Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 3 minutos

Es verdaderamente asombroso que Dios nos haya dado ese privilegio, siendo como somos. Él nos conoce mejor que nosotros mismos. No hay nada escondido de Él y, sin embargo, nos ama. ¿No te parece asombroso?

Eligiendo con responsabilidad

Pero a todos los que creyeron en él y lo recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios. Ellos nacen de nuevo, no mediante un nacimiento físico como resultado de la pasión o de la iniciativa humana, sino por medio de un nacimiento que proviene de Dios.

Juan 1:12-13 (NTV).

Dios nos otorgó la posibilidad de elegir por nosotros mismos lo que consideremos mejor para nosotros. Esa es la libertad que tenemos siendo Su creación. Nos dio el libre albedrío para que tengamos la capacidad de discernir y escoger. Y viene con gran responsabilidad.

¿Por qué? Pues porque toda decisión que tomamos nos trae consecuencias. Por ello, nos dejó la guía de vida que es la Biblia. Fue inspirada por la generosidad de Dios para que aprendamos a vivir mejor. Escoger los caminos correctos y lo apropiado, evitando las consecuencias de lo contrario.

Con la autoridad del Señor digo lo siguiente: ya no vivan como los que no conocen a Dios, porque ellos están irremediablemente confundidos. Tienen la mente llena de oscuridad; vagan lejos de la vida que Dios ofrece, porque cerraron la mente y endurecieron el corazón hacia él. Han perdido la vergüenza. Viven para los placeres sensuales y practican con gusto toda clase de impureza.

Efesios 4:17-19 (NTV).

No debes lamentarte sino buscar a Dios

No te lamentes cuando sufras las consecuencias de los caminos que elegiste. No digas que Dios te está castigando. Solo estás experimentando lo que sucede cuando escoges como lo hiciste. Y en lugar de lamentarte, busca de Dios, pide perdón y pídele que te rescate y te saque airoso.

La vida en este mundo es determinada. Tiene un tiempo y se acaba. El cuerpo muere, pero nuestro espíritu, la vida que nos dio Dios, nuestra alma, sigue viva y puede regresar a Dios si lo hemos escogido en esta porción de vida. ¿No prefieres estar seguro de que la eternidad la pasarás bien?

La eternidad, como su definición, no tiene fin. Entonces, tenemos la posibilidad de escoger, de elegir estar con Dios ese tiempo sin final. Él nos ha prometido un mundo sin lágrimas al que llegaremos y un lugar especial que nos ha preparado. Sé definido y elige bien.

¡Miren, el hogar de Dios ahora está entre su pueblo! Él vivirá con ellos, y ellos serán su pueblo. Dios mismo estará con ellos. Él les secará toda lágrima de los ojos, y no habrá más muerte ni tristeza ni llanto ni dolor. Todas esas cosas ya no existirán más

Apocalipsis 21:3 (NTV).

No elijas lamentarte en la eternidad

Si decides ahora por el lugar que quieres estar en ese tiempo sin final, no te lamentarás. Una vez que estés ahí, no creemos que haya vuelta atrás. No se habla de ello en la Biblia. Y sabemos que Dios cumple Sus promesas. Escoge ahora vivir en ese lugar maravilloso con Él.

En el hogar de mi Padre, hay lugar más que suficiente. Si no fuera así, ¿acaso les habría dicho que voy a prepararles un lugar?

Juan 14:2 (NTV).

La decisión es tuya. Se inteligente. Busca de Dios y de tener una relación estrecha con Él. Cree firmemente en Su bondad, en Su amor, en Su Palabra. No vaciles. Ponte en Sus manos y conversa siempre con Él. Es un privilegio sin igual, ser llamados Sus hijos.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

3
10
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta