Año Nuevo Archives | CVCLAVOZ

All posts in “Año Nuevo”

Un nuevo comienzo

Un nuevo año es una oportunidad para un nuevo comienzo. Es la OPORTUNIDAD que Dios nos da para evaluar todas las áreas de nuestra vida y replantear nuestras metas en cada una de ellas, especialmente en el área espiritual.

«Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante,  prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.» Filipenses 3: 13-14 (RVR1960)

Este versículo bíblico escrito por el apóstol Pablo es la perfecta ilustración de que Dios no nos propone que seamos perfectos sino que perseveremos en las metas que nos proponemos, incluyendo las metas espirituales. Estas pueden ser: dedicar más tiempo a la oración, proponer no ofendernos fácilmente, aprender a perdonar rápidamente o sanar heridas del pasado.

Y es que la Biblia es nuestro manual de vida para buscar consejo en toda área, por pequeña o grande que sea. Y nos enseña que para poder lograr cosas nuevas en nuestras vidas debemos creer que nosotros mismos, de hecho, ya no somos iguales, sino que es posible lograr una transformación al creer en la obra de Jesús.

«De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí, son hechas nuevas.» 2 Corintios 5:17 (RVR1960)

Reflexionando es este pasaje, vemos que un nuevo año implica un cambio de dirección, proyectarse en otra dimensión, esto es, cambio de actividades para lograr nuevos resultados y no pretender obtener resultados diferentes haciendo lo mismo. 

«Que en cuanto a la anterior manera de vivir, ustedes se despojen del viejo hombre, que se corrompe según los deseos engañosos,  y que sean renovados en el espíritu de su mente, y se vistan del nuevo hombre, el cual, en la semejanza de Dios, ha sido creado en la justicia y santidad de la verdad.» Efesios 4:22-24 (RVR1960)  

El apóstol Pablo también nos insta a ser perseverantes y no desmayar en las metas que nos propusimos el pasado año.

«Este es mi consejo: sería bueno que completaran lo que comenzaron hace un año. El año pasado, ustedes fueron los primeros en querer dar y fueron los primeros en comenzar a hacerlo.  Ahora deberían terminar lo que comenzaron.» 2 Corintios 8:10-11 (NTV) 

Con todas estas instrucciones que nos da la Biblia para ver de manera positiva un nuevo año, también nos motiva a ponerle un tono diferente a nuestra oración, uno de esperanza y no de lamento, de victoria y no de derrota. Comenzar el 2019 sin culpas de lo que quedó atrás sino con impulso y entusiasmo del mismo corazón de Dios.

 

 

 


Euri Marosi es colaboradora del programa El Antivirus de CVCLAVOZProduce el segmento Puertas Adentro, dedicado a tratar temas sobre las situaciones que pasan dentro del hogar y cómo enfrentarlas desde una perspectiva bíblica. Marosi es una periodista galardonada de los Premios Emmy y apasionada por la comunidad. Vive en Florida con su esposo y tres hijas.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Entrega tu 2019 a Dios

Otro año marca nuestra madurez en nuestra relación con Dios. Con cada año que pasa, debemos aprender más de la Biblia y seguir la voz de Dios. Como todo lo demás, eso toma tiempo, consistencia, y motivación para continuar creciendo. Este año debemos empezarlo en total rendición a Dios, entregándole a Dios nuestros preocupaciones, nuestras tristezas, y nuestras dudas.

Puedes hacer esto comenzando por las preocupaciones. La Biblia habla de este tema varias veces. La preocupación nos trae muchas pensamientos que no siempre son ciertos y pueden ser desastrosos a nuestros patrones de pensamiento. Eso es algo con lo que yo personalmente lucho.

Una vez me enfrenté a una situación en la que un amigo cercano no respondió a mis llamadas durante varios días, y pensé que había hecho algo mal y estaba molesto conmigo, así que le envié un mensaje de texto para resolverlo. Hice lo correcto al intentar a comunicarme con él y preguntarle si hubo un problema entre nosotros, pero mi defecto estuvo en mi preocupación después de enviar el mensaje de texto. Resultó que el teléfono de esa persona estaba siendo reparado y perdió todos sus contactos. Pasé todos esos días preocupándome y molesta conmigo misma por nada. 

No asumes ni intentes predecir lo que ocurrirá. Pregúntale a Dios qué sería mejor, hazlo, pídele a Dios que te dé paz y déjalo ir.

El segundo paso es cambiar tus penas por alegría. Es fácil sentir tristeza y contar todas las cosas que no nos gustan, pero trata de contar tus bendiciones. Haz esto ahora mismo. Piensa en todas las cosas básicas que tienes en tu vida que otros desearían tener: Dios, una familia, un hogar, amigos, una educación, duchas con agua caliente y comida. Ahora piensa en las bendiciones más complejas, como cuando Dios te sacó de un valle muy profundo. Dios continúa apoyándote y eres más bendecido de lo que piensas. Cuenta lo que tienes, no lo que te falta tener. Dios proveerá tus necesidades. Él tiene tu futuro planeado y tiene un gran plan que no comprenderás. Dios es ese que decidió formarte. Tenía planes para ti desde el principio. Recuerda eso siempre que tengas dudas. Dios te ama, no hay duda al respecto y Él, el Creador del complejo cuerpo y cerebro humano, no te olvida.

Déjalo ir y deja que Dios sea el que maneje tu vida a partir de este año.

«Por lo tanto, no se angustien por el mañana, el cual tendrá sus propios afanes. Cada día tiene ya sus problemas. » (Mateo 6:34 NVI)

«La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como la da el mundo. No se angustien ni se acobarden. » (Juan 14:27 NVI)

«Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso. Carguen con mi yugo y aprendan de mí, pues yo soy apacible y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su alma. Porque mi yugo es suave y mi carga es liviana.» (Mateo 28-30 NVI)

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Cómo cumplir tus resoluciones del año

Es costumbre que las personas se planteen resoluciones o metas al inicio de un nuevo año, pero son pocos los que cumplen y lo logran. Muchos se rinden a mitad de camino, se dan por vencidos antes de haberlo intentado o no saben cómo lograr sus objetivos y renuncian; sin embargo, hay prácticas que ayudan a hacer esto posible. Algunas de ellas son:

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

-Harkin, B., Webb, T., Chang, B., Prestwich, A., Conner, M., & Kellar, I. et al. (2016). Does monitoring goal progress promote goal attainment? A meta-analysis of the experimental evidence. Psychological Bulletin, 142(2), 198-229. doi: 10.1037/bul0000025
-Lally, P., van Jaarsveld, C., Potts, H., & Wardle, J. (2009). How are habits formed: Modelling habit formation in the real world. European Journal Of Social Psychology, 40(6), 998-1009. doi: 10.1002/ejsp.674
-Aarts, H., Ruys, K., Veling, H., Renes, R., de Groot, J., van Nunen, A., & Geertjes, S. (2010). The Art of Anger. Psychological Science, 21(10), 1406-1410. doi: 10.1177/0956797610384152
-Woolley, K., & Fishbach, A. (2016). Immediate Rewards Predict Adherence to Long-Term Goals. Personality And Social Psychology Bulletin, 43(2), 151-162. doi: 10.1177/0146167216676480

Versículos bíblicos para celebrar el Año Nuevo

El Año Nuevo se celebra en distintas fechas en algunos países, sin embargo, más que un día en especial, es una pausa en el tiempo que nos ayuda a ver qué hicimos bien o mal durante el año, y cuáles son nuestros planes para el siguiente. En este último día del año debemos aprovechar en dar gracias a Dios por las bendiciones que nos ha dado y también por las oportunidades que nos brindará en el futuro.

Estos son algunos versículos bíblicos que nos ayudan a recordar que los planes de Dios siempre son mejores que los nuestros y que debemos confiar en Él cada minuto de nuestras vidas:

1 Crónicas 16:11-12 (RVC)

«¡Busquen el poder del Señor! ¡Busquen siempre a Dios! ¡Recuerden sus grandes maravillas, sus hechos prodigiosos y sus sabias sentencias!»

