Tal vez más de uno ha sentido que los años han pasado con tal rapidez, que la transición entre ser adolescente, joven, y adulto, fue más corta de lo que se pensó. Por ello, es importante tener una constante comunión con Dios en cada etapa de nuestra vida a través de la oración. Hay muchos temas por los cuales debemos orar; sin embargo, también es bueno que los jóvenes oren por su futuro.

  1. Influencias: Debemos escoger bien a nuestras amistades, a las personas que admiramos, y a aquellos que ejercen algún tipo de influencia en nuestra vida. Para ello, debemos pedir a Dios que nos ayude a escoger la clase de personas por las cuales queremos estar rodeadas; y también para que seamos una buena influencia para los demás.
  2. Trabajo: No sólo debemos orar para que Dios nos dé sabiduría al momento de escoger lo que será nuestra ocupación, sino también que nos guíe para encontrar el trabajo adecuado. Esto no solo implica un empleo bien remunerado, sino también uno donde podamos desarrollarnos en nuestra profesión, como personas, y en la manera en que servimos a los demás.
  3. Familia: No basta con pedirle a Dios que nos muestre quién es la persona adecuada para casarnos, sino que también nos ayude a convivir en el matrimonio. Es importante pensar que no toda la vida seremos solteros -a menos que esa sea tu decisión- y que algún día tendremos descendencia. No es necesario esperar a que lleguen los hijos para recién orar por ellos. Desde jóvenes, debemos encomendar a Dios el futuro de nuestros hijos, y pedir sabiduría para criarlos. También no debemos olvidar orar por nuestra vejez, para pasar nuestra ancianidad en paz con todos y sin sentirnos desamparados.
  4. Dinero: Manejar las finanzas puede resultar difícil si es que no se ha tenido la buena costumbre de hacerlo; no obstante, nunca es tarde para aprender. Aceptar con humildad que necesitamos ayuda en esta área, es un paso para tener éxito. También debemos pedir a Dios para tener autocontrol al momento de gastar, ahorrar apropiadamente, etc.
  5. Impacto: No fuimos diseñados para vivir eternamente en la Tierra. Esto no quiere decir que debamos despojarnos de la realidad, sino que debemos aprovechar el tiempo y compartir el mensaje de Jesús con nuestras vidas. Es importante impactar a los demás, de manera que nuestro tiempo en este planeta no sea en vano. Después de todo, ésa es nuestra misión aquí.
Te interesa:  ¡No permitas que los niños consuman alcohol!

Tampoco debemos olvidar que no sólo debemos pedir y pedir. También debemos ser agradecidos con Dios por todas aquellas cosas que damos por hecho, o que recibimos sin merecer.

“Dedíquense a la oración: perseveren en ella con agradecimiento” – Colosenses 4:2

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.