hombre infiel y convertirlo en uno que refleje el fruto del Espíritu y viva de acuerdo a Su voluntad. Pero solo si él toma esa decisión.

Como mujeres a veces creemos que podemos cambiar a las personas, sobre todo a la pareja; sin embargo, esa idea es errónea. Podemos influenciar a los demás, inculcarlos a que hagan el bien, inspirarlos con nuestras acciones, mas el verdadero cambio solo viene de un corazón transformado por Dios.

No puedes cambiar el comportamiento de tu pareja, pero sí puedes elegir hacer cosas por ti que beneficiarán a todos. Puedes elegir el perdón, la compasión y el amor que comienza por ti misma. Recuerda que debemos tratar a otros así como queremos que nos traten; así que no dejes que la venganza tome posesión de tus pensamientos.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

Cómo restaurar la confianza en la relación de pareja

Para restaurar la confianza en la relación de pareja se requiere de esfuerzo y constancia. Aquí te damos consejos puntuales para ello.

5 errores comunes que cometes al discutir con tu pareja

5 errores comunes que cometes al discutir con tu pareja y como evitarlos con la ayuda de la palabra de Dios y el dominio propio.

Superando los desafíos espirituales en una relación

Muchas parejas atraviesan tiempos difíciles. Es tan importante vivir superando los desafíos espirituales en una relación.

Tiempo de lectura:

3 minutes

Autor

Comentarios

Likes

0

Deja un comentario