Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

Una persona maleducada es aquella no tiene educación ni respeta las normas de la buena enseñanza.  Es irrespetuoso, descortés, grosero, malagradecido, no respeta a la autoridad cercana.

No saludar a tu papá estando cerca de Él, es ser una persona maleducada

Imagínate que despiertas por la mañana y al salir de tu habitación te encuentras con tu padre. Lo ves y no le dices ni una palabra. Vas a asearte y después a realizar tus actividades diarias. ¿Cómo crees que se sentirá tu padre? 

Seguramente tu papá no se enojará contigo, porque a pesar de todo te seguirá recibiendo en su casa, seguirá protegiéndote y proveyendo lo que es necesario para ti. Pero seguro que se pondrá triste por tu actitud y por la forma en que lo tratas.

No ignores a tu Padre Celestial

Similar a la ilustración, muchas veces hacemos lo mismo con nuestro Padre Celestial, sabemos que Él está a nuestro lado y que nos cuida mientras dormimos. Sin embargo, lo ignoramos. Despertamos y no hay un “Buenos días Papá” o palabras de agradecimiento. Estamos tan afanados en las actividades diarias que olvidamos que Dios está esperándonos  ansioso para hablar con nosotros. 

Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

Mateo 6:33 (RVR1960).

No nos preocupemos demasiado por las actividades diarias, por las necesidades que tenemos o los problemas que atravesamos, a tal punto que nos olvidemos de hablar con nuestro Padre Celestial. Esas cosas sólo dominan a las personas incrédulas.

Lo más importante que podemos hacer al despertar, es hablar con nuestro Papá y contarle todo lo que nos preocupa. Así experimentaremos la paz en nuestras vidas, nos llenaremos de gozo y sabremos cómo enfrentar el día.

Aprendamos de Jesús

Levantándose muy de mañana, siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto, y allí oraba.

Marcos 1:35 (RVR1960).

Para Jesús, hablar con Dios, antes de empezar el día era importante y fundamental, porque la fuente de Su fuerza y poder venía de Su relación con Su Padre. Que nada te impida saludar a tu Papá y conversar con Él.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

6
1
1
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta