¿Escucho la voz de Dios?

¿Escucho la voz de Dios?

Todos quisiéramos escuchar la voz de Dios de forma audible. Conocemos que sus Palabras tienen poder y tendrán una respuesta exacta a nuestra necesitad, por tanto, a veces nos desesperamos por conocer su voluntad; y, Él quiere que escuches.

¿Cómo puedo escuchar la voz de Dios?

Me dijo: Hijo de hombre, ponte sobre tus pies, y hablaré contigo. Y luego que me habló, entró el Espíritu en mí y me afirmó sobre mis pies, y oí al que me hablaba.

Ezequiel 2:1-2 (RVR 1960).

En este pasaje observamos un encuentro entre Ezequiel y el Señor, donde el varón de Dios logra escuchar sus palabras, pero después de una secuencia de pasos. En esta oportunidad me gustaría que podamos mencionar cada paso para utilizarlo como un ejemplo a seguir.

Primero, Ezequiel recibe la orden de ponerse de pie, es decir, él tenía que tomar la decisión de levantarse, debía dar el primer paso y este era «estar dispuesto», de lo contrario quizá no hubiera recibido la gran bendición de Dios.

Segundo, entró el Espíritu Santo en su vida e hizo una obra maravillosa. Cuando la Presencia del Señor vino sobre él, quizá tenía miedo o dudas porque le faltaba estabilidad, pero sus pies fueron afirmados.

Por último, comenzó a escuchar la voz de Dios.

¿Quieres oír sus palabras?

He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.

Apocalipsis 3:20 (RVR 1960).

Este pasaje es utilizado para evangelizar, pero también es para creyentes en la fe. Jesús escribe a la iglesia tibia haciéndoles una invitación «estoy a la puerta y llamo». Él toca a la puerta, esperando recibir respuesta para cenar con nosotros «si alguno oye mi voz» es decir, compartir un tiempo íntimo.

El Señor desea tener una relación profunda e íntima con nosotros, a pesar de ser Soberano, espera la cooperación del ser humano, no nos obliga a nada. La clave para abrir la puerta es primero «oír» su voz y levantarse.

Te animo a tener tu corazón dispuesto para escuchar su voz y ponerte de pie, Él te ama y desea tener una relación personal contigo, solamente tienes que dar el primer paso.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

Buscando ser prestigiosos

No es malo tener aspiraciones y lograr prestigio, pero que eso no nos haga sentir superiores y tratar despectivamente a otros, permanezcamos humildes.

Nadie hará tu parte

La prédica no termina en la reunión donde se la hace, ni es responsabilidad de sólo una persona, requiere que todos hagamos nuestra parte para que esté completa.

No te desgastes discutiendo

A veces podemos enfrascarnos en discusiones que solamente lastiman y no llevan a nada, por eso, no te desgastes discutiendo, actúa sabiamente.

Tiempo de lectura:

2 minutes

Autor

Comentarios

Likes

0

Deja un comentario