Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

Conocer las historias de éxito de otros puede llevarte a la pregunta: ¿por qué ellos sí cumplen sus metas y yo no? A menudo no es cuestión de suerte sino de prudencia y sabiduría en las decisiones. Estas pueden llevarte a la ruina y alejarte de tus sueños. O también pueden conducirte al éxito deseado. Si analizas cada los testimonios de gente exitosa podrás darte cuenta de que ellos tienen prácticas que, a lo largo de los años, los ayudaron a convertirse en quienes son ahora. Entonces, ¿qué estás haciendo mal?

Estas son algunas razones por las que fracasas y no cumples tus metas

1. Tienes envidia

Las formas más comunes de envidia son:

–Cuando piensas que la otra persona lo tiene todo a su favor.
–Cuando piensas que puedes hacerlo mejor que él o ella.
–Cuando quieres estar en el lugar de esa persona (tener su vida, sus posesiones, su trabajo, etc.)

Para mayor información, leer: 3 señales de que eres envidioso

La envidia te hace perder el tiempo que podrías estar invirtiendo en tus metas. Si en lugar de fijarte en lo que otros tienen, notarías las herramientas que tienes ahora, tu presente sería muy diferente. No obtienes ninguna ventaja al envidiar al resto. Si continúas envidiando el éxito de otros y no te concentras en tus metas, nunca alcanzarás los sueños que tanto anhelas.

2. No eres persistente

¿Alguna vez te has maravillado al ver cómo los músicos profesionales ejecutan los instrumentos? Cualquiera de ellos podría decirte que no aprendió a hacerlo de la noche a la mañana. Les tomó meses aprenderlo y años más para convertirse en expertos. Si uno de ellos se hubiera rendido a mitad de camino, jamás hubiera logrado ser profesional. De igual forma, para alcanzar tus metas necesitas ser persistente. Eso quiere decir terminar lo que empiezas. Investigaciones revelaron el por qué la práctica hace al maestro, y esto tiene que ver con la motivación. El secreto está en encontrar algo que te motive a continuar y empeñarte hasta lograrlo.

Para mayor información, leer: ¿Por qué la práctica hace al maestro?

3. Hablas mucho, pero haces poco

Estudios revelaron que el éxito depende de a quién se lo cuentes. Sin embargo, hay gente que pasa el tiempo hablando de sus sueños pero no hacen nada por lograrlos. Si eres así, cuando pase el tiempo te darás cuenta de que estás en la misma posición que estabas cuando iniciaste. Y esto no solo es perjudicial para ti, sino que te creará un mal antecedente con el resto. Los demás se llevarán una mala imagen y no confiarán en tu palabra la próxima vez que hables.

4. Eres autosuficiente

Es bueno confiar en nuestras habilidades. Pero es perjudicial cuando lleva a la autosuficiencia. La gente exitosa no cree saberlo todo y busca la asesoría de expertos. Es así como logran alcanzar sus metas y no fracasan en el intento. Pedir ayuda no solo sirve para realizar los sueños, sino también en la madurez personal. Así que, si continúas creyendo que puedes hacerlo todo solo, el camino que te espera no te acercará a tus metas.

5. Tienes baja autoestima

La autosuficiencia es negativa, pero también lo es tener baja autoestima. Creer que eres inferior, o que tienes menos capacidades que el resto, arruinará tu futuro. Debes tener amor propio y reconocer las capacidades que tienes. Al mismo tiempo, debes aceptar tus debilidades y trabajar en ellas. La vida se trata de encontrar balance y nunca irse a los extremos. Esa es la mejor forma de alcanzas las metas.

6. Caes en el juego de la comparación

El éxito de alguien no es garantía de que tú lograrás lo mismo. Algunos creen que porque una persona X logró sus sueños de cierta manera, ellos también podrán. Esto no tiene lógica porque cada persona es diferente. Podemos tener cosas en común, pero eso no quiere decir que alcancemos las metas de igual manera. Lo peor que puedes hacer es compararte con otros y esperar obtener los mismos resultados. Si sigues considerando al resto como una medida de lo que quieres alcanzar, vivirás frustrado y no podrás aprender de tus propios errores.

7. Quieres que todo sea fácil

Sería estupendo despertar un día y hablar chino mandarín a la perfección sin haber estudiado. Lastimosamente, la vida no funciona así. Las cosas no se obtienen de inmediato; y si así sucede, se van tan rápido como llegaron. No esperes ganar la lotería para lograr tus metas. Tampoco esperes que alguien llegue y te conceda lo que deseas. Es inútil querer que todo sea fácil y es una de las razones por las que fracasas y no cumples tus metas. Si quieres obtener algo, levántate y comienza a trabajar en ello. ¡Tendrás mucha más satisfacción si luchas para obtenerlo!



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

20
15
3
0
0
1
Already reacted for this post.

Le gusta

Deja un comentario