Salmos 31:23-24 (PDT)

«¡Seguidores de Dios, amen al SeñorEl Señor protege a los que le son fieles, y les da a los soberbios el castigo que se merecen. Sean fuertes y valientes, todos los que esperan la ayuda del Señor.»

Proverbios 16:9 (RVA)

«El corazón del hombre piensa su camino: Mas Jehová endereza sus pasos.»

Proverbios 23:18 (RVR1995)

«Porque ciertamente hay un porvenir y tu esperanza no será frustrada.»

Isaías 40:31 (NTV)

«En cambio, los que confían en el Señor encontrarán nuevas fuerzas; volarán alto, como con alas de águila. Correrán y no se cansarán; caminarán y no desmayarán.»

Isaías 43:18-19 (TLA)

«Y ahora, Dios le dice a su pueblo:
“No recuerden ni piensen más en las cosas del pasado. Yo voy a hacer algo nuevo, y ya he empezado a hacerlo. Estoy abriendo un camino en el desierto y haré brotar ríos en la tierra seca.”»

Lamentaciones 3:22-23 (RVR1977)

«Las gracias de Jehová no se han acabado, sus misericordias no se han agotado. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad.»

Miqueas 7:7 (BLPH)

«Pero yo pongo mi confianza en el Señor, espero en Dios, mi salvador, seguro de que mi Dios me escuchará.»

Efesios 4:22-24 (TLA)

«Por eso, ya no vivan ni se conduzcan como antes, cuando los malos deseos dirigían su manera de vivir. Ustedes deben cambiar completamente su manera de pensar, y ser honestos y santos de verdad, como corresponde a personas que Dios ha vuelto a crear, para ser como él.»

Santiago 1:17-18 (PDT)

«Todo lo bueno que hemos recibido, todo don perfecto que viene de arriba es de Dios, del Padre creador de los astros del cielo, en quien nunca hay cambio ni sombra. Dios, por su libre decisión, nos dio nueva vida por medio del mensaje de la verdad para que nosotros fuéramos lo mejor que se le ofrece a Dios de la creación entera.»

1 Corintios 15:57 (NBV)

«¡Gracias a Dios que nos da la victoria por medio de Jesucristo, nuestro Señor!»

2 Corintios 5:17 (NTV)

«Esto significa que todo el que pertenece a Cristo se ha convertido en una persona nueva. La vida antigua ha pasado; ¡una nueva vida ha comenzado!»

Apocalipsis 21:5-6 (RVA-2015)

«El que estaba sentado en el trono dijo: “He aquí yo hago nuevas todas las cosas”. Y dijo: “Escribe, porque estas palabras son fieles y verdaderas”. Me dijo también: “¡Está hecho! Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tenga sed, yo le daré gratuitamente de la fuente de agua de vida”.»

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Ideas de resoluciones de año nuevo

El fin de año llega pronto y ya estamos pensando de las resoluciones de año nuevo. Seguro que los que están en tu lista incluye bajar o subir de peso, comer más saludable, leer más, ser más organizada, y ser mejor estudiante o trabajadora. Todas son metas para mejorar como persona.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

*United States Department of Agriculture. (2016). Nutrients and health benefits. Recuperado el 27 de diciembre de 2018, de https://www.choosemyplate.gov/vegetables-nutrients-health

Este año despídete de estas 5 prácticas

Es común que las personas se propongan metas para el siguiente año. Si bien es una buena iniciativa, pocos se concentran en dejar atrás las malas costumbres y prácticas que arruinan su vida. Se preocupan por lograr sus objetivos, pero continúan cargando los hábitos tóxicos que los destruyen aunque no se den cuenta. Así como es útil tener propósitos para el nuevo año, también es importante despedirse de aquello que no hace bien. Si quieres lograrlo, este año dile adiós a estas cinco prácticas:

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Planes para el nuevo año?

Seguramente ya empezaste a revisar tu lista de planes de este año, viste qué objetivos alcanzaste y aquellos que no,  ya sabes cuáles pasarán a la lista del próximo año y cuáles quedarán descartados por completo. Lo más probable es que también ya tengas nuevas metas y cosas que te gustarían realizar el  próximo año.

Sin embargo, antes de que sigas aumentado cosas a tu lista, me gustaría compartir una muy breve historia contigo.

Cierta señora se acercó a su pastor y le dijo: Explíqueme, ¿qué quiere usted decir cuando habla de completa consagración?

Por toda respuesta el pastor le extendió una hoja blanca y le dijo: Es  como si usted firmara esto, tal como está, y lo entregara a Dios para que lo llene según su voluntad.

Humanamente podemos hacer miles de planes para el año que empezará en unos días,  pero solamente tendremos éxito si consagramos nuestras vidas y el año venidero a Dios, porque sus planes son siempre mejores que los nuestros y su bendición no añade tristeza.

“Pues yo sé los planes que tengo para ustedes —dice el Señor—. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza”. Jeremías 29:11 (NTV)

Esto no quiere decir que te sientes a esperar, debes trabajar por alcanzar tus metas, por lograr tus objetivos porque Dios bendice la mano diligente y trabajadora; pero antes de que este año termine, reserva un tiempo para hablar con Dios, para agradecerle por las cosas buenas y malas que pudiste vivir este año, para  presentarle tus planes y permitir que Él te dirija y te muestre su voluntad, para pedirle sabiduría para las decisiones que tomarás.

Entrégale tu vida y el año nuevo para que todo lo que emprendas sea bendecido. ¡Confía en sus promesas y en sus planes de bien para ti!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Nunca te apartes de la palabra de Dios

“Hijo mío, presta atención a lo que te digo. Escucha atentamente mis palabras. No las pierdas de vista. Déjalas llegar hasta lo profundo de tu corazón, pues traen vida a quienes las encuentran y dan salud a todo el cuerpo.” Proverbios 4:20-22 (NTV)

¿Quieres tener un año lleno de las bendiciones de Dios? La verdad es que todos quisiéramos que este 2018 sea pura felicidad, pero tenemos que ser conscientes que en esta vida tendremos problemas, luchas, tentaciones y desafíos que debemos superar. Sin embargo, Dios nos dice que el secreto para tener una vida llena de éxito está en meditar de día y de noche Su palabra.

“Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.” Josué 1:8 (NTV)

Si obedeces lo que el Señor te dice, nada podrá moverte de tu fe, aunque vengan problemas y situaciones difíciles te mantendrás firme y en su tiempo darás frutos. Serás un cristiano fuerte (1 Juan 2:14). Una persona que se aleje del pecado. (Salmos 119:11). Y nada te hará dudar de tu salvación (1 Juan 5:13).

Hoy quiero invitarte a poner en práctica el consejo que Dios nos da y no despreciarlo. “Hijo mío, nunca olvides las cosas que te he enseñado; guarda mis mandatos en tu corazón. Si así lo haces, vivirás muchos años, y tu vida te dará satisfacción.” Proverbios 3:1-2.

Ten en cuenta que la verdadera felicidad está en la palabra de Dios y en obedecerla. Toma una decisión y sé fiel a lo que decidas.

“Escucha bien: ¡hoy te doy a elegir entre una bendición y una maldición! Recibirás bendición si obedeces los mandatos del Señor tu Dios que te entrego hoy; pero recibirás maldición si rechazas los mandatos del Señor tu Dios y te apartas de él y rindes culto a dioses que no conocías.” Deuteronomio 11:26-28 (NTV)

Oremos:

Señor amado, ayúdame a renovar mi mente para vivir conforme a tu Palabra y serte obediente en todo tiempo. Renuncio a todo aquello que me aleja de tu palabra y pongo en mi corazón meditar en tus consejos día y noche durante el resto de mi vida. Por favor guíame y haz tu voluntad en mi ser. En el nombre de Jesús, amén.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Memoria del olvido

El cargador de la computadora. Los lentes ópticos de sol. El teléfono celular local, un libro que debía entregar por encargo, un lápiz Parker. La dirección y el teléfono de una persona que tenía que ver la mañana del sábado. Estas son algunas de las cosas que he ido olvidando en los lugares que he visitado en estos días. Algunas me las enviaron por correo, otras he tenido que regresar a buscarlas. Incluso, he tenido que hacer llamadas para dar explicaciones por las consecuencias que derivan de tales olvidos.
Intento resolver en silencio la bronca que me produce esta debilidad. Me explican que puede ser el estrés o el cansancio. O nada más mi inveterada distracción. En mi fuero interno temo que no sea otra cosa que los síntomas del tiempo, de los años, de las incursiones incansables a las que he sometido mi cabeza desde que tengo uso de razón. Mauricio me dice que no me preocupe, que él me lleva a buscar las cosas que olvidé; total son días festivos, las rutas están despejadas y se puede ir y volver en menos de una hora. Mi cuñada me consuela con la idea que hasta ahora, por lo menos, no me he olvidado de mi cabeza.
Alguna vez leí que cuando uno es joven olvida cosas pero no les da importancia: unas llaves, un botón, una camisa; pero que con el tiempo la pérdida o el olvido de estos objetos se convierte en un conflicto existencial, una lucha con el orden que uno quisiera que hubiera en todo lo que uno hace. Otra vez leí que en una ocasión Albert Einstein puso en el buzón del correo un cuaderno, una libreta de apuntes y un lápiz en vez de la carta que había llevado para enviar. Dadas las enormes distancia que tengo con Einstein en términos de inteligencia y con la juventud, tales experiencias no me consuelan en modo alguno.
Por el contrario, hay hechos o situaciones que uno ha vivido que permanecen en la memoria con una persistencia a veces dolorosa, no importa si ocurrieron el año pasado o cuando tenía diecisiete años. Me propongo leer algún artículo que dé cuenta de las razones de este silencioso pero inquietante acontecimiento y espero rendirles cuenta de los hallazgos y conclusiones del caso.
Por ahora no queda más que desearles un venturoso – e inolvidable – año nuevo.

Evaluando el 2017

¡Qué rápido pasa el tiempo! Hoy es el último día del año y pareciera que hace poco estábamos iniciando el 2017, un año que jamás volveremos a repetir. Pensando en lo corto que es el tiempo recordé lo que Jesús le dijo a sus discípulos: “Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados.” Mateo 24:22 (RV1960)

Todos estamos conscientes de que esa palabra y todo lo que Jesús predijo antes de su venida se está cumpliendo. Hoy solamente quiero invitarte a evaluar este año que está a punto de terminar a través de algunas preguntas: ¿Cómo estuvo tu relación con el Señor? ¿Apartaste tiempos para orar, leer la Biblia y congregarte? ¿Llevaste tus necesidades y problemas delante de Él o preferiste confiar en las personas? ¿Crees que tu forma de vivir este año agradó a Dios? ¿Le serviste con los talentos y dones que Él te ha dado? ¿Compartiste el mensaje y amor de Dios con los que no conocen de Él? ¿Si Jesús regresará en este momento que crees que pasaría contigo? ¿Serías salvo? ¿Sabes qué significa ser salvo?

Tú sabes cómo estás delante de Dios y qué aspectos debes mejorar, no olvides que tu relación personal con Dios tiene que ser lo más importante en tu vida y lo demás secundario.

Jesús dijo: “Arrepiéntanse de sus pecados y vuelvan a Dios, porque el reino del cielo está cerca” Mateo 4:17 (NTV).

La salvación de tu vida y ser fiel hasta la muerte es lo que más debe interesarte cada día. Aprende a no cometer los mismos errores, pero sobre todo entrega tu vida completamente a Dios para que Él sea tu guía y haga de ti una persona obediente.

Mi oración es que Dios derrame de Su presencia y sabiduría sobre tu vida, para que el próximo año puedas tener éxito en todas las áreas de tu vida. Que el Señor te bendiga y te proteja. Sea compasivo contigo y te llene de Su amor. Te muestre su favor y te dé su paz este 2018. En el nombre de Jesús, amén.

Que pases un feliz año nuevo junto a tu familia y seres queridos.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

La mejor manera de comenzar el 2017

 

Una frase muy popular dice que se debe empezar el día con el pie derecho. Esta expresión se remonta a hace muchos siglos atrás y su uso se hizo tan frecuente que nadie sabe con certeza cuál fue su origen. No obstante, el significado sigue siendo el mismo: comienza tu día haciendo lo correcto; y la mejor manera de hacerlo es con oración.

Usualmente se acostumbra orar por aquellas situaciones venideras que nos preocupan; y la lista se hace aún más larga conforme van pasando los días. Si bien Salmos 55:22 nos alienta a dejar nuestras cargas a Dios, esto no implica que debemos pensar únicamente en nosotros. Las personas que nos rodean están atravesando momentos difíciles y necesitan que alguien más ore por ellos. La realidad mundial nos alerta de problemas que se dan en los diferentes países y también debemos orar por ellos. Cuando uno se pone a pensar en todas las dificultades y alegrías que hay, podemos darnos cuenta que hay miles de motivos por los cuales debemos orar. Es por ello que este año debemos proponernos a hacer algo distinto. En lugar de pedir por nuestras necesidades personales, oremos por alguien o algo más.

 

Es importante que aprendamos a comunicarnos con Dios no sólo para pedirle, sino también para mostrar agradecimiento por todo lo que ocurre, ya sea bueno o malo. Después de todo, si seguimos con vida es gracias a su misericordia y bondad. Así que, empieza el año de rodillas e invita a otros a hacer lo mismo, pues “si dos de ustedes se ponen de acuerdo, aquí en la tierra, para pedirle algo a Dios que está en el cielo, él se lo dará.” (Mateo 18:19 TLA).

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Evalúa tu año con estas 30 preguntas!

Algunos dicen que el tiempo pasa volando y en ocasiones así es como se siente. Los años transcurren con rapidez pero no deben pasar en vano. Cada día debe ser un momento de aprendizaje que sirva para ayudarnos a crecer en todas las áreas de nuestra vida. Una persona que vive sin razón o no pone interés en madurar, envejecerá creyendo que la vida es vacía e inútil. En cambio, alguien que vive a plenitud sabe evaluar su propio progreso. Éstas preguntas te ayudarán a hacer un balance del año y ver en qué áreas puedes mejorar:

  1. Si pudieras describir tu año en tres palabras ¿cuáles serían?
  2. ¿En qué aspecto cambiaste para bien?
  3. ¿Cuál fue tu mayor logro del año?
  4. ¿De qué es lo que estás más agradecido?
  5. ¿Qué lugar nuevo conociste que te gustaría volver a visitar?
  6. ¿Cuál fue la mejor noticia que recibiste?
  7. ¿Qué experiencia te gustaría repetir?
  8. ¿Cuál fue la lección más importante que aprendiste?
  9. ¿Qué buen hábito desarrollaste?
  10. ¿Cuál fue la sensación más frecuente que experimentaste?
  11. ¿Qué o quién tuvo el mayor impacto en tu vida este año?
  12. ¿Cuál es el mejor recuerdo que tienes?
  13. ¿Qué personas nuevas conociste y planeas mantener en tu vida?
  14. ¿Cuál fue la mejor decisión que tomaste este año?
  15. ¿Qué problema superaste?
  16. ¿Cuál es el cambio más significativo que hiciste este año?
  17. ¿Qué libro o película te impactó más?
  18. ¿En qué situación te hubiese gustado recibir consejo de alguien?
  19. ¿Qué cambio significativo hiciste para mejorar tu salud?
  20. ¿Cuál fue el mejor regalo que recibiste?
  21. En comparación al año pasado, ¿crees que has madurado?
  22. ¿Cuál fue el momento más gracioso que viviste este año?
  23. ¿Qué preocupación tuviste que al final resultó innecesaria?
  24. ¿Cuál fue el error que cometiste que no quisieras repetir?
  25. ¿Desarrollaste algún nuevo pasatiempo?
  26. ¿Cuál fue el mejor momento que pasaste con tus amigos o familia?
  27. ¿Sobre qué temas nuevos aprendiste?
  28. ¿Cuál fue la actividad que más consumió tu tiempo?
  29. ¿Qué riesgos tomaste este año?
  30. ¿Qué consejo le darías a tu “yo” del 2016?

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend