Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

Sabemos que lo que obtenemos de Dios es por Su gracia y no tenemos que pagar por ello. Por eso, Jesús se hizo responsable por nuestras faltas y por Él tenemos abiertas las puertas de Su reino.

Así como mi Padre me concedió un reino, yo ahora les concedo el derecho de comer y beber a mi mesa en mi reino, y se sentarán sobre tronos y juzgarán a las doce tribus de Israel.

Lucas 22:29-30 (NTV)

Hay un precio para las riquezas de Dios

Las riquezas de Dios son más abundantes de lo que podemos siquiera imaginar. Pero no son riquezas materiales sino espirituales. Jesús nos ha invitado a Su mesa, para festejar la alegría, esperanza, la paz y el amor. Pero esta invitación sí viene con un costo.

El precio es tener bajo control nuestra carnalidad. También debemos dejar de lado el orgullo y el querer tener el control sobre todo lo que hacemos o queremos que suceda. Controlar nuestros deseos y alimentar nuestro espíritu.

Es un precio insignificante comparado con lo que recibiremos

Al poner nuestra confianza en Jesús es posible que perdamos popularidad. El mundo nos rechazará. Ese es otro precio que debemos pagar por las riquezas del reino de Dios. Sin embargo, sabiendo los beneficios que nos da, los costos son nada.

En el hogar de mi Padre, hay lugar más que suficiente. Si no fuera así, ¿acaso les habría dicho que voy a prepararles un lugar?

Juan 14:2 (NTV)

Tener la certeza de que estamos invitados a Su mesa, llena de las riquezas de Dios. Saber que está preparando un lugar especial para cada uno de nosotros, nos debe llenar tanto, que no importará ese precio que tal vez debamos pagar.

Cuando afrontemos tentaciones, pruebas o sintamos que buscamos la aprobación de otras personas, recordemos que nuestra prioridad es Dios. Que Él está con nosotros en nuestros sufrimientos y nos ha invitado a Su mesa y nos está preparando un lugar especial donde disfrutaremos de Sus riquezas.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

5
7
1
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta