Please log in or register to like posts.
Blog

Es natural que existan conflictos y discrepancias en una relación amorosa. Sin embargo, cómo se reacciona ante esta clase de situaciones y cómo se solucionan, son cruciales para la estabilidad de la pareja (para mayor información, leer ¿Muchas peleas = Pareja feliz?). Una discusión no resuelta y que se deja para después, puede causar problemas mayores a corto y largo plazo. Por lo tanto es importante remediar las disputas lo más pronto posible. Una manera de hacerlo es tomándose un tiempo a solas para reflexionar sobre lo ocurrido. Las siguientes preguntas te ayudarán a ver una manera distinta los conflictos y a hacer las paces con la persona a quien amas.

Sobre el conflicto

1. ¿Cómo se originó la pelea?

Detectar el verdadero origen de una discusión puede salvar tu relación. Por ejemplo, si discuten por algo que uno de los dos dijo, probablemente la otra persona se haya sentido herida por el tono con que se dijo y no por las palabras en sí. Una vez que identifiquen qué causa las discusiones, podrán trabajar en vencer ese problema específico.

2. ¿La discusión fue sobre un tema nuevo o frecuente?

Los conflictos nos solucionados pueden enterrarse, pero con el tiempo echan raíces y se hacen más grandes. Si tienen un problema el cual siempre posponen en solucionar, no lo hagan más. Si es un tema nuevo, procuren arreglarlo lo más pronto posible y arreglar cualquier tema pendiente.

3. ¿Cuál fue tu reacción?

Tus forma de actuar puede herir a tu pareja y/o agrandar el problema. Si reaccionas de forma violenta, si no quieres resolver el conflicto, si huyes, hieres a tu pareja o niegas tu culpabilidad, para la próxima considera ponerte un freno. Que tu amor por tu pareja sea más fuerte que tu temperamento.

Sobre tu pareja

4. ¿Supiste escuchar las razones de tu pareja?

La clave de una buena comunicación es escuchar y prestar atención (para aprender más, lee ¿Cómo realmente escuchar a alguien?) Si durante el altercado no escuchaste a tu pareja, conversen de nuevo y dale espacio para dar su versión de lo sucedido.

5. ¿Consideraste sus sentimientos?

Es probable que lo que dijiste haya sido basado en tu emoción del momento y que no hayas considerado los sentimientos de tu pareja. Quizá sea eso lo que causó otra herida más, pero estás a tiempo de remediarlo. La próxima vez ponte en el lugar de la otra persona y no digas algo que a ti no te gustaría escuchar.

6. ¿Qué es lo que más valoras de él o ella?

Esta pregunta es para identificar si el conflicto realmente vale la pena. Si el amor que se tienen es real, podrán superar cualquier problema que se les presente. Pero si están juntos por las razones equivocadas, es probable que cualquier simple obstáculo cause la ruptura de su relación. Por lo tanto es importante que recuerdes por qué estás con esa persona en primer lugar.

Sobre las consecuencias

8. ¿Cuáles crees que fueron tus errores, antes, durante y después de la discusión?

Analiza la situación con la cabeza fría. No intentes culpar a tu pareja, sino que también admite tus errores.

9. ¿Crees que este conflicto tiene solución? ¿por qué?

Quejarse y encontrar los errores es simple, pero lo difícil es proponer una solución. Para ser productivo en tu vida personal y en tu relación amorosa, aprende a ver soluciones y a plantear salidas.

10. ¿Cómo afectaría esta discusión en el futuro?

Piensa en un futuro cercano y lejano. ¿Realmente crees que vale la pena enojarse por una discusión así? ¿Piensas que lo mejor es buscar ayuda profesional para remediar esta solución? Tus decisiones hoy afectarán tu mañana. Si no quieres arrepentirte de nada, entonces toma decisiones sabias.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

0
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Reactions

Deja un comentario