Please log in or register to like posts.
Blog

Una tendencia popular en internet es la de enviar la fotografía de una persona y pedirle a varios artistas o diseñadores gráficos que hagan los cambios que consideren necesarios para que ella luzca hermosa, de acuerdo a los estándares de su país. Al ver las fotografías editadas es increíble ver cuán distintos son los conceptos de belleza en diversas partes del mundo. Hay preferencias por el peso, la forma del rostro y del cuerpo, el tono de piel, el tipo de maquillaje, el color del cabello y los ojos, la forma de los labios y demás características.

En cada lugar existen estándares de belleza que no son iguales a las de otros países. Esto se denota especialmente cuando son países de diversos continentes. Pero estas tendencias de belleza no solo varían de acuerdo a la localidad, sino que también han cambiado con el paso de los años. Lo que era atractivo antes, no lo es ahora, pero probablemente vuelva a serlo de aquí a unos años.

Todos estos hechos demuestran que solo una pequeña parte de la población puede alcanzar los estándares de belleza. Sin embargo, la publicidad, las redes sociales y los medios de comunicación venden otra realidad. Ofrecen miles de opciones que supuestamente permiten ser más atractivos por fuera, pero teniendo en cuenta los costos de esos procedimientos y lo inestable que es una tendencia de belleza, es casi imposible que todas las personas sean bellas según la sociedad. Incluso si logran serlo, tendrían que estar constantemente reinventándose a sí mismos para estar a la par con las tendencias.

Esto significa que es casi imposible ser hermosos ante los ojos de la gente; sin embargo, no es algo que debería preocuparnos.

Hay cualidades y virtudes que son mundialmente atractivas. Éstas se cultivan en el interior y reflejan en el exterior; nunca pasan de moda y son aceptadas en todas las culturas. Las buenas cualidades tales como la amabilidad, bondad, alegría, compasión, honestidad, entre otras, son las que hacen que una persona tenga una belleza incomparable. Ésa es la clase de hermosura a la que debemos aspirar. Esto no implica descuidar el aspecto externo, sino hacer que el interior concuerde con el exterior. Para lograrlo se debe encontrar el balance entre ambos y no dejar que las modas y cambios culturales afecten la belleza interna.

 
 
 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

0
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Reactions

Deja un comentario