Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 3 minutos
Cuando revisamos la historia podemos ver claramente que la guerra nunca soluciona nada, en realidad, empeora la situación. Después de cada guerra existe un retroceso considerable en todos los aspectos de la sociedad; y eso nos demuestra que no debe ser una opción que siquiera puede considerarse.

Debido a la historia vemos que la guerra trae graves consecuencias; por lo que no existe un lado ganador, ya que ambos sufren las secuelas del conflicto, las cuales pueden perdurar durante años.

Graves consecuencias de la guerra

Las consecuencias más obvias de la guerra son la destrucción de infraestructuras y la alta cantidad de muertos y heridos. Ambas se pueden ver al momento; pero hay otras que vienen una vez que finaliza el conflicto y tardan más tiempo en solucionarse.

1. Cambios sociales

La guerra genera cambios sociales que en su mayoría son para mal; por ejemplo:

  • Educación: La educación se estanca; miles de jóvenes se ven forzados a ir a la guerra y cuando regresan, no tienen la oportunidad de retomar sus estudios. A la larga, esto hace que haya menos profesionales y no exista un progreso en dichas áreas.
  • Violencia: Delitos graves, como la violación sexual, se normalizan y hasta justifican; y este comportamiento deja víctimas que claman por justicia y nunca la obtienen.
  • Medio ambiente: La guerra afecta el medio ambiente y, por lo tanto, el tiempo de recuperación es largo y a veces nulo.
  • Salud: Debido a los cambios ambientales y los problemas en los servicios de salud, se generan nuevas enfermedades que se propagan con rapidez y no pueden ser tratados.
  • Migración: Miles deben emigrar para salvar sus vidas; pero esto hace que empiecen de cero, y no todos lo logran pues se ven forzados a trabajos mal remunerados, violencia, prostitución y a tener una baja calidad de vida.

2. Consecuencias económicas

El conflicto armado hace que muchos negocios y viviendas queden destruidos; el proceso de reconstrucción es complejo pues requiere dinero, el cual es difícil de obtener debido al desbalance económico que existe. Otras secuelas de la guerra afectan en las siguientes áreas:

  • Servicios básicos: Puesto a que la dinámica social deja de funcionar como normalidad, existe una escasez de los servicios básicos, lo cual acarrea problemas de salud.
  • Hambre y pobreza: La guerra deja a miles sin una fuente de ingreso, por lo que genera falta de alimentos, que termina en hambrunas y pobreza.
  • Desequilibrio laboral: La economía no tiene el mismo funcionamiento y eso se refleja en el desequilibrio laboral, las oportunidades de empleo y los salarios de los empleados.
  • Deuda externa: Las finanzas de los países también sufren pues se acumulan deudas y hay un incremento considerable de impuestos para cubrir esa deuda.

3. Efectos en la salud mental

Las graves consecuencias de la guerra anteriormente mencionadas se pueden, hasta cierto punto, superar. Sin embargo, la más difícil es la que corresponde a la salud mental, ya que perdura por años y en su mayoría no se trata.

Los combatientes no son los únicos que sufren los efectos en la salud mental, sino la población en general. Según Amrita Rathi, de la Universidad de Nueva York, la guerra afecta negativamente:

La muerte, las lesiones, la violencia sexual, la desnutrición, la enfermedad y la discapacidad son algunas de las consecuencias físicas más amenazantes de la guerra, mientras que el trastorno de estrés postraumático (TEPT), la depresión y la ansiedad son algunos de los efectos emocionales. El terror y el horror difundidos por la violencia de la guerra trastornan vidas y rompen relaciones y familias, dejando a las personas y las comunidades angustiadas emocionalmente.

La salud mental es de vital importancia porque refleja la clase de sociedad que desarrolla. Un pueblo que no está bien emocionalmente no puede trabajar con empeño, innovar o preocuparse por su salud física.

Aunque pensamos que con el fin de la guerra se termina todo lo relacionado a ella, los efectos psicológicos que deja son más peligrosos y continúan con el paso del tiempo.

Estas consecuencias de la guerra nos recuerdan que el conflicto nunca es la solución; y si se quiere llegar a un acuerdo, hay métodos pacíficos y no violentos que se pueden utilizar.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

FUENTE
Rathi, A. Psychological Impact of Victims of War and Conflict. American Psychological Association. Recuperado el 25 de febrero de 2022, de https://www.apa.org/international/united-nations/un-matters/rathi-war.pdf

Reactions

1
2
0
3
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta