Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

Cuando Jesús vino a este mundo, lo hizo con un propósito especial. Dios podía haber mandado un ángel en lugar de su Único Hijo, sin embargo, el Señor vino personalmente para pagar nuestros pecados. Y no solo eso, consigo trajo un mensaje de esperanza, una invitación al reino de los cielos que lastimosamente fue rechazada por los suyos.

Invitación rechazada

La invitación que trajo Jesús inicialmente fue para su pueblo, Israel, pero muchos de ellos decidieron rechazarlo y no la aceptaron.

Este acontecimiento Jesús lo explica en la parábola de la fiesta de bodas (Mateo 22:1-14). Un rey preparó una fiesta de bodas a su hijo. Un gran banquete para celebrar y disfrutar. Envió invitaciones a las personas que Él quiso, pero lamentablemente estas personas rechazaron la invitación, porque estaban reocupados en sus quehaceres.

Entonces el rey al enterarse mandó a sus siervos a salir a los caminos e invitar a todos aquellos a quienes encontraran.

Dios te quiere ver en las bodas del cordero

Dios está invitando a todas las personas del mundo, incluyéndote a ti, a las bodas del cordero en el cielo. Él quiere que estés presente en el palacio del Rey, por esa razón, vino personalmente hace más de dos mil años atrás y durante su estadía en este mundo, hizo la invitación a todos los que quisieron oír y les pidió que extendieran esa invitación especial a todas las naciones.

Si aún no has aceptado esa invitación especial de parte de Dios, puedes hacerlo hoy, las puertas aún están abiertas para todos aquellos que acepten su mensaje y crean en Él.

Si ya aceptaste la invitación y eres un(a) siervo (a) de Dios, no dejes de extender la invitación, porque Dios quiere que los invitados sean muchos. Empieza invitando a tu familia, seres queridos y a todos aquellos que te rodean.

En realidad, no es que el Señor sea lento para cumplir su promesa, como algunos piensan. Al contrario, es paciente por amor a ustedes. No quiere que nadie sea destruido; quiere que todos se arrepientan.

2 Pedro 3:9 (NTV).

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

3
7
3
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta