Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

Una persona maleducada es aquella no tiene educación ni respeta las normas de la buena enseñanza.  Es irrespetuoso, descortés, grosero, malagradecido, no respeta a la autoridad cercana.

No saludar a tu papá estando cerca de Él, es ser una persona maleducada

Imagínate que despiertas por la mañana y al salir de tu habitación te encuentras con tu padre. Lo ves y no le dices ni una palabra. Vas a asearte y después a realizar tus actividades diarias. ¿Cómo crees que se sentirá tu padre? 

Seguramente tu papá no se enojará contigo, porque a pesar de todo te seguirá recibiendo en su casa, seguirá protegiéndote y proveyendo lo que es necesario para ti. Pero seguro que se pondrá triste por tu actitud y por la forma en que lo tratas.

No ignores a tu Padre Celestial

Similar a la ilustración, muchas veces hacemos lo mismo con nuestro Padre Celestial, sabemos que Él está a nuestro lado y que nos cuida mientras dormimos. Sin embargo, lo ignoramos. Despertamos y no hay un “Buenos días Papá” o palabras de agradecimiento. Estamos tan afanados en las actividades diarias que olvidamos que Dios está esperándonos  ansioso para hablar con nosotros. 

Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

Mateo 6:33 (RVR1960).

No nos preocupemos demasiado por las actividades diarias, por las necesidades que tenemos o los problemas que atravesamos, a tal punto que nos olvidemos de hablar con nuestro Padre Celestial. Esas cosas sólo dominan a las personas incrédulas.

Lo más importante que podemos hacer al despertar, es hablar con nuestro Papá y contarle todo lo que nos preocupa. Así experimentaremos la paz en nuestras vidas, nos llenaremos de gozo y sabremos cómo enfrentar el día.

Aprendamos de Jesús

Levantándose muy de mañana, siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto, y allí oraba.

Marcos 1:35 (RVR1960).

Para Jesús, hablar con Dios, antes de empezar el día era importante y fundamental, porque la fuente de Su fuerza y poder venía de Su relación con Su Padre. Que nada te impida saludar a tu Papá y conversar con Él.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

5
1
1
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta