Para bajar de peso saludablemente se recomienda una serie de cosas. Algunas de ellas parecen demasiado increíbles para funcionar, caen en el mito y se desvían de la verdad. Sin embargo, hay descubrimientos científicos que han demostrado que algunas de esas prácticas sí funcionan. Una de ellas es el cambio de horario de la comida.

Estudiosos del Centro de Investigación Biomédica de Pennington en Baton Rouge, Lousiana, descubrieron que el sistema de ritmo circadiano es importante para perder peso. Los ritmos circadianos son cambios físicos, mentales y conductuales que suceden debido a la luz y la oscuridad. Por ejemplo, cuando llega la noche nuestro cuerpo sabe que debemos dormir y de día debemos despertarnos. Esto sucede gracias al reloj biológico que está a cargo de los ritmos circadianos.

Tras su investigación, el equipo de estudiosos encontró que al sincronizar las tres comidas al día con el ritmo circadiano se puede bajar de peso más rápido. Además, reduce el apetito, quema grasa de manera más eficiente y mejorar la salud metabólica en general.

Diversos análisis prueban que necesitamos más energía durante las primeras horas del día. Con esto en mente, los investigadores hicieron que personas obesas cambiaran sus horarios de comida. Al principio les indicaron comer a las 8 a.m., 2 p.m. y 8 p.m. durante cuatro días. Luego se les cambió la rutina por otros cuatro días, sus nuevos horarios de comida fueron: 8 a.m., 11 a.m., y 2 p.m. En cada comida se les servía alimentos con las calorías, proteínas y los nutrientes suficientes.

Te interesa:  Alimentos anti envejecimiento

Después de ese plazo notaron que sus niveles de grelina (conocida como la ≪hormona del hambre≫) habían disminuido. Esta hormona se encarga de estimular el apetito, estabilizar el hambre, disminuir el deseo de comer y aumentar la sensación de saciedad.

Los resultados del experimento probaron que al organizar más temprano el horario de la comida, el apetito de las personas con sobrepeso se normaliza. Si bien aun se necesita más investigación en este tema, la recomendación general que dan los especialistas es comer mayores proporciones de tamaño en la mañana y no en la noche.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Ravussin, E., Beyl, R., Poggiogalle, E., Hsia, D., & Peterson, C. (2019). Early Time‐Restricted Feeding Reduces Appetite and Increases Fat Oxidation But Does Not Affect Energy Expenditure in Humans. Obesity, 27(8), 1244-1254. doi: 10.1002/oby.22518

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.