Please log in or register to like posts.
Blog

“Los opuestos se atraen”, es una creencia popular que muchos piensan se aplica en el amor. Eso es en base a las miles de personas que afirman tener diferente personalidad que sus parejas. Mientras que a uno le gusta el día, el otro prefiere la noche; uno tiene un temperamento volátil, pero el otro es más tranquilo y calmado. Puede que una pareja tenga cosas en común, pero conforme pasa el tiempo, ambos afirman ser completamente distintos y que es esa distinción lo que los unió y crea un balance perfecto. Sin embargo, investigaciones en esta área han descubierto que esto podría no ser tan simple como parece.

Por ejemplo, un artículo en la revista Cognition1 plantea que las personas imitan las acciones de quienes son cercanos a ellos. En el estudio que realizaron, encontraron que los individuos tienden a emular a sus parejas. Esto es por la cercanía y el tiempo que pasan juntos. Lo cual significa que, aun si son diferentes, cuando pasa el tiempo se volverán más parecidos el uno al otro.

Por otra parte, un estudio concluyó que las personas que comparten similares características de estabilidad emocional tienen más satisfacción en sus relaciones.2 Sin embargo, ningún rasgo de personalidad en común puede predecir la estabilidad en una relación. En realidad, lo que da satisfacción en la relación es la percepción. Por ejemplo, si dos personas se perciben como  similares, tendrán relaciones más satisfactorias, aun así no tengan mucho en común.

Un grupo de investigadores descubrieron que las personas altamente evasivas se sienten más felices cuando tienen una pareja que es moderadamente parecida a ellas. No obstante, esos resultados tampoco son concluyentes, porque según otra investigación, las personas altamente ansiosas se sienten felices en una relación con una persona que se asemeja mucho o nada a ellas.3

En conclusión, ¿los opuestos realmente se atraen?

Esa es una pregunta que ni los estudiosos saben determinar con exactitud. Hay casos en que los opuestos sí funcionan mejor juntos, pero hay otros en los que no. De nada vale que sean distintos si no saben balancear sus diferencias. Tampoco sirve de provecho si ambos se parecen y no saben ponerse límites. Lo que en realidad vale es cómo manejan sus diferencias, si las utilizan para fortalecerse, y si hacen que sus puntos en común los una aun más.

 
 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

1Maister, L., & Tsakiris, M. (2016). Intimate imitation: Automatic motor imitation in romantic relationships. Cognition, 152, 108-113. doi: 10.1016/j.cognition.2016.03.018
2Eastwick, P., Finkel, E., & Eagly, A. (2011). When and why do ideal partner preferences affect the process of initiating and maintaining romantic relationships?. Journal Of Personality And Social Psychology, 101(5), 1012-1032. doi: 10.1037/a0024062
3Mehta, V. (2014). Do Opposites Really Attract? It's Complicated. Retrieved from https://www.psychologytoday.com/us/blog/head-games/201412/do-opposites-really-attract-its-complicated

Reactions

0
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Reactions

Deja un comentario