Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 3 minutos
La oración es una práctica vital que contribuye a nuestro crecimiento espiritual; pero a veces podemos sentirnos abrumados cuando no oramos lo ejercitamos como realmente quisiéramos.

Por esa razón, a continuación encontrarás algunas herramientas que te ayudarán a orar y concentrarte en ese tiempo especial con Dios.

Herramientas que te ayudarán a orar más

Lista de oración

Jesús nos dejó un ejemplo de cómo debemos orar (Mateo 6:9-13), el cual incluye:

  • Alabanza a Dios.
  • Demostración de gratitud.
  • Presentación de la petición.
  • Arrepentimiento y perdón.

Cuando oramos, a veces nos olvidamos de alguno de estos puntos y nos enfocamos únicamente en pedir. Para evitar caer en ese error, las listas de oración son de gran ayuda.

Escribe una lista (de preferencia en una hoja de papel para evitar distraerte con el celular) y escribe en cada categoría.

Anota los motivos por los que Dios merece alabanza. Luego, escribe qué cosas te hacen sentirte gratitud hacia Dios. Añade también tus peticiones; si deseas, puedes subdividirlas en: peticiones personales, por otros, situaciones sociales, globales, misiones, etc.

Recuerda que cuando oras debes pedir perdón por tus pecados, ya sea que los hayas cometido con o sin intención, y pídele a Dios que te dé Su Espíritu Santo para que no vuelvas a repetirlos.

Cuaderno de oración

Para muchos, escribir sus oraciones en un cuaderno les ayuda a ordenar sus pensamientos. Esta herramienta es útil porque te permite ver la evolución de tu manera de orar.

Cabe resaltar que el cuaderno de oración no reemplaza al tiempo de comunicación con Dios, sino que es un recurso.

Si te sientes cómodo, puedes utilizar las notas en el celular; pero si hay mucho contenido que te distrae, entonces escribe en hojas de papel.

Calendario de oración

Para organizarte mejor en tu rutina de oración puedes tener un calendario y establecer motivos específicos por día o semana. De esa manera puedes ponerte recordatorios y así no olvidar ninguno de tus planes.

Por ejemplo, puedes disponer de tu semana de la siguiente manera:

  • Lunes: Orar por los problemas del mundo.
  • Martes: Orar por temas personales.
  • Miércoles: Orar por la Iglesia.
  • Jueves: Orar por otros.
  • Viernes: Orar por la situación social y política.
  • Sábado: Orar por las peticiones de los demás.
  • Domingo: Orar por temas espirituales.

La organización de tu semana puede ser según tus necesidades; pero cada día debes alabar y agradecer a Dios, así como también arrepentirte y pedir perdón.

Orar mientras caminas

Aunque esta no es una herramienta, una práctica que te ayudará a orar más es caminar al mismo tiempo que oras.

Si bien algunos dicen que la postura ideal para la oración es de rodillas, a otras personas les favorece tener un tiempo a solas mientras caminan y hablan con Dios. Y si ese es tu caso, puedes separar un tiempo para ponerlo en práctica.

Recuerda que no es un momento para hablar contigo mismo sino con Dios. Cuando te acostumbres a hacerlo, verás que cada tiempo libre de tu día será una ocasión para comunicarte con el Señor.

Leer libros sobre el tema

Hay numerosos libros referidos a la oración, los cuales son de apoyo para tener una mejor comprensión de cómo funciona y qué debemos hacer cuando hablamos con Dios. Estas herramientas te servirán para orar con más entusiasmo y sentir que estás pasando un tiempo especial con Jesús.

Estudiar las oraciones en la Biblia

En la Biblia tenemos un registro de las oraciones de personas que acudieron a Dios en momentos clave. Al leerlas y analizarlas podrás ver cómo se acercaban a Él, qué términos usaban y de qué manera Él les respondía su clamor.

Estudiar el ejemplo de otros te ayudará a detectar tus errores y aciertos, ademas que te servirá para entender que a veces Dios responde de la forma que menos esperamos.

Orar con otros

La Biblia anima a que oremos en privado y en secreto (Mateo 6:6); sin embargo también nos dice que debemos reunirnos con otros creyentes porque en medio está la presencia de Dios (Mateo 18:20). Así que si quieres estar constantemente animado por otras personas que también oran, entonces asiste a reuniones de oración.

A algunos se les facilita orar en grupo; pero otros prefieren concentrarse en privado. Elige cualquiera de los dos métodos, según creas más conveniente.

Pero recuerda que ya sea que estés a solas o en grupo, la oración es una práctica personal. nadie puede comunicarse con Dios a tu cuenta; y si quieres crecer en tu fe, debes practicarlo.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

5
2
2
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta