Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos
Todos perdemos el tiempo en una u otra actividad improductiva. Sin embargo, hay otros que pasan el día sin hacer nada constructivo y creen que no tienen el suficiente tiempo para hacer lo que deben.
Podemos pensar que la administración de nuestras horas nos compete únicamente a nosotros; pero en las Sagradas Escrituras encontramos que también es una cuestión espiritual.

En la Biblia encontramos algunos puntos claves que nos dicen que perder el tiempo tiene repercusiones serias y que debemos considerar mejor cómo usamos el día.

¿Qué dice la Biblia sobre perder el tiempo?

Perder el tiempo afecta tus finanzas

Pero tú, holgazán, ¿hasta cuándo seguirás durmiendo?
¿Cuándo despertarás?
Un rato más de sueño, una breve siesta,
un pequeño descanso cruzado de brazos.
Entonces la pobreza te asaltará como un bandido;
la escasez te atacará como un ladrón armado.

Proverbios 6:9-11 (NTV)

A todos nos hace bien descansar un momento; pero la Biblia dice que darle lugar a la pereza afecta nuestras finanzas (Proverbios 24:30-34).

Por ejemplo, si al día pasamos 8 horas en las redes sociales o revisando nuestro celular, en un año perderíamos 2,920 horas. Ahora hay maneras de verificar cuánto usamos el celular; y estas cifras indican que pasamos el tiempo en lo que no debemos, en vez de ser productivos.

Para algunos, 8 horas al día puede ser poco; pero a largo plazo es una cantidad considerable, teniendo en cuenta que la vida no es larga y que no tenemos todo el tiempo del mundo.

No administrar bien el tiempo nos impide alcanzar sabiduría

Haznos entender que la vida es corta, para así vivirla con sabiduría.

Salmos 90:12 (PDT)

Cuando ocupamos nuestro tiempo en cosas banales, no podemos adquirir conocimiento ni sabiduría. Incluso si creemos que ambas son innecesarias, la Biblia nos advierte que la vida es corta y que debemos ser buenos administradores de lo que tenemos, y eso incluye nuestro tiempo.

A Dios le importa lo que hacemos con nuestro tiempo

El cuerpo de ustedes es como un templo, y en ese templo vive el Espíritu Santo que Dios les ha dado. Ustedes no son sus propios dueños. Cuando Dios los salvó, en realidad los compró, y el precio que pagó por ustedes fue muy alto. Por eso deben dedicar su cuerpo a honrar y agradar a Dios.

1 Corintios 6:19-20 (TLA)

La Biblia dice que debemos buscar primero el reino de Dios (Mateo 6:33), no darle prioridad a nuestra pereza. Además, sabemos que como aceptamos el sacrificio de Jesús, nuestros cuerpos —y, por lo tanto, nuestras acciones— ya no nos pertenecen sino que tienen el propósito de honrar a Dios.

Cuando perdemos el tiempo, no le dedicamos horas a Dios; por lo que debemos de corregir nuestra manera de vivir y ser más sabios en la distribución de nuestro día.

Cómo administras tu tiempo determina tu calidad de vida

Trabaja con empeño y gobernarás; sé perezoso y otro a ti te gobernará.

Proverbios 12:24 (NBV)

Ningún extremo es bueno: ni dedicarse en exceso al trabajo ni ser perezoso. La Biblia nos dice que hay que trabajar con empeño porque así evitaremos ser gobernados por otros; y es que las personas más exitosas en diferentes ámbitos son aquellas que son prudentes con sus recursos y su tiempo.

Si queremos tener una buena calidad de vida debemos usar cada minuto con sabiduría y propósito.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

6
2
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Le gusta

Deja una respuesta