Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

Si en este momento se presentara delante de ti un hada de los cuentos y te dice que te concederá un deseo, ¿Qué pedirías? Seguramente dejarás volar  tu imaginación, tal vez pensarías en ser millonario, tener una mansión, ocupar un cargo de excelencia en tu trabajo, viajar por todo el mundo o vivir muchos años, dependerá de lo que sea más valioso para ti.

En una ocasión Dios se presentó en sueños a Salomón y le dijo: “Pide lo que quieras que yo te dé” 1 Reyes 3:5 (RVR 1960). Por lo que Salomón respondió “Da, pues, a tu siervo corazón entendido para juzgar a tu pueblo, y para discernir entre lo bueno y lo malo; porque ¿quién podrá gobernar este tu pueblo tan grande? Y agradó delante del Señor que Salomón pidiese esto.” 1 Reyes 9-13 (RVR 1960). El deseo de Salomón fue tener sabiduría para gobernar, no pensó en él sino en la nación que le había sido entregada en sus manos. Esta actitud agradó tanto al Señor que no sólo le concedió sabiduría, sino también lo que no le había pedido, como riqueza y gloria.

Lo más valioso para Dios

Más vale adquirir sabiduría que oro; más vale entendimiento que plata.

Proverbios 16:16 (DHH)

La Biblia hace énfasis en que una de las mayores cualidades que podemos poseer es la sabiduría, incluso más valiosa que el oro o la plata. Por medio de ella podemos entender la diferencia entre lo que está bien y mal ante los ojos de Dios; recibimos buen juicio a la hora de tomar decisiones y ante cualquier desafío que enfrentemos; así mismo, nos llevará a la felicidad y a la longevidad de la vida.

No confundamos nunca el conocimiento con la sabiduría. El primero nos sirve para ganarnos la vida; la sabiduría nos ayuda a vivir.

Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.

Efesios 5:15-16 (RVR 1960)

Nos encontramos en un tiempo donde los días son malos, esto por la crisis que vivimos con la pandemia; muchos han quedado sin empleo, con deudas, sin poder progresar y además, con el riesgo de ser contagiados por enfermedades peligrosas. Es ahora cuando necesitamos ser sabios.

Te animo a acercarte al Señor y pedirle que te dé sabiduría. No olvidemos es una cualidad espiritual muy importante que Dios quiere ver en nosotros.


El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

6
8
1
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta