Vasijas de barro frágiles

Vasijas de barro frágiles

A ninguno nos gusta compararnos con la fragilidad. Nos gusta que todos nos vean y nos sientan fuertes, ganadores, triunfadores. Pero lo cierto es que nacemos con una fragilidad sin igual. Necesitamos ayuda para alimentarnos, no caminamos sino hasta meses después de nacer. Pero nos gusta ser fuertes

Y sí, venimos fuertes porque traemos la vida, el espíritu que nos dio Dios. Y viene siendo un gran tesoro que debemos cuidar al reconocer de dónde viene. Dios nos da la vida y si tenemos una relación estrecha con Él, nos guía, nos protege, nos dirige y no permite que nos desviemos de Su propósito para nosotros. 

Ahora tenemos esta luz que brilla en nuestro corazón, pero nosotros mismos somos como frágiles vasijas de barro que contienen este gran tesoro. Esto deja bien claro que nuestro gran poder proviene de Dios, no de nosotros mismos.

2 Corintios 4:7 (NTV)

Somos vasijas de barro frágiles en las manos del Poderoso Dios

Estemos conscientes del valor que tiene nuestra vida y, por ende, cuidémonos. Porque por mucho respaldo que tengamos de Dios, somos frágiles y el enemigo está pendiente de cualquier debilidad. Está al acecho y nos trata de hacer resbalar, nos desanima; pero busquemos siempre a Dios para no sentirnos sin valor. 

Cuando nos sintamos desanimados o nos invada el pensamiento de que no merecemos el amor de Dios, recordemos cuánto nos ama y que ya nos perdonó. Cuando te sientes así es porque estás arrepentido de lo que sea que hayas hecho. Ríndelo a los pies de Jesús y pídele que te restaure, cual vasija de barro frágil, ponte en Sus manos. 

Me han olvidado como si estuviera muerto, como si fuera una vasija rota.

Salmos 31:12 (NTV)

No está mal el sentirnos frágiles cual vasijas de barro. Es mejor eso que sentirnos más importantes o fuertes de lo que somos. Depender de Dios es tener la confianza en Su gran poder, en Su gran amor y en Su Majestad. No lo olvidemos nunca que Dios nos ama inigualablemente. 

Oración del día

Señor, Amado Padre, vengo ante Ti con humildad a reconocerte que me gusta sentirme fuerte, infalible y rechazo la idea de ser frágil muchas veces, pero Tú me conoces y entiendes esas debilidades. Las traigo ante Tu presencia para que me fortalezcas en Ti. 

Que yo pueda recordar siempre que soy fuerte en Ti, que Tú me diste este espíritu, esta vida y si te busco, me guías, me diriges, me proteges y no permites que me salga de Tu propósito. En Tus preciosas manos me pongo Padre Amado, este día y siempre, en el nombre de Jesús, amén.

Aplicación

Cuéntanos de un momento donde te sentiste débil y recordaste que eres hijo de Dios y te fortaleciste en ello, por favor. No lo publicaremos, solo nos gusta conocerte más. 


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

¿Ayudarías a otros a volver al camino?

Ayudar a volver a los que sea han extraviado es una tarea importante que Dios nos pide que hagamos.

Nada hay imposible para Dios

En ocasiones las circunstancias nos agobian y sentimos que no podremos salir adelante; sin embargo, debemos recordar que nada hay imposible para Dios.

La montaña rusa de la vida

En la montaña rusa de la vida sentiremos alzas y bajas, giros y vueltas, pero en todo tiempo, Dios está con nosotros, nunca nos abandona.

Tiempo de lectura:

2 minutes

Autor

Comentarios

Likes

1

Deja un comentario