• “¿Sigues soltera?”
  • “¿Aún no tienes novio?”
  • “¡Se te está pasando el tren!”
  • “¿Cuándo piensas casarte?”
  • “¡Seguro que no piensas quedarte sola toda la vida!”

Así como tú tienes tus razones para estar soltera, los que te rodean también tienen sus propios motivos para preguntarte el por qué de tu estado civil. Es posible que algunos tengan buenas intenciones al interesarse en tu soltería, pero es más probable que esta clase de frases solo te hagan sentir incómoda, molesta, y quizá, triste. Estos sentimientos negativos pueden llevarte a pensar que estás sola o que nadie te amará nunca; y esto se vuelve especialmente peligroso cuando le das rienda suelta a tus emociones y te dejas cegar por ellas. Sin embargo, nunca es tarde para retornar el control de vida y comenzar a ver tu soltería como algo bueno y no como una enfermedad de la cual quieres curarte.

1. Descubre tu propósito.

Nadie nace por accidente. Dios permite que las personas existan porque tiene un plan para ellas. El problema es que a veces creemos las mentiras que dicen que no servimos para nada. La realidad es que cuando uno descubre su propósito, el rumbo de la vida va dirigido hacia esa meta, y las cosas que aprendemos o adquirimos en el camino son bendiciones que Dios nos da. Si en lugar de lamentarte por tu soltería, te enfocas en descubrir y trabajar en tu propósito, te darás cuenta de que eres mucho más especial de lo que crees.

2. Sé honesta contigo misma.

Una pregunta que te ayudará a poner tu vida amorosa en perspectiva es: “¿Cuál es la verdadera razón por la que quiero un novio?” Si tu respuesta es honesta, encontrarás que tu descontento con tu soltería tiene una raíz y una solución. Para que tengas una perspectiva, a continuación encontrarás algunas de las réplicas más comunes:

  • Porque quieres sentirte amada.
  • Porque quieres que los demás dejen de juzgarte.
  • Porque quieres probarle a tu ex que encontraste a alguien mejor que él.
  • Porque quieres que tu familia se sienta orgullosa.
  • Porque quieres subir tu estatus social y/o económico.
  • Porque quieres olvidar a alguien.
  • Porque quieres que los demás hablen de tu relación.
  • Porque tienes miedo a quedarte sola.
  • Porque quieres sentir que no hay nada de malo contigo.
  • Porque quieres tener tu boda soñada.
  • Porque quieres tener hijos.
  • Porque quieres encontrar el amor verdadero.

Tu respuesta puede ser distinta a las mencionadas anteriormente, pero si te das cuenta, la mayoría de ellas revela que estás viendo a los hombres como objetos y no como seres humanos. Piensas que tener novio es como adquirir un bien para tu beneficio, pero el amor real no es egoísta. Por otra parte, tener un novio no solucionará tus problemas emocionales o tus relaciones sociales.

Te interesa:  Señales de que eres más perezoso de lo que crees

Una vez que seas sincera contigo misma, podrás notar que hay mucho por trabajar en ti misma antes de buscar novio. De hecho, estas son buenas noticias porque significa que aún tienes tiempo para corregir tu forma de pensar. Para lograrlo, enfócate en sanar tus heridas, disfrutar aquello que amas y realizar tus sueños. Verás que hay mucho de la vida que te estás perdiendo y que puedes lograr con tu propio esfuerzo. Además, debes aprovechar esos momentos para mejorar tu relación con Dios y dejar que Él te haga la persona que quiere que seas. Antes que te des cuenta comenzarás a ver a los hombres de una perspectiva diferente y tendrás el discernimiento adecuado para saber cuándo es tiempo de comenzar una relación.

3. Ama tu interior y exterior.

Una frase popular dice que no hay mujer fea sino mal arreglada, y tiene mucha razón. Esto no solo se aplica en la belleza externa, sino también en la interna. Tu interior y exterior deben trabajarse de la mano. No esperes tener el cuerpo perfecto para sentirte especial; y tampoco esperes que tu interior se refleje si no haces esfuerzos mínimos por mejorar tu imagen.

4. Sal de tu zona de comodidad.

Una excelente manera de descubrir talentos escondidos es probar cosas nuevas. Si nunca te atreviste a aprender una nueva habilidad, viajar, o alguna otra cosa fuera de tu zona de comodidad, entonces es momento que lo hagas. Esto te permitirá crecer como persona y al mismo tiempo darte la oportunidad de vivir nuevas aventuras y conocer gente; y quién sabe, en el camino tal vez podrías conocer a la persona adecuada para ti.

5. Deja de buscar el amor de tu vida.

El problema con buscar a la persona correcta por tus propios medios es que corres un alto riesgo de equivocarte y salir lastimada. En cambio, cuando dejas que sea Dios quien guíe tu camino y te muestre a la persona correcta y en el tiempo adecuado, las cosas saldrán de acuerdo a su propósito. Sin embargo, es importante que entiendas que esperar no significa quedarte sentada y esperar que tu novio caiga del cielo. Esperar significa conocer personas, formar amistades y no desesperarte por iniciar una relación amorosa. Esperar implica tener fe que Dios te dará conforme a su voluntad.

¿Quieres aprender más? Lee 10 mandamientos de los solteros.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.