Los procesos sapientísimos de Dios
Los procesos sapientísimos de Dios

Los procesos sapientísimos de Dios

A todos nos ha pasado que en algún momento queremos decirle a Dios cómo hacer las cosas porque nos resulta muy complicado comprender sus procesos sapientísimos y, además, creemos que nosotros podemos tener mejores ideas.

Dios nunca se equivoca

Samuel Vila, en su libro de anécdotas, cita un breve fragmento de una novela del célebre escritor George McDonald.

  • ¡Ojalá Dios no me hubiera dado la vida! – dice uno de los personajes .
  • ¿Por qué, hijo? – contesta una anciana sensata- El caso es que tú no estás hecho todavía. Vas siendo hecho, ¿y ya estás teniendo querellas con los procesos sapientísimos, aunque inescrutables, de tu Creador? Dios nunca comete una equivocación.

No hay error en los procesos sapientísimos de Dios

Aunque nos cueste entender los procesos de Dios, aun cuando las circunstancias  sean difíciles y parezcan no tener sentido,  Él está en control y su sabiduría y soberanía son mucho mayores de lo que alguna vez llegaremos a comprender.

Cuando Dios le responde Job desde un torbellino empieza con estas palabras: «¿Quién es este que pone en duda mi sabiduría con palabras tan ignorantes? (Job 38:2 NTV).  Y  acto seguido empieza a hacerle preguntas a Job.

Es recién en el capítulo 42 que Job le responde al Señor:

«Sé que todo lo puedes, y que nadie puede detenerte. Tú preguntaste: “¿Quién es este que pone en duda mi sabiduría con tanta ignorancia?”. Soy yo y hablaba de cosas sobre las que no sabía nada, cosas demasiado maravillosas para mí.

Job 42:2-3 (NTV)

Todos nosotros estamos en proceso de formación, Dios necesita trabajar en nuestras vidas para formarnos, enseñarnos, quitar lo malo que tenemos para que cada día podamos ir pareciéndonos más a Jesús. 

Sin duda alguna, ese no es un proceso fácil, es doloroso y puede generar muchas preguntas en nosotros pero, ¿podremos contender con Dios? Él ve mucho más allá de lo que nosotros podemos ver y sabe qué es mejor para nuestras vidas, así que debemos aprender a confiar en su soberanía y bondad.

Si estás atravesando uno de los procesos sapientísimos pero inescrutables de Dios, recuerda lo que dice el Señor:

«Mis pensamientos no se parecen en nada a sus pensamientos—dice el Señor—. Y mis caminos están muy por encima de lo que pudieran imaginarse. Pues así como los cielos están más altos que la tierra, así mis caminos están más altos que sus caminos  y mis pensamientos, más altos que sus pensamientos.

Isaías 55:8,9 (NTV)

Oración del día

Padre Amado, gracias porque tus planes son mejores que los míos, gracias porque tus caminos están muy por encima de los míos y porque todo lo que permites es para mi bien aunque yo no lo entienda. Te pido perdón si he renegado contra ti y he hablado neciamente, perdóname y dame sabiduría para poder enfrentar las diferentes pruebas, en el nombre de Jesús, amén.

Aplicación

¿En qué oportunidad sentiste ganas de cuestionar a Dios porque no hallabas sentido a lo que te pasaba y después te diste cuenta que todo lo que atravesaste solamente fue para tu bien?

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

¿Vives buscando pelea?

Sin importar las diferencias que tenemos con los demás, lo importante es respetar diversos puntos de vista y respetar los nuestros, sin andar buscando pelea.

¿Vives como un hijo de Dios?

Debes vivir como un hijo de Dios, pero no en tus propias fuerzas o logros, necesitas del Espíritu Santo, sin Él sólo serás un religioso más.

Siendo hacedores y no solo oidores

Tiempo de lectura:

2 minutes

Autor

Comentarios

Likes

5

Deja un comentario