Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

Acabo de terminar de leer el libro Educación. La tragedia continúa de Guillermo Jaim Etcheverry y llegué a una curiosa conclusión. En educación, pensadores distintos concuerdan en algo fundamental. Pienso en filósofos y pensadores tan dispares como Platón, San Agustín, Sartre, Kant, Foucault y Eco, entre otros. Gente que tenía ideas muy distintas respecto de los principales temas de la vida, coincidió en que ninguna cosa reemplaza a la autoridad, la lectura, el pensamiento abstracto y el valor de la historia. Cosas que precisamente la educación está destruyendo, afirma Jaim Etcheverry. 

Los pensadores más actuales llegan también a otra conclusión: la tecnología no es suficiente para formar personas completas y capacitadas para enfrentar el rigor de la existencia. Como citamos aquí hace un tiempo, es la vida la que prepara a las personas para desempeñarse con ventaja. No hay máquina ni aplicación alguna que produzca en las personas creatividad, pensamiento crítico e inteligencia emocional. Puede otorgar herramientas para aplicar esas habilidades, pero no tiene la capacidad para producirla en las personas. La familia, la escuela, las relaciones personales significativas sí pueden. 

Las antiguas prácticas educativas que formaron nuestras vidas

Aprender de memoria la lección, mi favorita: ≪La tertulia de la Señora Pata≫. Había que llevar la lista para ser llamado al frente de la clase y repetirla sin equivocarse, a riesgo de recibir un reglazo en las manos. Realizar problemas de aritmética básica: ≪Pedrito tiene una docena de manzanas y vende cinco. Recibe $4,35…≫ Había que escribir el problema, hacer el raciocinio, ejecutar y responder. Nos dictaban a lo menos tres páginas diarias de materia. Había que llevar una copia a mano todos los días con un dibujo. Cómo olvidar a mamá diciéndonos todas las tardes: ≪¿Hiciste la tarea? ¿Y la copia?≫

Esta disciplina nos acostumbró a la lectura, al cuestionamiento conceptual, a escribir sin faltas de ortografía. Además, a respetar la autoridad de los maestros. No hay registro de que todas estas disciplinas me hayan convertido en una persona disfuncional. Me he podido desempeñar en la vida con solvencia. Comencé a trabajar en la adolescencia mientras proseguía mis estudios y nunca dependí de nadie para mi sostenimiento. Hasta hoy no puedo entender cuál es el problema que tienen los pedagogos con la antigua enseñanza. Lo que sí entiendo es cómo los resultados nacionales e internacionales demuestran su rotundo fracaso.

Por alguna razón, en educación, pensadores distintos concuerdan 

Hay que preguntarse por qué pensadores de tan distintas vertientes de pensamientos, de tan distintas épocas y de tan variados trasfondos están de acuerdo. Muchos de ellos nunca se conocieron, y si se conocieron tal vez no se apreciaban para nada. Debe haber una gran razón por la cual, en educación, pensadores distintos concuerdan en algo fundamental: el rigor del estudio.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

3
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta