muerte Archives | CVCLAVOZ

All posts in “muerte”

La fragilidad de la vida

Cuán frágil es la vida, nuestra estadía en la tierra no es eterna y de un momento a otro podemos pasar a otra existencia sin previo aviso. Salmos 103:15-16 (NTV) lo describe así: “Nuestros días sobre la tierra son como la hierba; igual que las flores silvestres, florecemos y morimos. El viento sopla, y desaparecemos como si nunca hubiéramos estado aquí.”

Sin embargo, a pesar de la fragilidad, fuimos creados para la eternidad y nuestro diseñador extendió su misericordia del mismo modo: “Mas la misericordia de Jehová es desde la eternidad y hasta la eternidad sobre los que le temen, Y su justicia sobre los hijos de los hijos; Sobre los que guardan su pacto, Y los que se acuerdan de sus mandamientos para ponerlos por obra.”  Salmos 103:107-108 (RVR1960)

Cualquier situación que estemos atravesando, que parezca que nunca acabará, en realidad terminará porque no estamos desamparados, y aunque los problemas nos debiliten y pensemos que nunca terminará nuestro sufrimiento, Dios ya estableció su misericordia junto a un mejor futuro para quienes lo aman; entonces, si la vida terrenal es frágil pero yo soy eterno en Cristo, ¿De qué me preocupo?

Será que Pablo comprendió tan bien este principio que por ello nos recomendó: “No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo. Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que él ha hecho. Así experimentarán la paz de Dios, que supera todo lo que podemos entender. La paz de Dios cuidará su corazón y su mente mientras vivan en Cristo Jesús.” Filipenses 4:6-7 (NTV)

Es fácil desenfocarnos de nuestra naturaleza espiritual cuando estamos acongojados, pero la misericordia de Dios nos alcanza para recordarnos que lo tenemos a Él como el sustentador toda nuestra vida.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

7 personajes bíblicos que se suicidaron

El suicidio no es algo único de esta época. A lo largo de la historia han habido personas que se quitaron la vida por depresión, honor, vergüenza, etc. La diferencia es que hoy existe más ayuda para las personas que están lidiando con pensamientos suicidas. De todas formas, entender el motivo por el cual las personas del pasado eligieron la muerte es una forma de prevenir futuros casos.

A continuación se encuentra una lista de personajes bíblicos que se suicidaron:

1. Abimelec

Abimelec, hijo de Gedeón, fue rey de Israel durante tres años. La gente se rebeló contra él, y después de varios intentos por controlar la situación, fue a la ciudad de Tebes. Dentro de la ciudad había una torre muy bien protegida. Todos los hombres y las mujeres de la ciudad se refugiaron allí. Abimelec se acercó a la puerta de la torre para atacarla, pero cuando se preparaba para incendiarla una mujer le arrojó una piedra de molino. La piedra le cayó en la cabeza y le rompió el cráneo. Abimelec no quiso que quedara registrada en la historia su muerte a manos de una mujer, así que le pidió a su ayudante de armas que lo matara. Su historia se encuentra en Jueces capítulo 9.

≪Entonces él llamó apresuradamente al joven, su escudero, y le dijo:
—Saca tu espada y mátame, para que no se diga de mí: “Una mujer lo mató”.
Su escudero lo atravesó, y él murió.≫

Jueces 9:54 (RVA-2015)

2. Sansón

Sansón es recordado casi como un superhéroe de la Biblia debido a su increíble fuerza otorgada por Dios. Sin embargo, perdió toda su fuerza cuando Dalila lo traicionó. Los filisteos le quitaron los ojos y lo usaban como objeto de humillación. En sus últimos momentos de vida, Sansón le pidió a Dios que le devolviera la fuerza para acabar con sus enemigos. Al hacerlo, él también murió. Muchos debaten si la muerte de Sansón puede o no considerarse un suicidio; pero lo cierto es que en toda la historia no ha habido un personaje como él. La historia completa de su vida está en el libro de Jueces, los capítulos 13 al 16.

≪Entonces Sansón oró: “¡Dios todopoderoso, ayúdame sólo una vez más! Los filisteos se han burlado de mí sacándome los ojos, te ruego que me des fuerzas para vengarme de ellos”. Dicho esto, Sansón apoyó sus dos manos sobre las columnas centrales que sostenían el templo, y gritó: “¡Que mueran conmigo los filisteos!” Luego empujó las columnas con todas sus fuerzas, y el templo se vino abajo sobre los jefes filisteos y sobre todos los que allí estaban. Sansón mató a más personas al morir, que las que había matado en toda su vida.≫

Jueces 16:28-30 (TLA)

3. Saúl

Los israelitas estaban en guerra con los filisteos. Los filisteos mataron a tres hijos del rey Saúl y él fue herido de gravedad. Para evitar la captura y las posibles humillaciones a las que sería sometido, Saúl le pidió a su escudero que lo matara. Este se negó, así que Saúl tomó su espada y se dejó caer sobre ella. Su historia se encuentra en 1 Samuel 31:1-4.

≪Él rogó a su escudero: “Mátame con tu espada antes que estos paganos filisteos me capturen y me torturen”. Pero como su escudero tenía miedo también, no quiso hacerlo. Entonces Saúl tomó su propia espada y se arrojó contra la punta de su hoja de modo que lo atravesó.≫

1 Samuel 31:4 (NBV)

4. Escudero de Saúl

Aunque se desconoce el nombre, el escudero de Saúl fue otro personaje bíblicos que eligió quitarse la vida. Al ver lo que había hecho su rey, imitó sus acciones y se suicidó de la misma manera. La mención a su muerte está en 1 Samuel 31:5-6.

≪Cuando el escudero vio que Saúl había muerto, también él se arrojó sobre su espada y murió con Saúl.≫

1 Samuel 31:5 (BLPH)

5. Ahitofel

El príncipe Absalón se había revelado contra su padre David. Buscó consejo y Ahitofel le dijo que tuviera relaciones sexuales con las concubinas de su padre. Absalón le hizo caso; pero en la segunda ocasión que le pidió consejo, Ahitofel se ofreció perseguir y matar a David. En esa oportunidad, Absalón rechazó sus palabras. Entonces Ahitofel regresó a su pueblo, ordenó sus asuntos familiares y se ahorcó. Este personaje bíblico se suicidó en tiempo de guerra civil y conflictos familiares; su historia está en 2 Samuel capítulos 16 y 17.

≪Cuando Ahitofel se dio cuenta de que no se había seguido su consejo, ensilló su burro y se fue a su pueblo natal, donde puso sus asuntos en orden y se ahorcó. Murió allí y lo enterraron en la tumba de la familia.≫

2 Samuel 17:23 (NTV)

6. Zimri

Zimri fue un comandante. En aquel tiempo Elá gobernaba a los israelitas, en la ciudad de Tirsa. Zimri aprovechó que el rey estaba ebrio y lo asesinó. De ese modo ascendió al trono. Sin embargo, en cuanto los israelitas se enteraron de la traición, nombraron a Omri, general del ejército, como rey. Acorralado por el nuevo rey y su ejército, en lugar de enfrentar a sus enemigos, Zimri se encerró en el palacio e incendió el lugar, y así se suicidó. Su historia se encuentra en 1 Reyes capítulo 16.

≪Y cuando Zimri vio que el ejército israelita había conquistado la ciudad, fue a refugiarse en el palacio real y le prendió fuego estando él adentro. Así murió este hombre.≫

1 Reyes 16:18 (RVC)

7. Judas

Judas es, probablemente, el personaje bíblico más famoso que cometió suicidio. Tras haber traicionado a Jesús, quiso arreglar la situación al devolver el dinero que los principales sacerdotes y los ancianos le habían pagado. Pero ellos se negaron a aceptarlo. Consumido por la culpa, compró un terreno en donde se ahorcó. La breve mención a su muerte se encuentra en Mateo 27:3-5 y Hechos 1:18-20.

≪Entonces Judas tiró las monedas en el templo, y fue y se ahorcó.≫

Mateo 27:5 (TLA)

≪Judas había comprado un campo con el dinero que recibió por su traición. Allí cayó de cabeza, se le reventó el cuerpo y se le derramaron los intestinos.≫

Hechos 1:18 (NTV)


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Qué estás haciendo tú?

Hay casos tristes que se ven a diario en los noticieros y que realmente alarman, ¿qué está pasando con el mundo? Las personas ya no tienen temor ni vergüenza de hacer maldades a gente inocente.


Vosotros sois la sal del mundo, dice la Biblia y ¿Dónde está la sal cuando hay gente que se está perdiendo en el pecado? Sin duda también el enemigo está aprovechando para llevarse esas vidas al infierno porque así es él, es un ladrón, y ha venido a robar, matar y destruir, dice Juan 10:10


Un caso en particular que conmovió muchísimo hace semanas, fue de un padre que dio fin a la vida de sus 4 hijos, y luego intentó suicidarse. Sea cual sea la razón, me hizo pensar, este hombre no sólo mató a sus hijos físicamente, sino que quizás también los mandó al infierno, si es que ellos no conocieron a Jesús como Salvador. ¿Cómo un padre puede hacer esto?


Por otro lado ¿Qué estás haciendo tú para dirigir a la gente a Dios y así asegurarles que se irán al cielo? En medio de tantas malas noticias debe brillar la esperanza que Dios da, y cada uno de nosotros es responsable de ello, predicando acerca de la Salvación en Jesús.


“»Ahora, hijo de hombre, te pongo por centinela del pueblo de Israel. Por lo tanto, escucha lo que digo y adviérteles de mi parte. Si yo anuncio que unos malvados de cierto morirán y tú no les dices que cambien su manera de vivir, entonces ellos morirán en sus pecados y te haré a ti responsable de su muerte. En cambio, si les adviertes que se arrepientan y no lo hacen, morirán en sus pecados, pero tú te habrás salvado.” Ezequiel 33:7-9 NTV


No nos quedemos de brazos cruzados viendo como muchas personas se pierden y se van a la eternidad sin Dios, contemos cuál ha sido nuestra experiencia conociendo personalmente a Jesús y todo el amor que tiene para dar una vida nueva.


¡Sé parte de los que comparten su fe!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Temor a la muerte?

“Si vivo, quiero hacerlo para servir a Cristo, pero si muero, salgo ganando.” Filipenses 1:21 (TLA)

Para mucha gente la vida en la tierra es todo lo que hay, por ello se esfuerzan tanto en acumular bienes y riquezas, mas Jesús nos advierte que es necesario buscar un equilibrio, para que el ocuparnos de la vida terrenal, no nos lleve a olvidarnos de Dios y perder una eternidad al lado suyo.

¿Qué es lo primero que piensas cuando escuchas la palabra muerte? ¿Quizá tienes miedo a morir? Es probable que lo que te atemorice sea por no estar seguro acerca de donde pasarás la eternidad; o tal vez tu preocupación tenga que ver con el futuro de tus hijos y tus bienes. Mas debemos entender que nada llevaremos con nosotros a la eternidad. Por lo general, cuando el temor nos invade, solemos preferir no hablar de ello. Pero quiero animarte a no sólo pensar en tu vida terrenal sino también en la eterna. Ahora te pregunto: ¿Estás preparado para pasar una eternidad al lado de tu padre celestial? Si es así, nunca más llegarás a considerar la muerte como una pérdida sino como una ganancia.

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Muerto en vida?

En Apocalipsis 3: 2-3 el Señor habla a la iglesia de Sardis: “Yo sé todo lo que haces y que tienes la fama de estar vivo, pero estás muerto. ¡Despierta! Fortalece lo poco que te queda, porque hasta lo que queda está a punto de morir. Veo que tus acciones no cumplen con los requisitos de mi Dios. Vuelve a lo que escuchaste y creíste al principio, y retenlo con firmeza. Arrepiéntete y regresa a mí. Si no despiertas, vendré a ti de repente, cuando menos lo esperes, como lo hace un ladrón.” (NTV)


Sardis, era la capital de Libia, bien protegida, además el centro de comercio de las alfombras. A la iglesia de Sardis, la describe como una muerta en vida. Si bien estas palabras eran para esta iglesia, las podemos aplicar como una llamada de atención personal, porque así como ella podemos estar muertos por dentro, aparentando tener una vida cristiana pero sin frutos, sin evidencias de un nuevo nacimiento, con una vida improductiva.


Es un peligro descuidar la relación con Dios, porque consideremos que una pared no se derrumba de la noche a la mañana sino que lentamente se va desmoronando, y si no hacemos nada para evitarlo lastimosamente seremos desechados.


Muchas veces olvidamos de dónde venimos y quién nos rescató, nos desviamos tras los afanes y placeres de la vida y nuestra condición espiritual decae en gran manera, por ello la importancia de nuestra conexión diaria con el Señor, porque además de recibir fortaleza reavivará el compromiso que tenemos con Él.


El Señor, así como advierte, también da la solución: ¡Despierta! Nos dice, fortalece lo que te queda, ya que las cenizas pueden volver a encender el fuego del Espíritu Santo en nuestro corazón, ¡arrepiéntete y regresa a mí!


Si por alguna razón dejaste de lado a Dios, pues hoy es un buen día para volver y afirmarte, Él te ama con amor eterno y por ello te llama a que vivas plenamente en su presencia.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Comparte a Jesús, mientras tengas fuerzas

“Me es necesario hacer las obras del que me envió, entre tanto que el día dura; la noche viene, cuando nadie puede trabajar.” Juan 9:4.

Escuché el testimonio de un pastor que fue a visitar a un miembro activo de su iglesia, quien ya era mayor de edad, tenía 75 años, estaba postrado en el hospital y sabía que iba a morir en cualquier momento. Analizando su vida se dio cuenta que en todos los años que conoció a Jesús no había ganado ni un alma para Dios y por esa situación vivía frustrado sus últimos días, porque se iba a presentar delante de Dios sin fruto.

Hay tantas personas en la misma situación de este anciano, llevan años conociendo de Cristo, pero no hay frutos. Se olvidan o no quieren obedecer el mandamiento de Jesús. “Id y predicad el evangelio a toda criatura.” Marcos 16:15. Pregunto: ¿A cuántas personas has predicado de Cristo?

Jesús era consciente de su misión. Sabía por qué había venido al mundo y quién lo había enviado. “Me es necesario hacer las obras del que me envió”, ¿Qué obras? La obra de restauración entre Dios y el hombre. También dijo: “Entre tanto que el día dura; la noche viene, cuando nadie puede trabajar.” Jesús sabía que sería crucificado, que llegaría su muerte y al tercer día resucitaría. Esto hace mención para que los discípulos entiendan que va llegar la muerte y ya no habrá más que hacer.

El Señor relaciona la luz y las tinieblas con la vida y la muerte. Por eso nos llama a trabajar para Él, a compartir su mensaje con todos aquellos que no lo conocen. Mientras el día dura, trabaja para mí dice el Señor, mientras respires trabaja, porque viene la noche donde ya nadie puede trabajar.

Ninguno de nosotros sabe cuánto tiempo más estará en este mundo o cuándo el Señor nos llamará a Su presencia. Lo cierto es que debemos recordar que la vida es breve, el salmista David dice que somos como un suspiro, que nuestros días son fugaces como una sombra. (Salmos 144:4)

Si sabes que no estás predicando el mensaje de Jesús, esta es tu oportunidad. Es hoy cuando tienes que compartir el amor de Dios. Es hoy cuando tienes que decirle a tus seres queridos que hay esperanza en Jesús. Es hoy que, mientras estás vivo y tengas fuerzas, tienes que anunciar que Cristo viene pronto.

No esperes a lamentarte cuando ya no tengas las mismas fuerzas que hoy para predicar el mensaje de Jesús. Trabaja para el Señor, porque si te avergüenzas de Jesús, Él también se avergonzará de ti. La Biblia dice que los cobardes no entrarás al reino de los cielos. (Apocalipsis 21:8)

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Pensamientos suicidas?

“Pongan todas sus preocupaciones y ansiedades en las manos de Dios, porque él cuida de ustedes.” 1 Pedro 5:7 (NTV)

¿Te encuentras sin fuerzas y tu fe parece ir desvaneciéndose con el correr de los días? Es posible que las presiones de la vida te hayan golpeado con mayor intensidad y desaparecer de este mundo pudiera parecer como una opción.

Sin embargo y a pesar de todo lo que puedas estar viviendo, Dios no te ha abandonado, Él está más cerca de lo que te imaginas. Las ideas de suicidio provienen del enemigo y en realidad es un gran engaño, por algo la Biblia lo llama: “padre de mentira” ¡Dios te ama como no te imaginas! Al pensar en atentar contra tu vida, estás rechazando la oportunidad de vivir y cumplir con los propósitos que Dios tiene para ti.

Es posible que la carga que representan los problemas se haya puesto demasiada pesada para ti, pero recuerda que Jesús quiere llevar esa carga por ti. Entrégale hoy todo aquello que no puedes resolver, lo que te angustia y te hace pensar en la muerte como un escape a tu situación, entonces recibirás aquella paz que sobrepasa todo entendimiento.

La Biblia dice: Echa sobre el Señor tu carga, y él te sustentará; nunca permitirá que resbale el justo. Salmos 55:22. ¡No olvides que si necesitas ayuda puedes escribirnos!

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Consuelo para tu corazón

“Destruirá a la muerte para siempre; y enjugará Jehová el Señor toda lágrima de todos los rostros; y quitará la afrenta de su pueblo de toda la tierra; porque Jehová lo ha dicho.” Isaías 25:8 (RVR1960).

Quienes hemos perdido a un ser querido, sabemos cuánto duele y lo difícil que puede ser superarlo. Probablemente estés de acuerdo conmigo que el proceso de duelo suele ser lento y complicado, puesto que se tiene variedad de emociones que muchas veces no sabemos gestionar.

No obstante, no debemos olvidar que en Dios encontramos el consuelo y la paz que nuestros corazones necesitan, de Él también recibimos la fortaleza y la promesa de que estará con nosotros a lo largo de ese proceso.

Permite que Dios sane tu corazón y enjugue tus lágrimas, busca refugio en Sus brazos.

Por Cesia Serna.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Qué dice la Biblia acerca de la muerte?

En la Biblia se habla de dos tipos de muertes: la primera es la muerte física y la segunda es la muerte espiritual. Ambas son diferentes y por esa razón hay que aprender a distinguir a cuál de ellas se refiere un pasaje bíblico en particular.

Muerte espiritual

Esta muerte se refiere a la separación espiritual entre Dios y los hombres. La Biblia dice que esta muerte viene a causa de nuestros pecados (Romanos 6:23) ya que estos nos alejan de nuestro Creador. La muerte espiritual tiene al infierno como consecuencia, y por esta razón en la Biblia se nos advierte que no temamos a quien destruye el cuerpo, sino el alma (Mateo 10:28) Sin embargo, Jesús murió en nuestro lugar y con su sacrificio creó un camino que nos lleva hacia Dios. Él dijo: «Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá≫ (Juan 11:25 RVC). Es decir, que si aceptamos a Jesús y seguimos sus preceptos, aunque dejemos de existir en esta tierra, tendremos vida eterna después de la muerte física. Y esta vida eterna que Cristo otorga no es cualquier vida: es una muy especial preparada para nosotros (John 14:1-4).

Muerte física

La Biblia deja en claro que los seres humanos no fuimos creados para permanecer eternamente en la Tierra (Génesis 3:19). La muerte física es como una especie de transición que sirve para que podamos ir al lugar eterno que hemos elegido: el cielo o el infierno. Ahora, esto no quiere decir que debemos buscar la muerte con tal de pasar a la vida eterna. Cuándo y cómo se termina nuestra existencia en este planeta es decisión de Dios: Él nos dio la vida y sólo Él tiene derecho a quitárnosla (1 Samuel 2:6). En el tiempo que nos concede debemos hacer buen uso de esa vida y vivir de acuerdo a sus preceptos y cumplir el propósito para el cual fuimos creados.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Tomó mi lugar

“Entonces Pilato, para calmar a la multitud, dejó a Barrabás en libertad. Y mandó azotar a Jesús con un látigo que tenía puntas de plomo, y después lo entregó a los soldados romanos para que lo crucificaran.”

Marcos 15:15 (NTV)

Cuando Jesús fue llevado ante Pilato por sus acosadores, los sacerdotes, ancianos y maestros de la ley, esperaron un juicio directo y que le dieran la pena de muerte; pero Pilato no halló nada malo en Jesús e incluso buscó la manera de dejarlo ir, pero la gente que odiaba al Maestro persistió en el pedido de muerte.

Existía una costumbre en el tiempo de pascua, la cual era soltar a un preso que el pueblo eligiera. Pilato procedió según esa costumbre y presentó al peor de todos lo presos, Barrabás, para que las personas presentes en aquel lugar pensaran si dejarlo libre a él o proseguir con el juicio a Jesús.

Este personaje era un violento homicida, rebelde contra el gobierno, insurrecto, revolucionario, un representante de la humanidad, un hombre que no daba la otra mejilla, que creía que con violencia podía alcanzar lo que quisiera, era todo lo opuesto a Jesús que nos enseñó a amar a Dios y al prójimo. Al final del juicio este hombre fue liberado por Pilato resultado de la petición del pueblo.

“Pues Dios hizo que Cristo, quien nunca pecó, fuera la ofrenda por nuestro pecado, para que nosotros pudiéramos estar en una relación correcta con Dios por medio de Cristo”.

2 Corintios 5:21 (NTV)

Jesús en ese tiempo tomó el lugar de Barrabás, toma en cuenta que también tomó tu lugar, no importa cuán complicado fue tu pasado, Él pagó por cada uno de tus pecados con su vida, te brindó vida eterna, un nuevo día para vivir plenamente, otra oportunidad. Si aún no lo conoces, te invito a hacerlo.


Por Carlos E. Encinas



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

No busques más entre los muertos al que vive

¿Por qué buscan entre los muertos a alguien que está vivo? ¡Él no está aquí! ¡Ha resucitado! Lucas 24: 5-7. (NTV)

A veces parece que sólo en estas fechas recordamos que Jesús murió y resucitó, que fue el único que se levantó de entre los muertos al tercer día y que ahora está sentado a la diestra del Padre. ¿Sabes por qué? Porque muchos de nosotros a lo largo del año seguimos buscando a Jesús en cosas muertas, que no agradan ni glorifican a Dios.

Seguimos poniendo nuestras esperanzas en cosas de este mundo, en las riquezas, las personas, el éxito y las cosas vanas. Por supuesto que jamás seremos bendecidos por el Señor si vivimos pensando que podemos encontrar a Dios pecando o actuando como aquellos que no lo conocen. Eso no nos va a salvar ni llevar al cielo. Tal vez nos satisfaga o alegre un rato, pero sólo será eso, satisfacción  y algo pasajero.

¿Por qué buscas entre los muertos al que vive? Ya no acudas más a la gran cantidad de sepulcros que existen en este mundo, que lo único que hacen es engañarte, destruirte y alejarte del Señor. ¡Jesús ha resucitado y está vivo! Búscalo, que Él te dará vida, ayudará con tu situación y problema. No necesitas ir a un lugar específico para hablarle, solamente debes aceptar el sacrificio que hizo en la tierra y recibirlo como tu Señor y Salvador. Cierra tus ojos y dile que te perdone si has estado equivocado y perdido.

No busques más entre los muertos al que vive, “Así está escrito, y así fue necesario que Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día.” Lucas 24:46.

Jesús está vivo no muerto, Él dijo: “Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá aun después de haber muerto. Todo el que vive en mí y cree en mí jamás morirá. ¿Lo crees?” Juan 11:25-26 (NTV)

Dedícale tiempo y adórale este día. Porque gracias a su muerte y resurrección, hoy puedes acercarte a la presencia de Dios libremente y recibir perdón, liberación, sanidad, consuelo, restauración y vida eterna.

Agradécele por el sacrificio de amor que hizo por ti y síguelo. Jesús dijo: “¡Dichosos los que creen sin haberme visto!” Juan 20:29 (DHH)


El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Mas allá de la muerte

“Por su maldad será lanzado el impío; Mas el justo en su muerte tiene esperanza.” Proverbios 14:32 (RVR1960).

Muchos de nosotros hemos perdido a seres queridos, y hacer frente a este tipo de situación nos lleva a pensar en la muerte. No obstante, en la Palabra de Dios encontramos la promesa de que, si morimos teniendo a Cristo en nuestro corazón, viviremos con Él, es decir, que después de la muerte física, disfrutaremos de la eternidad con Él.

“Palabra fiel es esta: Si somos muertos con él, también viviremos con él;” 2 Timoteo 2:11 (RVR1960).

Tenemos la esperanza de la vida eterna gracias a la obra de Jesús. No menospreciemos Su sacrificio y vivamos como verdaderos hijos de Dios; si, por otro lado, no has tenido oportunidad de conocer a Cristo, hoy te invito a dar el paso.

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend