Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

Pareciera una redundancia, y para algunos una contradicción, pero sí hay señales que indican que puedes ser egoísta con tu amor propio. Generalmente quienes tienen amor propio, se estiman, se sienten contentos consigo mismos. Una persona con amor propio se da gustos y toma decisiones en base a su salud, a su bienestar y a sus sueños y propósitos.

Las personas egoístas son narcisistas, solo piensan en ellos. Se preocupan solo por sí mismas, se valoran y se aman por encima de todos los demás. Pero hay personas egoístas que no solo tienen dificultad para amar a los demás, sino también a sí mismas. Entender nuestras propias necesidades implica respetarnos a nosotros mismos y es la manera de tenernos amor propio.

Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

Mateo 19:19 (RVR1960)

Esas palabras aparecen en la Biblia más de una vez. Implican que el respeto propio, el cuidado de nuestra salud, nuestra integridad y comprendernos deben ser semejantes al que damos. Quienes se dedican por completo a complacer, atender y servir a otros y se descuidan a sí mismos son egoístas con su amor propio. Por ejemplo, las personas que se dedican a estar a la disposición de otros cuando le necesiten, las madres sobreprotectoras pueden caer en esa categoría.

Señales de que eres egoísta con tu amor propio

  1. Te menosprecias con frases como: «Nunca hago nada bien», «Soy tan torpe».
  2. No te compras algo que te gusta porque no tienes dinero para comprar algo semejante a quienes viven contigo.
  3. Eres capaz de comer algo que te regalan, que sabes que te hace daño, porque piensas que se van a ofender si no lo comes. Tu salud debe estar primero.
  4. Sientes que debes estar dispuesto para quienes te necesiten, pero piensas que no mereces que otros estén dispuestos a darte ayuda.
  5. No reclamas una injusticia que te hicieron porque sientes que nadie te va a escuchar.

Tener amor propio, respeto por uno mismo, preocuparnos por estar bien, sentirnos bien no es egoísmo. Y solo amándonos a nosotros mismos podremos amar a otros. No podemos dar de lo que no tenemos. No seamos egoístas con nuestro amor.

Tengamos en cuenta que si damos demasiado a otros y nos descuidamos nosotros, llegará el momento en que nos frustraremos. O llegaremos a pensar que, si hemos dado tanto, merecemos lo mismo a cambio y nunca será suficiente lo que hagan esos otros por nosotros. Ahí caemos en la insatisfacción. Todo exceso es nocivo.

Solo teniendo amor propio podremos amar a otros

Se dan casos en que dedicarnos en cuerpo y alma a otros nos hace pensar que somos mejores que ellos. También podemos llegar a pensar que ser así nos gana la compasión y el favor de los demás. Lo lógico y balanceado es que podemos atender a otros, muchas veces ponerlos antes que nosotros, pero no por ello descuidarnos. No atendernos a nosotros mismos, a nuestras necesidades y gustos sería ser egoístas con nuestro amor propio. Y siendo así, no es posible poder amar a otros como se merecen.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

7
3
0
0
3
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta