La oración es el medio por el cual nos comunicamos con Dios. La Biblia nos enseña que es algo que debemos practicar a diario y que nos acerca a Jesús. Estos son algunos versículos sobre la oración:

Esdras 8:23 (TLA)

«Así que ayunamos y oramos a Dios pidiéndole que nos cuidara, y él nos escuchó.»

Job 42:10 (NTV)

«Cuando Job oró por sus amigos, el Señor le restauró su bienestar. Es más, ¡el Señor le dio el doble de lo que antes tenía!»

Salmos 143:1 (RVR1960)

«Oh Jehová, oye mi oración, escucha mis ruegos; respóndeme por tu verdad, por tu justicia.»

Jeremías 29:12-13 (NTV)

«En esos días, cuando oren, los escucharé. Si me buscan de todo corazón, podrán encontrarme.»

Mateo 6:6-13 (DHH)

«Pero tú, cuando ores, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre en secreto. Y tu Padre, que ve lo que haces en secreto, te dará tu premio. Y al orar no repitan ustedes palabras inútiles, como hacen los paganos, que se imaginan que cuanto más hablen más caso les hará Dios. No sean como ellos, porque su Padre ya sabe lo que ustedes necesitan, antes que se lo pidan. Ustedes deben orar así:

“Padre nuestro que estás en el cielo,
santificado sea tu nombre.
Venga tu reino.
Hágase tu voluntad en la tierra,
así como se hace en el cielo.
Danos hoy el pan que necesitamos.
Perdónanos el mal que hemos hecho,
así como nosotros hemos perdonado
a los que nos han hecho mal.
No nos expongas a la tentación,
sino líbranos del maligno.”»

Mateo 21:22 (RVC)

«Si ustedes creen, todo lo que pidan en oración lo recibirán.»

Mateo 26:41 (NVI)

«Estén alerta y oren para que no caigan en tentación. El espíritu está dispuesto, pero el cuerpo es débil»

Marcos 11:23-26 (TLA)

«Les aseguro que, si tienen confianza y no dudan del poder de Dios, todo lo que pidan en sus oraciones sucederá. Si le dijeran a esta montaña: “Quítate de aquí y échate en el mar”, así sucedería. Sólo deben creer que ya está hecho lo que han pedido. Cuando oren, perdonen todo lo malo que otra persona les haya hecho. Así Dios, su Padre que está en el cielo, les perdonará a ustedes todos sus pecados.»

Lucas 6:28 (RVA-2015)

«Bendigan a los que los maldicen y oren por los que los maltratan.»

Lucas 11:13 (BLPH)

«Pues si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¿cuanto más el Padre que está en el cielo dará el Espíritu Santo a quienes se lo pidan?»

Juan 14:13-14 (RVC)

«Y todo lo que pidan al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo piden en mi nombre, yo lo haré.»

Hechos 4:31 (BLPH)

«Apenas terminaron de orar, tembló el lugar donde estaban reunidos y todos quedaron llenos del Espíritu Santo. Así pudieron luego proclamar el mensaje de Dios con plena libertad.»

Romanos 12:12 (BLPH)

«Vivan alegres por la esperanza, animosos en la tribulación y constantes en la oración.»

Romanos 8:26 (PDT)

«De igual manera, el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad. Por ejemplo, cuando no sabemos qué pedirle a Dios, el Espíritu mismo le pide a Dios por nosotros. El Espíritu le habla a Dios a través de gemidos imposibles de expresar con palabras.»

Filipenses 4:6 (NTV)

«No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo. Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que él ha hecho.»

Colosenses 4:2 (RVC)

«Dedíquense a la oración, y sean constantes en sus acciones de gracias.»

1 Tesalonicenses 5:17-18 (NVI)

«Oren sin cesar, den gracias a Dios en toda situación, porque esta es su voluntad para ustedes en Cristo Jesús.»

Santiago 1:5-6 (NTV)

«Si necesitan sabiduría, pídansela a nuestro generoso Dios, y él se la dará; no los reprenderá por pedirla. Cuando se la pidan, asegúrense de que su fe sea solamente en Dios, y no duden, porque una persona que duda tiene la lealtad dividida y es tan inestable como una ola del mar que el viento arrastra y empuja de un lado a otro.»

Santiago 4:1-3 (TLA)

«¿Saben por qué hay guerras y pleitos entre ustedes? ¡Pues porque no saben dominar su egoísmo y su maldad! Son tan envidiosos que quisieran tenerlo todo, y cuando no lo pueden conseguir, son capaces hasta de pelear, matar y promover la guerra. ¡Pero ni así pueden conseguir lo que quieren! Ustedes no tienen, porque no se lo piden a Dios. Y cuando piden, lo hacen mal, porque lo único que quieren es satisfacer sus malos deseos.»

Santiago 5:14-16 (RVA-2015)

«¿Está enfermo alguno de ustedes? Que llame a los ancianos de la iglesia y que oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor. Y la oración de fe dará salud al enfermo, y el Señor lo levantará. Y si ha cometido pecados le serán perdonados. Por tanto, confiésense unos a otros sus pecados, y oren unos por otros de manera que sean sanados. La ferviente oración del justo, obrando eficazmente, puede mucho.»

1 Pedro 3:12 (RVR1960)

«Porque los ojos del Señor están sobre los justos, y sus oídos atentos a sus oraciones; pero el rostro del Señor está contra aquellos que hacen el mal.»

1 Pedro 4:7 (RVC)

«El fin de todo se acerca. Por lo tanto, pórtense juiciosamente y no dejen de orar.»

1 Juan 5:14-15 (TLA)

«Confiamos en Dios, pues sabemos que él nos oye, si le pedimos algo que a él le agrada. Y así como sabemos que él oye nuestras oraciones, también sabemos que ya nos ha dado lo que le hemos pedido.»

 

Te interesa:  Test: ¿Eres o no adicto a tu celular?

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.