Todas las cosas les ayudan a bien
Todas las cosas les ayudan a bien

Todas las cosas les ayudan a bien

No es sencillo pensar en que todas las cosas ayudan a bien cuando estamos atravesando una circunstancia complicada; ya que es duro y doloroso pasar desiertos o pruebas.

Pero debemos considerar que Dios no nos abandonará, no nos salvó para abandonarnos en medio camino, sino que nos acompañará en todo tiempo, usando incluso las aflicciones para obren a bien.

Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

Romanos 8:28 (RVR 1960)

¿Aún no ves que ayudan a bien?

Para ver que todo ayuda a bien es necesario tener fe en la Biblia, en las promesas del Señor. Creer en la soberanía de Dios y su sabiduría nos hará tener paz en medio de la aflicción.

El camino de la fe no es sencillo de recorrer, pero Dios, nuestro Padre, no nos dejará en medio camino, ni dejará de usar todas las circunstancias, buenas o malas, para obrar en nuestras vidas.

Pon tu fe en las promesas de Dios, aguarda estando firme en la fe, y verás que todo obra para bien.

Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.

Juan 16:33 (RVR 1960)

Oración del día

Padre, aunque no comprenda que todo ayuda a bien en este momento de dolor, te ruego que me des paz, que me guíes en cómo actuar. No me preocuparé, sino que alimentaré mi fe para que pueda ver tu mano obrar. Confío en ti y quiero creer que saldré en victoria para gloria de tu nombre. Gracias Padre, en el nombre de Jesús, amén.

Aplicación

¿Qué te ayudaría a confiar que todo ayuda a bien a los que aman a Dios?

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

Nadie hará tu parte

La prédica no termina en la reunión donde se la hace, ni es responsabilidad de sólo una persona, requiere que todos hagamos nuestra parte para que esté completa.

No te desgastes discutiendo

A veces podemos enfrascarnos en discusiones que solamente lastiman y no llevan a nada, por eso, no te desgastes discutiendo, actúa sabiamente.

No hay que hacer cita previa

Sabiendo que Dios siempre está presente, recuerda que no tienes que hacer cita con Él para hablarle porque siempre estará disponible para ti.

Tiempo de lectura:

1 minute

Autor

Comentarios

Likes

3

Deja un comentario