Oídos atentos al arrepentimiento

Oídos atentos al arrepentimiento

Si mi pueblo, que lleva mi nombre, se humilla y ora, y me busca y abandona su mala conducta, yo lo escucharé desde el cielo, perdonaré su pecado y restauraré su tierra.

2 Crónicas 7:14 (NVI).

Dios anhela escuchar nuestro clamor, pero no podemos dirigimos a Él cuando aún cargamos en nuestro corazón con malos pensamientos y conductas que no le agradan, ya que esto es como una barrera que impide que pueda obrar en nuestros anhelos. Por tanto, no podemos esperar que Dios nos escuche y nos bendiga mientras no dejemos nuestras iniquidades.

Sin embargo, si nos arrepentimos verdaderamente  y renunciamos a estas cosas, Dios promete no solo escuchar sino también perdonar y restaurar nuestras vidas. Teniendo en cuenta esto, el Señor puede responder tu oración mientras te vuelvas a Él de corazón, te arrepientas y dejes tus malos caminos.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

Confía, recibirás fuerza para soportar

Si Dios no quita la carga que llevas, ten por seguro que encontrarás alivio al confiar en Él, porque te dará la fuerza para soportar y mostrará su fuerza en ti.

Un amor que no tiene medida

Nunca nadie nos amará como Dios lo hace. Su amor inigualable y sin medida resulta incomprensible para nuestra mente humana, pero ¡es real!

Cuando se es, no hace falta probarlo

El magnetismo, carisma y gentileza de Jesús tienen que haber sido notorios y al igual que su manera sencilla de vivir, porque cuando se es, no es necesario probar nada.

Tiempo de lectura:

< 1 minute

Autor

Comentarios

Likes

0

Deja un comentario