No debas nada a nadie, ni pidas prestado

No debas nada a nadie, ni pidas prestado

Una debilidad del ser humano es incumplir con sus responsabilidades y promesas, por este motivo una frase dice: “presta dinero a tu amigo y lo perderás”, puesto que el problema de prestarse siempre es devolver. Muchos lazos de amistades e incluso familiares se ha quebrado por esta razón, por lo que sería mejor tomar en cuenta las palabras del Señor: ¡no debas!

¡No debas! Este también es un mandato de Dios

Pagad a todos lo que debéis: al que tributo, tributo; al que impuesto, impuesto; al que respeto, respeto; al que honra, honra. No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros; porque el que ama al prójimo, ha cumplido la ley.

Romanos 13:7-8 (RVR 1960)

El Señor nos pide que seamos responsables y no debamos nada a nadie; es posible que no sólo se trate de dinero, quizá debas un perdón a alguien que has lastimado. La Biblia dice: “al que te maldice, bendícele”, tal vez debes una bendición o aún tienes entre tus cosas algo que no te pertenece, esta también es una deuda que te quita aprobación delante de Dios.

No le pidas que te devuelva

A cualquiera que te pida, dale; y al que tome lo que es tuyo, no pidas que te lo devuelva.

Lucas 6:30 (RVR 1960)

Este pasaje parece injusto para los hijos de Dios, puesto que antes aprendimos que no debemos deber y necesitamos pagar nuestras deudas; pero si alguien nos pide prestado no debemos esperar que nos devuelva.

La realidad es que como el ser humano tiene esta debilidad, a veces es mejor dejar ir el dinero o un bien material con tal de no perder una amistad o un alma.

Si un amigo te pide dinero no traiciones su confianza

Recuerdo el ejemplo de un pastor, quien mencionó que prestó dinero a alguien por un mes, pero este nunca le fue devuelto y se dio cuenta que en su corazón se estaba creando un sentimiento que no le hacía bien y decidió renunciar a ese dinero para tener paz.

Esta actitud también es una forma de ser cómo Jesús, dar sin esperar nada a cambio y poner como prioridad a los demás antes que a nosotros mismos. Te animo a reflexionar y comenzar a pagar tus deudas, puesto que de este modo recibirás bendición; así mismo, no olvides que es mejor dar que recibir.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

¿No tienes con qué pagar tu deuda?

Todos tenemos una deuda que resulta impagable por nuestros propios medios, pero Jesús ya se encargó de pagarla por nosotros, solamente debemos aceptar ese regalo.

El beneficio de las ganancias

La paz que nos da la fe en nuestro Dios nos proporciona una vida más productiva y con más salud, sabemos que las ganancias que tenemos en Él son eternas.

¿Con deseos de venganza?

Los deseos de venganza nos alejan de la voluntad de Dios, mejor dejemos nuestra causa en Sus manos, Él obrará con justicia divina.

Tiempo de lectura:

2 minutes

Autor

Comentarios

Likes

0

Deja un comentario