No hay un mandamiento en la Biblia que diga textualmente: ≪os ejercitaréis a diario≫. Y quizá por esa razón muchos creen que no es necesario hacer actividad física. Sin embargo, hay otros versículos en la Biblia que nos dan una idea con respecto a este tema.

Una parte en 1 Timoteo 4:7-8 (RVR1960) dice: ≪ejercítate para la piedad; porque el ejercicio corporal para poco es provechoso≫. Algunos pueden creer que este pasaje es una justificación para no hacer ejercicio ya que la misma Biblia indica que tiene pocos beneficios. No obstante, cuando leemos el contexto podemos entender que Pablo se refería a que de nada vale el ejercicio físico si descuidamos nuestra salud espiritual. En otra versión, el versículo 8 y 9 dicen:

≪Es verdad que el ejercicio físico ayuda a que todo el cuerpo esté sano, pero es mucho mejor esforzarse por confiar cada vez más en Dios, porque nos hace bien aquí en la tierra y también nos servirá cuando vivamos en el cielo. Esto es una verdad que podemos creer, y debemos creer.≫

1 Timoteo 4:8-9 (TLA)

Esos textos no restan importancia al ejercicio, sino que puntualizan el aspecto espiritual. Lo cual significa que debemos prestar atención a la salud física y también a la espiritual.

Te interesa:  Ilustra tu fe: Salmo 23

Asimismo 1 Corintios 10:31 (RVC) dice: ≪si ustedes comen o beben, o hacen alguna otra cosa, háganlo todo para la gloria de Dios≫. Este pasaje concuerda con 1 Corintios 6:19 (TLA), en donde dice: ≪el cuerpo de ustedes es como un templo, y en ese templo vive el Espíritu Santo que Dios les ha dado. Ustedes no son sus propios dueños≫. Ambos pasajes nos dan a entender que el mantenimiento de nuestro cuerpo es nuestra responsabilidad; no porque sea nuestro cuerpo, sino porque es propiedad de Dios. Si comemos, nos ejercitamos o cualquier otra cosa que hagamos a favor de nuestra salud debe ser para darle la gloria a Dios.

Si descuidamos nuestra salud física estamos descuidando el tempo del Espíritu Santo (que es nuestro cuerpo) y por lo tanto, estamos deshonrando a Dios. Debemos ejercitarnos porque es una manera con la cual estamos cuidando nuestro cuerpo; la Biblia no nos dice literalmente que debemos de hacer ejercicio, pero sí nos insta a hacer todo lo que sea posible para honrar a Dios también en la parte física.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.