Jesús advirtió que después de su ascensión al cielo aparecerían falsos líderes que intentarían confundir a las personas (Hechos 20:28-30). Y esto se ha cumplido pues a lo largo de la historia se han levantado falsos líderes que han manipulado y distorsionado la Biblia para su propio beneficio. Esta clase de personas se distinguen por lo siguiente:

1. Niegan que Jesús es nuestro Salvador

«Pero hubo falsos profetas entre el pueblo, como también entre ustedes habrá falsos maestros que introducirán encubiertamente herejías destructivas llegando aun hasta negar al soberano Señor que los compró, acarreando sobre sí mismos una súbita destrucción». 2 Pedro 2:1 (RVA-2015)

La Biblia es muy clara al señalar que el único que puede dar salvación es Jesús (Hechos 4:11-12). No existe otro medio ni forma por la cual podamos tener vida eterna parte de Él. Sin embargo, los falsos líderes aseguran que la salvación puede obtenerse a través de maneras alternas: por buenas obras, compras de artefactos milagrosos, ritos extremos, entre otros. Esto no solo contradice lo que la Biblia afirma, sino que también nos lleva a negar a Jesús como nuestro Salvador, por lo tanto, debemos tener cuidado de caer en esta clase de pensamientos y corrientes.

2. Su motivación es el dinero

«Por avaricia harán mercadería de ustedes con palabras fingidas. Desde hace tiempo su condenación no se tarda y su destrucción no se duerme». 2 Pedro 2:3 (RVA-2015)

Todos los que hemos aceptado a Jesús en nuestros corazones sabemos que la tarea de hablar con otros sobre nuestra fe es algo que hacemos por amor al prójimo y no por amor al dinero. No obstante, la motivación principal de los falsos líderes es lucrarse en cada oportunidad que se presenta. Carecen de una pasión real por Dios y su mensaje, y lo único que les importa es incrementar sus ingresos financieros.

3. Son un mal ejemplo en la sociedad

«Muchos los seguirán en sus prácticas vergonzosas, y por causa de ellos se difamará el camino de la verdad». 2 Pedro 2:2 (RVA-2015)

Los falsos líderes son de mala influencia y desprestigian a los verdaderos creyentes en Jesús. En la sociedad son vistos de forma negativa y su comportamiento empeora el pobre concepto que se tiene de ellos.

4. No tienen una verdadera relación con Dios

«Así ha dicho el Señor de los Ejércitos: “No escuchen las palabras de los profetas que les profetizan. Ellos los llenan de vanas esperanzas; hablan visión de su propio corazón, no de la boca del Señor”». Jeremías 23:16 (RVA-2015)

La Biblia indica que los falsos líderes pueden hacer «grandes señales y maravillas» (Mateo 24:24-27) y que con eso engañan a muchas personas. No obstante, ese poder no viene de Cristo. Ellos no tienen una verdadera relación con Dios y hacen artimañas que confunden los demás. Por esta razón es importante que le pidamos a Dios discernimiento para saber quién viene de su parte y quién no.

5. Te dirán exactamente lo que quieres escuchar

«Pues vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que, teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias pasiones, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas». 2 Timoteo 4:3-4 (RVR1995)

Cuando hacemos algo malo y no queremos dejar de hacerlo es común que busquemos una justificación que nos permita continuar practicándolo. La Biblia advierte que los falsos líderes dicen lo que otros quieren escuchar a fin de incentivarles seguir haciendo lo que está mal ante los ojos de Dios. Actualmente es común que lo malo se le llame bueno, y a lo bueno malo (Isaías 5:20), pero esto sólo nos aleja de Jesús.

6. Sus frutos son malos

«Cuídense de los falsos profetas, que vienen a ustedes disfrazados de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Ustedes los conocerán por sus frutos, pues no se recogen uvas de los espinos, ni higos de los abrojos. Del mismo modo, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. El buen árbol no puede dar frutos malos, ni el árbol malo dar frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego. Así que ustedes los conocerán por sus frutos». Mateo 7:15-20 (RVC)

Los falsos líderes dicen conocer a Dios, pero sus acciones no reflejan esta afirmación (Tito 1:15-16 RVC). Son un mal ejemplo para quienes los rodean y en vez de representar un cambio positivo, son un ejemplo más de lo que es vivir lejos de Dios.

7. Te incitan a seguir tus propios deseos

«Cuando hablan, lo hacen con palabras arrogantes y vanas; mediante las pasiones humanas y el libertinaje seducen a los que habían comenzado a apartarse de los que viven en el error. Les prometen libertad, pero ellos mismos son esclavos de la corrupción, pues todo aquel que es vencido, se vuelve esclavo del que lo venció». 2 Pedro 2:18-19 (RVC)

Hay muchas corrientes que están poniendo énfasis en las pasiones humanas por encima de las ordenanzas bíblicas. Utilizan como pretexto la naturaleza humana para justificar los pecados que cometemos. Afirman que ser libre es dejarse guiar por los instintos. Los falsos líderes animan a las personas a seguir esta corriente y a dejar de lado el dominio propio.

Te interesa:  ¿Por qué fracasan los líderes?

8. No practican lo que predican

«…no sigan su ejemplo, porque dicen una cosa y hacen otra. Imponen sobre la gente cargas pesadas y difíciles de llevar, pero ellos no mueven ni un dedo para levantarlas». Mateo 23:3-4 (RVC)

Los falsos líderes ordenan cosas que ellos nunca cumplen. Les es fácil imponer reglas y exigir a los demás, pero nunca se empeñan en cumplirlas por su cuenta. Son buenos juzgando pero no haciendo.

9. Buscan fama y gloria personal

«Al contrario, todo lo que hacen es para que la gente los vea. Ensanchan sus filacterias y extienden los flecos de sus mantos, y les encanta ocupar los mejores asientos en las cenas y sentarse en las primeras sillas de las sinagogas, y que la gente los salude en las plazas y los llame: “¡Rabí, Rabí!” Pero ustedes no busquen que los llamen “Rabí”, porque sólo uno es el Maestro de ustedes, y ése es el Cristo; y todos ustedes son hermanos. Ni llamen “padre” a nadie en la tierra, porque sólo uno es el Padre de ustedes, y él está en los cielos. Tampoco se hagan llamar “maestros”, porque sólo uno es su Maestro, y es el Cristo. El que sea más importante entre ustedes, sea siervo de todos. Porque el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido». Mateo 23:5-10 (RVC)

El problema con la fama y gloria personal es que nos hace creernos el centro de todo, especialmente de nuestras propias vidas. Pero quien debe serlo es Jesús. Los falsos líderes buscan fama para sí mismos y hacen lo posible para llevarse el crédito en todo. Dejan de lado a quien es el único digno de llevarse toda la honra y gloria: Jesús.

10. Abusan de las personas que tienen a cargo

«Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque devoráis las casas de las viudas, y como pretexto hacéis largas oraciones; por esto recibiréis mayor condenación. Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque recorréis mar y tierra para hacer un prosélito, y una vez hecho, le hacéis dos veces más hijo del infierno que vosotros». Mateo 23:14-29 (RVR1960)

Un verdadero líder no abusa de quienes le siguen. En cambio, un falso líder utiliza, manipula y trata como sus subordinados a quienes le siguen. El ejemplo de líder es el que Jesús nos dejó, y en ningún momento Él se comportó de esa manera. Todo lo contrario, Él sirvió a sus discípulos e incluso les lavó los pies para demostrar que un buen líder es primero un servidor.

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.