¿Dices confiar en Dios?

¿Dices confiar en Dios?

Te hacemos esta pregunta porque, a veces, decimos que confiamos en Dios, pero muy profundamente en nuestra mente y corazón, realmente no estamos seguros. La fe es creer firmemente en lo que no vemos. Necesitamos confiar de verdad en ese Dios amoroso y todo poderoso.

¿Y si Dios no responde?

Es cierto, que muchas veces ponemos toda nuestra fe en algo, y lo pedimos con esa confianza total. Pero si no se da, nos frustramos o nos desanimamos. Y tenemos que estar claros: Dios es inmensamente más inteligente y sabio que cualquiera. Por tanto, sabe lo que mejor nos conviene.

Confía en el Señor con todo tu corazón; no dependas de tu propio entendimiento. Busca su voluntad en todo lo que hagas, y él te mostrará cuál camino tomar.

Proverbios 3:5-6 (NTV).

Es necesario que confiemos de veras, con toda nuestra fe, nuestra mente, nuestro corazón. Dios es bueno todo el tiempo y siempre debemos esperar lo mejor de parte de Él. No olvides Sus magníficas promesas y cuando sientas dudas, temor, aférrate a ellas y léelas a menudo.

Pues yo sé los planes que tengo para ustedes—dice el Señor—. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza.

Jeremías 29:11 (NTV).

Confiar de veras, nos deja ver los cambios

Dios quiere lo mejor para nosotros. Nunca digas que Dios te envió castigo o que Dios te está probando. El que prueba es otro y los castigos pueden ser consecuencias de nuestras acciones, pero no vienen de Dios. Dios es amor y nos ama y nos perdona aún sin merecerlo.

Cuando confiamos totalmente en Dios, vemos cambios en nuestro entorno. Vemos cómo la vida nos presenta más oportunidades de servirle. Nos sentimos prósperos, con propósito y muy útiles para nuestro Amado Dios. Confía en Él plenamente.

Pero benditos son los que confían en el Señor y han hecho que el Señor sea su esperanza y confianza. Son como árboles plantados junto a la ribera de un río con raíces que se hunden en las aguas. A esos árboles no les afecta el calor ni temen los largos meses de sequía. Sus hojas están siempre verdes y nunca dejan de producir fruto.

Jeremías 17:7-8 (NTV)

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

Llevando cautivo todo pensamiento

Debemos tener cuidado con los pensamientos, pues ellos pueden llevarnos a alejarnos de Dios, por eso llevemos todo pensamiento cautivo a la obediencia a Cristo.

No nos podemos dar por vencidos

Si bien la lucha diaria puede ser ardua, no nos damos por vencidos porque tenemos el respaldo del Todopoderoso y eso es más que suficiente.

No pierdas tu tiempo para ganar dinero

En ocasiones olvidamos el orden de nuestras prioridades y escogemos perder el tiempo para ganar dinero, ¿te ha pasado?

Tiempo de lectura:

2 minutes

Autor

Comentarios

Likes

0

Deja un comentario