Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 3 minutos

Muchos tenemos en tanta estima a nuestros amigos, que les llegamos a decir hermanos. Sin embargo, en la vida real, siempre hay razones por las que hay peleas entre hermanos. Somos todos tan distintos, y como en toda relación, por lo general hay un temperamento más fuerte.

Podemos sentir que las peleas entre hermanos son habituales en toda familia. Desde pequeños, es hermoso verlos jugar y compartir tiempo juntos, pero también vemos que hay razones para las peleas entre hermanos desde niños. Hoy te damos las razones y algunas soluciones que pueden ayudar.

1. Llamar la atención de los padres

Muchas veces los problemas vienen porque son una manera de tener la atención de sus padres, así sea para regañarlos o hablarles acerca del problema que dicen tener. Cualquier diferencia de criterio, cualquier juguete que no quieren compartir o actividad que le molesta al uno del otro es buena. Esta es una de las razones de las peleas entre hermanos.

2. Celos

Los seres humanos tendemos a ser competitivos. Y desde chicos, buscamos ser el centro, no solo de la atención, pero también de los halagos, los cariños, los consentimientos de nuestros padres. Y suelen darse los celos, más aún cuando hay mucha diferencia de edad entre los chicos. Es una de las razones importantes de peleas con hermanos. El que estaba primero, siente que su espacio, tiempo y atención está siendo acaparada. ¡Eso puede durar hasta ser adultos!

3. El tiempo que pasan juntos

Esta es una de las razones principales por la que hay peleas entre hermanos: el tiempo que pasan juntos. Conviven muchas horas, y la convivencia con todo ser humano es difícil. No vemos que se peleen tanto con sus amigos, porque con ellos no conviven. Los ven ocasionalmente y sin embargo, es posible que lleguen a pelear también.

4. Compartir el dormitorio o los espacios

Siempre trae enfrentamientos; ese tener que compartir, es de las razones por las que ocurren peleas entre hermanos por el hecho de tener que compartir el dormitorio, el televisor de la casa, tal vez la video consola y algunos de sus juguetes. Muchas veces el pequeño, por su inexperiencia daña las cosas y eso enfurece al mayor.

5. La competencia

Los hermanos tienden a medirse en cuanto a habilidades y destrezas. Suelen tener conflictos por las diferencias en la manera de comunicarse, de hacer sus deberes, si son más o menos organizados. Y al final, la competencia se da por la diferencia de edades, y la misma razón de llamar la atención de sus padres, porque lo más importante que comparten y aquello por lo que más luchan es por el amor y la atención que ellos les presten.

Busquemos soluciones y que aprendan de cada situación

La convivencia siempre es complicada y más entre los chicos porque no entienden todas las normas sociales que rigen nuestro comportamiento en las relaciones con los demás. Cualesquiera sean las razones por las que hay peleas entre hermanos, no significa que no haya un gran afecto entre ellos. Es solo que no han establecido aún el vínculo que trae el hecho de ser familia.

Los padres deben ayudarlos a manejar las situaciones de conflicto para que sirvan de aprendizaje y ellos a su vez aprendan a resolver conflictos de formas pacíficas. Es bueno que les ayuden a expresar sus sentimientos y dejarle saber al otro por qué se sienten ofuscados. No juzgarlos es primordial y tratar de que siempre lleguen a pedir disculpas si son necesarias.

Es bueno dejarles saber que deben expresar sus puntos de vista, pero que no siempre tienen la razón, aunque a ellos les parezca que sí. Y podemos invitarlos a llegar a acuerdos de ceder en una ocasión, y luego que el otro ceda. Es la manera de educarlos para llegar a tener mejores relaciones en el futuro.


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

1
1
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta