Mira quien va contigo
¡Mira quién va contigo!

¡Mira quién va contigo!

Es innegable que nuestra vida está llena de luchas, de batallas que debemos enfrentar todos los días. Algunas serán más fuertes que otras y podemos sentir temor, pero nuestra perspectiva cambia cuando vemos quién va a nuestro lado.

Ya no tengo miedo

Dwight D. Eisenhower, en su obra «Cruzada Europea», cuenta que una noche, poco después del desembarco inicial en Francia, tenía lugar una encarnizada batalla en cierto sector, y, como tenía por costumbre, él salió al atardecer para ver personalmente lo que estaba ocurriendo.

En el camino por el que avanzaba con su jeep había mucho barro y el vehículo se quedó atascado, por lo que  se unió a la compañía de infantería que iba a pie hacia el frente de batalla. 

A su lado se hallaba un soldado fornido muy joven, a quien le castañeteaban los dientes mientras hablaban, sin tener idea de quién estaba a su lado; era la primera vez que el joven entraba en combate.

Al notar el temblor en la voz del muchacho, el general le dijo:

  • Me parece que  tienes algo de miedo, ¿no?

Entonces el soldado dio una mirada  detenida al que  le había hecho la pregunta y, al reconocerlo, se irguió de pronto y el temblor desapareció de su voz, y contesto:

  • Lo tenía, mi general, pero ya no lo tengo.

No temas y ¡mira quién va contigo!

Como humanos podemos sentir temor ante muchas circunstancias que enfrentamos, pero no debemos permitir que el miedo nos gobierne porque Dios está con nosotros.

Quizás te preguntes en este momento ¿qué nos depara el próximo año? Posiblemente tienes muchos planes para los próximos meses, es probable que, además de recibir el nuevo año con esperanza, también tengas temor o incertidumbre; pero recuerda que Dios prometió estar con nosotros todos los días hasta el fin del mundo.

«…Y tengan por seguro esto: que estoy con ustedes siempre, hasta el fin de los tiempos».

Mateo 28:20 (NTV)

Este año que está cercano a concluir puede haber sido el mejor o quizás todo lo contrario, pero, pese a las adversidades, en todo tiempo Dios estuvo contigo y seguirá acompañándote, no te abandonará ni desamparará.

Agradece por este año y recibe el siguiente con la confianza de que Dios va contigo y no hay nada que temer.

Oración del día

Padre amado, muchas gracias por todo tu cuidado, por tu protección, provisión y amor incondicional. Te pido perdón por las veces en las que me dejo dominar por el temor y solamente veo mis circunstancias, en lugar de mirarte a ti. 

Te pido que me ayudes a enfrentar los retos del próximo año sabiendo que tú vas conmigo y que puedo descansar en tus promesas, sabiendo que tus planes son de bien para mi vida. En el nombre de Jesús, amén.

Aplicación

¿En qué momentos sueles olvidar que Dios va contigo?

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

El éxito está en lo que no se ve

El éxito en las cosas que hacemos no está solamente en lo que se ve, la mayor parte está en las cosas que no se ven pero que realmente importan.

¿Vives buscando pelea?

Sin importar las diferencias que tenemos con los demás, lo importante es respetar diversos puntos de vista y respetar los nuestros, sin andar buscando pelea.

¿Vives como un hijo de Dios?

Debes vivir como un hijo de Dios, pero no en tus propias fuerzas o logros, necesitas del Espíritu Santo, sin Él sólo serás un religioso más.

Tiempo de lectura:

2 minutes

Autor

Comentarios

Likes

1

Deja un comentario